A Italika no le ha ido nada mal, pero cree que le puede ir mejor. Los problemas de movilidad de las ciudades mexicanas son un aliciente para esta compañía, que es parte del conglomerado de empresas de Ricardo Salinas Pliego, y que acaba de abrir una nueva línea de ensamble en su planta de Toluca, de lanzar modelos para segmentos medios y de aumentar sus centros de servicio.

Italika tiene una cuota de mercado de 70% en el país, pero Alberto Tanus, su director general, dice que su objetivo es llevarla a 80% u 85%. “Todos los años, seguimos ganando puntos [de participación] y no hemos tenido ni un año con retrocesos”, afirma. “Al menos ganamos dos o tres puntos anuales”.

El año pasado, el valor del mercado de motocicletas en el país ascendió a 1,186 millones de pesos (mdp), un alza de 19.1% frente al mismo periodo de un año antes, según el Inegi. Este año viene mejor: de enero a junio, las ventas sumaron 716.4 mdp, casi 32% más que en 2016.

Italika forma parte de Grupo Elektra, la entidad conformada por los negocios comerciales y financiero de Grupo Salinas, y que, a diferencia del negocio de la televisión, reportó mejorías en el segundo trimestre del año: un aumento de 17% en ingresos y de 25% en flujo operativo (Ebitda).

PUBLICIDAD

La cuarta línea de ensamble en la planta de Toluca, con una inversión de entre 40 y 45 mdp, ampliará la capacidad de fabricación de Italika, de 500,000 a 650,000 unidades anuales a partir de este año.

No hay datos certeros acerca de cuántas motos se venden en el país. El organismo privado que lleva los números de este sector, la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), también se ocupa de las cifras de motocicletas, pero su último reporte público es de 2014. En ese año, se vendieron 89,940 unidades, de acuerdo con sus datos. Italika no está afiliada a la AMIA.

“El crecimiento [del mercado] ha sido muy acelerado”, asegura Tanus. “Tenemos 13 años con la marca y nueve ensamblando, por lo que, pasar de una a cuatro líneas en tan poco tiempo es un crecimiento explosivo”.

Una novedad de la nueva línea de producción de Toluca es que es flexible para producir los 45 modelos de Italika: desde motonetas hasta motocicletas de trabajo y modelos deportivos. Las de mayor producción son las de trabajo (modelos FT y DT), cuyo rango de precio va de los 12,600 a los 30,000 pesos.

Italika vende 430,000 motos al año en México, según la propia compañía, las cuales son ensambladas localmente, con componentes provenientes de China. “La tecnología se desarrolla principalmente en China [pero] algunos de nuestros modelos cuentan con tecnología y diseño de origen alemán e italiano”, indica Tanus.

La fábrica de Toluca podrá expandirse aun más y llegar a siete líneas de producción. “La configuración de esta cuarta línea fue un movimiento mayor en la fábrica, porque dejamos lista la nave para meter más líneas”, dice Tanus, quien ingresó a Grupo Elektra en el año 2000. De los 2,000 empleos directos en la planta de Toluca, que abrió sus puertas en 2008, el 10% va a la nueva línea de ensamble.

 

Con el tráfico a favor

Tanus dice que una de las claves para el crecimiento de Italika es atender el problema de movilidad en lugares como la Ciudad de México, que tiene el primer lugar mundial en tránsito vehicular, según un estudio de la firma TomTom. Al cierre de 2015, la capital del país tuvo un nivel de congestión vehicular cercano a 59%, que expresa el tiempo extra dedicado a trasladarse en la ciudad, en comparación con un día de tránsito ligero. En 2010, el indicador estaba en 57%.

La marca aprovecha este problema con una oferta de motocicletas de costo accesible, con su red de tiendas Elektra y con créditos de Banco Azteca, que también pertenece a Elektra. “El mercado de motos en México estaba más enfocado en cuestiones deportivas, hobbies y reparto”, señala Tanus. “En el país, no se tenía contemplada la motocicleta como una alternativa de movilidad”.

Italika se comercializa en 1,000 tiendas de Elektra y en 2,500 puntos de venta de terceros, que incluyen autoservicios y cadenas departamentales. Tanus dice que la marca tiene unos 4 millones de clientes en el país. “Nos hemos asegurado de estar presentes y con accesibilidad en términos de geografía para todos los clientes”, enfatiza.

Italika también cuenta con locales con su marca; algunos son tiendas propias y otros, de concesionarios, en los que, además, de motocicletas, se comercializan refacciones y se da crédito de Banco Azteca y servicios de reparación y mantenimiento.

Ahora Italika va por otros segmentos: agregó a su portafolio tres nuevos modelos. “Italika estaba muy enfocada en la base de la pirámide de la movilidad, pero nos estamos moviendo a nuevos mercados, en términos socioeconómicos y de necesidades, para cualquier tipo de uso”, señala Tanus.

Se trata de productos de gama alta: Vort-X, de alta potencia y diseño vanguardista, para un nivel socioeconómico medio-alto que quiere una moto que pueda usar en carretera. Otra es Voltium, una moto 100% eléctrica, y Adventure 250, un vehículo de aventura y para recorridos largos.

El precio de estas motocicletas va de 50,000 pesos a 128,000, mientras que la que más venden, para el trabajo, cuesta 12,600 pesos.

En paralelo, la marca espera aumentar este año sus centros de servicio, de 800 a 1,000 puntos, tanto propios como de concesionarios.

Otro plan es impulsar su negocio en Centroamérica (llega a Guatemala, Honduras, Perú y Panamá), región en la que incursionaron cinco años después de su arranque en México. Por ahora, la marca tiene 250 puntos de venta fuera de México, pero Tanus dice que esperan duplicar ese número en un periodo de tres a cinco años.

Sus productos para la región son fabricados en China. “Nos gustaría llegar al punto de ensamblar en esos países, aunque, en el corto plazo, no tenemos proyecto de ensamble”, confía Tanus. “Pero tenemos una acelerada expansión de distribuidores”.

También puedes leer: Motocicletas, un mercado sobre ruedas de 800 mdd en Centroamérica

 

Siguientes artículos

En México tiembla 42 veces al día
Por

El incremento en el número de sismos registrados puede explicarse también porque hoy se cuenta con más instrumentos dete...