Dicen que los gallegos son inmigrantes por naturaleza; tal vez por eso, a Raúl Baltar no le costó mucho dejar una próspera España en pleno inicio de siglo para venir a América y presidir el Banco Interamericano de Finanzas en Perú.

Hasta el año pasado trabajó con el grupo Banesco en el proceso de internacionalización de esa entidad, así conoció cómo funciona no sólo nuestro sistema bancario, sino el de la región. Ahora tiene el reto de impregnarle esta visión global a Bancamérica, donde fue nombrado como presidente y director ejecutivo del Grupo Financiero BOD (también de origen venezolano) en República Dominicana y Centroamérica.

 

―República Dominicana no es un país nuevo para usted. ¿Qué opina sobre su sistema financiero?

PUBLICIDAD

―Me parece un muy buen sistema. Recientemente leía un artículo que hablaba sobre el nivel de capitalización de la banca dominicana, estamos en el tercer lugar en América Latina, por detrás de Brasil y México. Es un sistema financiero solvente y eso en la banca es importante. Estas cifras hacen una combinación excelente, porque el sistema financiero al final lo que hace es acompañar la economía y si las dos cosas están funcionando bien, nos va bien a los dos.

 

―¿Qué importancia tienen los inversionistas venezolanos aquí en el país?

―La idea es tener sinergia con todos, estamos en varios países y el venezolano tiene muchos negocios fuera de su país; por lo tanto, tener una operación para un grupo de venezolanos en dominicana hace que ese sea un foco de atención. No podemos olvidar que en BOD de Venezuela tenemos cuatro millones de clientes, aquí rondamos los 40,000 clientes y seguro que muchos de nuestros clientes en Venezuela han pasado por aquí y queremos que eso se dé, pero también queremos que la gente nos vea como un banco dominicano.

 

―¿Cuál será su principal aporte a Bancamérica?

―Por mi manera de hacer las cosas y el tipo de gerencia en la que creo, apuesto por el liderazgo compartido y multiplicado.

Puedo llevar al banco y al grupo en toda esta zona de América hacia un crecimiento basado en el desarrollo de las personas aquí. Me interesa mucho la innovación porque un negocio como el nuestro, que quizás como industria es el que menos ha evolucionado en los últimos 50 años, utiliza la tecnología porque es necesaria, pero no la ha incorporado en sus actualizaciones más desafiantes, como parte de su forma de trabajar.

Además, incorporar una visión más global. A la hora de desarrollar negocios financieros de un banco en un país que a su vez tiene conexiones con el resto de la región y el mundo, nos permite abrir nuestra forma de trabajar hacia fuera y ver cómo podemos ser un referente y esto está en nuestra planificación estratégica, tenemos que intentar ser los mejores.

 

Siguientes artículos

¿Eres un gran inversionista? Más de lo que te imaginas, descubre por qué
Por

Existen muchos consejos y mitos en torno a las inversiones exitosas, sin embargo son las buenas prácticas, constantes y...