Con su propuesta, el proyecto de Rafael Ríos contribuirá a solucionar problemas de sequía en Durango con un polímero orgánico conocido como ‘maceta de agua’.

 

 

Más de un millón de árboles  se siembran en 1,089 hectáreas de Durango para dar inicio al primer parque de biotecnología que se crea en la zona para combatir las sequías, crear  alimento rico en proteína para ganado y generar valor en las zonas áridas.

PUBLICIDAD

La propuesta pertenece a Rafael Ríos, finalista del boot camp Inventa tu Futuro, que organizaron TechBA, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y  la embajada de los Estados Unidos en México, informó TechBa en un comunicado.

A inicios de 2014, Ríos y sus socios iniciaron la construcción del parque de biotecnología que combatirá gases de efecto invernadero y en el que se obtendrán maderas preciosas. Esto se logra en una zona árida gracias a la innovación de Ríos la cual consiste en una mezcla de sustratos orgánicos con su polímero ‘water pot’ o maceta de agua el cual es obtenido de base orgánica del mismo metano y CO2.

Este polímero, único en México, se produce del desecho del biodiesel, encapsula el agua, lo que permite que los árboles puedan vivir en zonas áridas por varios meses sin necesidad de riego.

“Para TechBA la empresa Dos Ríos no sólo representa un proyecto con un alto contenido de innovación, sino también un proyecto que está teniendo un claro impacto económico y sustentable en la región. Es un ejemplo del aprovechamiento óptimo de un insumo base -el metano- con el cual, a través de la generación de un ecosistema, se obtienen diversos productos a comercializar”, dijo Haru Yamasaki, directora general de TechBA.

“Queremos mostrar que con la biotecnología podemos combatir las sequías y establecer plantaciones forestales en zonas semiáridas sin la necesidad de dependencia de lluvia ni fertilidad del suelo”, dice Ríos.

También durante su participación en la Expo TechBA en Austin, que fue parte del boot camp, recibió la invitación para participar en SXSW Eco Austin donde presentó su oferta ante clientes potenciales con lo cual hoy reporta ventas internacionales, principalmente a asociaciones que venden productos orgánicos en los Estados Unidos.

“El gobierno de Texas está muy interesado en el proyecto. Estamos dando seguimiento sobre qué se puede hacer en Texas, intercambiando información para combatir la sequía y la escasez de alimento en la industria ganadera de los Estados Unidos”, explicó Ríos.

La expectativa es que en 2014 Durango cuente con 3.5 millones de árboles de maderas preciosas y semipreciosas de triple propósito, es decir, que permitan frenar la desertificación que sufre la zona, recuperar la fertilidad del suelo en un ciclo silvícola y posteriormente permitirle a la vegetación nativa que se establezca en mejores condiciones.

 

Siguientes artículos

Crecen 31% las ganancias de la minera BHP Billiton
Por

La ganancia estructural atribuible creció a 7,760 millones de dólares (mdd) en los seis meses hasta diciembre, frente a...