Una historia de pasión y orgullo envuelve al recientemente ganador de la elección global del mejor diseño de emblema de un mundial de fútbol y que diera como vencedor al creado especialmente para México 1986, por el diseñador oriundo de la Ciudad de México, Rubén Santiago.

En una entrevista exclusiva vía telefónica desde su residencia en Dallas, Santiago -de 63 años-, que actualmente continúa desempeñándose como diseñador gráfico en su propio estudio “Santiago Creative”, contó un poco de la historia del emblema ganador.

“Ya viviendo en los Estados Unidos, me enteré a través de un hermano de la convocatoria del comité organizador, y en tres semanas desarrollé la idea”, explicó.

“Lo primero que uno hace como diseñador al comunicar un mensaje, es alcanzar la idea en la forma más breve posible. Al pensar qué elementos, qué características debía tener, pensé en la unidad del pueblo mexicano hace 33 años atrás. Pensé en la personalidad de la gente y en el mundo unido por un balón y de ahí derivó su ejecución”, explicó.

Recibido en la Abilene Christian University de Texas, el diseñador confió que “como artista hay influencias, más allá del modernismo, comunicar cosas complejas en cosas simples, fue el desafío. Cuando uno estudia, ve trabajos como el de IBM y muchos otros, donde uno estudia, se inspira y a veces la tipografía se transforma en el propio logotipo”.

En este sentido, Santiago diseñó a mano la tipografía del emblema, “en ese momento no existía el Illustrator”, y posteriormente “como ejercicio”, dibujó el alfabeto completo, de la “font” intitulada “Mexico ´86”, que no ha salido a la luz en forma comercial.

Respecto de la representación 2D del globo en el logo junto a los colores de la bandera mexicana, Santiago explicó que “el verde representó la naturaleza mexicana, y el rojo, la fuerza y el poder del pueblo”.

En este sentido confió que -además no haber recibido regalía alguna, ni una felicitación por la reciente elección, “al menos por Twitter”-, los lugares más atípicos y representativos donde fue aplicado su emblema, fueron ‘la fuente de México ’86’ en Querétaro y las monedas conmemorativas de la gesta deportiva, en oro y plata.

Su colección también ostenta un sinnúmero de latas y estampillas del evento, pero para Santiago, más allá de haber aparecido en las mencionadas monedas -de 200 pesos en plata y 1000 pesos en oro-, “lo importante es haber puesto un grano de arena en ayudar a la gente a sentirse orgullosa de México, sobre todo en este período de esperanza y cambios que atraviesa el país: porque una nación sin esperanza, muere, y ayudar en ese es muy satisfactorio”.

 

La famosa fuente mundialista en uno de los espacios verdes de la ciudad de Querétaro.

Lee también: Industria de parques y atracciones crecerá en México pese a economía: IAAPA

 

Siguientes artículos

En Nueva York 26,000 niños deberán vacunarse o abandonar la escuela
Por

Según la nueva ley, todos los niños deben comenzar a recibir sus vacunas dentro de las primeras dos semanas de clases y...