La filosofía nacionalista de  Donald Trump, que se ve reflejada en la amenaza de imponer aranceles al acero y al aluminio, el Brexit en Gran Bretaña y la supremacía China podrían ser la primera señal de que el libre comercio ha llegado a su fin.

De acuerdo con el estudio La nueva era de la globalización: la batalla del acero y el aluminio, elaborado por el Instituto para el Desarrollo Industrial y Crecimiento Económico (IDIC), la lógica del libre comercio llegó a su fin, al menos bajo la modalidad que le dio vida durante la década de los años ochenta y noventa.

No es casualidad. China, Estados Unidos y Gran Bretaña buscan reorientar los flujos de inversión productiva.

Con la amenaza de implementar aranceles en el acero y el aluminio, Donald Trump busca implementar cambios que también definirán el rumbo de la economía mundial. El presidente norteamericano ha sido claro al decir que las guerras comerciales son buenas y fáciles de ganar.

PUBLICIDAD

“Representa la continuación de su creencia de que, para Hacer América Grande, Otra Vez, es necesario recuperar la producción, la inversión y el empleo en las manufacturas”, dice el documento del Idic.

También puedes leer: Trump insiste en poner aranceles y descarta una guerra comercial

Para Trump el comercio internacional representó una pérdida de empleos e inversión, aunque en realidad fue provocado por sus propias empresas y por la lógica de apertura comercial que subordinó la producción.

El problema es, dice el Idic, que intenta revertir eso con una estrategia limitada: pretende utilizar el poder político y económico de su gobierno para alinear el comercio internacional a las necesidades de Estados Unidos.

“Busca hacerlo con regulaciones, no en función de la construcción de una plataforma productiva que realmente pueda competir con la innovación y la productividad de Asia”, dice el estudio.

La Guerra Comercial de Trump ya comenzó. La salida del TPP, el inicio de la renegociación del TLCAN y la imposición de aranceles fueron parte de dicho proceso. Ahora falta ver si su planteamiento para el acero y el aluminio se consolidan y extienden a otros productos.

La ausencia de un posicionamiento de la OMC, la OCDE, el FMI y el Banco Mundial son inquietantes, a final de cuentas Trump atenta contra los preceptos que les dieron origen. ¿Cuál es la razón?

Para México el mensaje es claro. La apertura comercial se modificará, hay una nueva tendencia en la globalización, incierta por su naturaleza. El combate a la competencia desleal y al incumplimiento de los acuerdos comerciales que no se quiso dar hace unos años hoy es inevitable. El gobierno mexicano y los propios candidatos a la Primera Magistratura deberán tener un plan contingente para enfrentar la nueva realidad.

Una realidad diferente

La realidad muestra que Estados Unidos no podrá revertir fácilmente las tendencias industriales del siglo XXI: China, Indonesia, Vietnam, Singapur, Malasia, Hong Kong y Taiwán conforman el bloque asiático que produce bajo la lógica del primero y hoy son líderes en diversos productos manufactureros.

“Todavía más ilustrativa es la posición de Japón, la Unión Europea y Canadá: no se alinean al deseo de Donald Trump. Japón mantiene con vida al TPP-11 buscando con ello ganar espacio de negociación frente a Estados Unidos. La Unión Europea”, dice el estudio.

En ese sentido, Gran Bretaña dio un paso atrás en el proceso de integración de la Unión Europea. Lo cierto es que el malestar por los resultados de la globalización y la integración europea propiciaron un fuerte debate en una nación que ha sido promotora de la apertura económica comercial,

De acuerdo con el Idic, en el caso de China se observa la constitución de la potencia que podría conducir el destino económico y político del mundo durante las siguientes décadas. La meta es garantizar la implementación de lo que han llamado el “Sueño Chino”.

 

Siguientes artículos

Peso y BMV revierten pérdidas al disminuir temores de guerra comercial
Por

Los ministros de Comercio seguirán trabajando por un acuerdo que beneficie a los tres países en las renegociaciones del...