Por Haris Anwar | Investing.com

Tras batir récords durante la temporada de compras navideñas, los inversores confían en no sentirse decepcionados cuando Amazon (NASDAQ:AMZN) publique sus resultados del cuarto trimestre de 2018 en el transcurso de la jornada de hoy. El gigante del comercio electrónico sigue beneficiándose de la fuerte demanda y la constante migración de la tienda física a las compras por internet.

A finales de diciembre, la tienda online más grande del mundo anunció que “decenas de millones de personas de todo el mundo” habían contratado su servicio Prime, que ofrece un envío en dos días gratuito de millones de artículos, así como un servicio de streaming de vídeo y música. Sólo en Estados Unidos, se han enviado más de 1,000 millones de artículos de forma gratuita gracias al servicio Prime, dijo Amazon en su comunicado.

Estas condiciones favorables son suficientes para que la empresa registre otro fuerte trimestre en un momento en que otras grandes compañías tecnológicas se esfuerzan por mantener su crecimiento de ventas, lastradas principalmente por la reducción de la demanda de China.

Los analistas en general esperan que Amazon anuncie un beneficio por acción de 5.67 dólares, más del doble que hace un año. Las ventas deberían aumentar en un 19% hasta 71,870 millones de dólares. Según los investigadores de eMarketer, Amazon probablemente habrá cerrado 2018 con 258.220 millones de dólares en ventas sólo en Estados Unidos. Eso supondría el 49.1% de todas las ventas online de la nación.

Esta solidez es lo que está impulsando la recuperación de las acciones de Amazon tras su descenso de diciembre. Desde el 23 de diciembre, las acciones de Amazon han ofrecido el segundo mejor rendimiento de entre las del grupo de grandes empresas tecnologías conocido como el FAANG, subiendo más de un 20%, lo que la sitúa justo detrás de Netflix (NASDAQ:NFLX).

Dos riesgos del crecimiento excesivo

Si es usted un inversor a largo plazo, no hay ninguna buena razón para no comprar acciones de Amazon. Su dominio en el entorno del comercio electrónico sigue siendo indiscutible, y los profundos bolsillos de la empresa le permiten crecer en otras áreas de la economía digital al irrumpir en otras industrias.

Ese impulso de crecimiento, sin embargo, podría disminuir si la economía de Estados Unidos se ve zarandeada por la prolongada guerra comercial con China, y tanto consumidores como empresas dejan de gastar al ritmo de esta última década.

El informe de resultados del tercer trimestre de Amazon sorprendió a muchos inversores pues el crecimiento de su negocio principal, la venta online de artículos, disminuyó en términos trimestrales por cuarto período consecutivo. Esa ralentización hizo que muchos se preguntaran si la empresa llegará a un punto de saturación.

En nuestra opinión, las primeras previsiones trimestrales de Amazon serán clave para el impulso permanente de sus acciones. Si la empresa no encuentra una amenaza a corto plazo para su negocio principal de venta online, eso debería ser una señal positiva para los inversores que quieran aprovechar la caída de casi el 18% de las acciones, que ayer cerraron en 1,689.70 dólares, frente a los máximos históricos registrados en septiembre en 2,050.50 dólares.

La otra preocupación de los inversores de Amazon debería ser la creciente rivalidad en el ámbito de la computación en la nube, que se está convirtiendo en uno de los segmentos de más rápido crecimiento de la empresa. Durante el período de nueve meses que concluía el pasado 30 de septiembre, el negocio de servicios web (AWS) Amazon reportó 5.100 millones de dólares en ingresos de explotación, contribuyendo con un 73% a los ingresos consolidados de la empresa.

Este segmento de la economía digital, sin embargo, resulta cada vez más competitiva pues hay otros grandes actores del sector tecnológico, como Microsoft (NASDAQ:MSFT) y Alphabet (NASDAQ:GOOGL), que tratan de hacerse con la cuota de mercado. En el último trimestre, las ventas de computación en la nube de Microsoft aumentaron un 47% hasta 8,500 millones de dólares, mientras que los márgenes de dicho negocio se amplían un 4% hasta un 62%.

En conclusión

Debido a la posición de liderazgo de Amazon en muchas de las áreas en las que opera, sus acciones son una de las apuestas más seguras del sector tecnológico. Si su negocio de comercio electrónico continúa mostrando esta trayectoria de crecimiento y el impulso de las ganancias de AWS se mantiene, deberíamos ver dispararse el precio de las acciones. Para los inversores de compra y retención, Amazon es particularmente atractiva tras haber perdido casi un cuarto de su valor en los últimos meses.

Te puede interesar:

5 puntos para entender los resultados de Apple

 

Siguientes artículos

BMV
Empresarios extranjeros, interesados en México pese a cambios políticos: COINE
Por

El COINE busca dar continuidad a los trabajos de ProMéxico ante el cierre de éste, sobre todo en el acompañamiento a los...