La especialización de la función de auditoría es un tema cada día más demandado por lo que la capacitación continua de los profesionales que realizan esta actividad es tema que resulta inevitable.

 

En el mundo corporativo actual las empresas requieren que sus actividades sean auditadas desde diferentes enfoques como son, entre otros, contable, legal, sistemas, cumplimiento, riesgos y otros novedosos. La especialización de la función de auditoria es un tema cada día más demandado por lo que la capacitación continua de los profesionales que realizan esta actividad es tema que resulta inevitable.

Existen diferentes lineamientos emitidos por las autoridades correspondientes que se refieren tanto a los requisitos que debe reunir el auditor ya sea interno o externo de la empresa como las características que dicho trabajo de auditoria debe contemplar.

PUBLICIDAD

Como un ejemplo de lo anterior en México tenemos los “Lineamientos para la Elaboración del Informe de Auditoria para Evaluar el Cumplimiento de las Disposiciones de Carácter General en Materia de Prevención de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita y Financiamiento al Terrorismo” emitidos por el presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores y publicados en el diario oficial de la federación en noviembre de 2013.

Dichos lineamientos, entre otros temas, señalan lo siguiente: “Los presentes lineamientos tienen por objeto establecer los procedimientos y requisitos mínimos que deben observar y cumplir los Sujetos Obligados respecto de la elaboración y presentación ante la Comisión, de los resultados de las revisiones realizadas para evaluar y dictaminar el grado de cumplimiento de las Disposiciones (Informe de Auditoría).

El objeto del Informe de Auditoría consiste en brindar información a los Sujetos Obligados, para adoptar las medidas pertinentes que permitan hacer más eficientes sus procesos, mecanismos y herramientas para prevenir operaciones con recursos de procedencia ilícita y financiamiento al terrorismo, y que se establezcan planes de acción para mejorar las áreas de oportunidad que se deriven de la revisión”.

Con respecto a las características del auditor los lineamientos establecen que: “El auditor que vaya a realizar el Informe de Auditoría, deberá reunir los siguientes requisitos: I.  Contar con experiencia profesional en materia de prevención de operaciones con recursos de procedencia ilícita y financiamiento al terrorismo, o bien de auditoría; II.  No haber sido sentenciado por delitos patrimoniales; III.  No estar inhabilitado para ejercer el comercio o para desempeñar un empleo, cargo o comisión en el servicio público, o en el sistema financiero mexicano, así como no haber sido concursado en los términos de la Ley relativa o declarado como quebrado sin que haya sido rehabilitado; IV.  No ser, ni tener ofrecimiento para ser consejero o directivo del Sujeto Obligado con excepción del auditor interno del mismo, y V.  No tener litigio pendiente con el Sujeto Obligado”.

Stephen B. Page, en su interesante libro Achieving 100% Compliance of Policies and Procedures comenta, entre otros temas, que las auditorias no siempre son exitosas y apoyadas por todo mundo. Si los resultados de la auditoria no son transmitidos adecuadamente, el auditor se convierte en parte del problema de la organización y no de la solución. El problema fundamental con la mayoría de los programas de auditoría es el cómo los resultados de la auditoría son utilizados.

Con respecto a la pregunta que muchas veces se hacen las empresas sobre la conveniencia de utilizar al auditor interno de la misma u optar por la contratación de un externo, Page en su obra menciona posturas en ambos sentidos que nos ayudan a responder a dicha interrogante al señalar que una ventaja importante de utilizar auditores externos es que no conocen a los empleados y pueden ser objetivos en su enfoque mientras esto no es siempre posible para los auditores internos. Por otra parte los auditores internos tienen la ventaja de ser empleados y no serán tratados como extraños como los auditores externos. También los auditores internos podrían conocer a los individuos dentro del departamento que están auditando, por lo que la comunicación podría ser no tan restringida o tensa.

Sin duda la elección del auditor adecuado es una decisión fundamental del consejo directivo y alta dirección de las empresas pues de dicha decisión depende del contar con un diagnóstico confiable sobre diversas situaciones como el nivel de cumplimiento con leyes y disposiciones aplicables a la compañía. Francisco VI, duque de La Rochefoucauld, escritor, aristócrata y militar francés dijo: “Es necesario tener tanta discreción para dar consejos como docilidad para recibirlos.” ¿Usted qué opina, estimado lector?

 

Contacto:
www.garciagibson-consultores.com
[email protected]
@garciagibson

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Si la vida no te da limones…
Por

La crisis del limón se ha convertido ahora en un problema de seguridad pública al registrarse saqueos de huertas en dist...