Para que tu marca conquiste al cliente especial que buscas, destaca tus diferencias y cualidades. Destaca que ser un cliente tuyo es un lujo, no necesariamente por el valor monetario, sino por el servicio único o exclusivo que brindas.

 

En la entrada de blog pasada hablamos de cómo inspirar el deseo en los consumidores para que tu producto sea apreciado por el grueso de la población, sin perder de vista que conocer tu mercado potencial es una ventaja poderosa.

Esta vez navegaremos por las opciones de impacto cuando tu producto es específico para un sector y cuando queremos lograr que tu producto o marca sean una estrella en el mar: visible a todos los navegantes, pero guía de sólo unos cuantos. Es recomendable seguir estos pasos cuando has seguido otros consejos de este blog: conocer tu producto, conocer tus armas, tus medios y tus consumidores.

PUBLICIDAD

Conocer tu nicho de mercado es un diferenciador importante cuando pensamos en nuestros clientes prospectados. Marcas y productos masivos buscan, en lo general, captar negocio sin importar el perfil del consumidor.

Sin embargo, puede ser que un producto, marca o centro de consumo, por su perfil o precios, deban enfocarse a un mercado con poder adquisitivo mayor o a una zona de perfil no masivo.

El deseo sigue siendo una constante, pero este tipo de deseo tiene un mensaje distinto: propone un valor (privilegiado), y convierte al producto en un bien asequible pero no accesible a todo el mundo. Quizá hayas leído de marcas aspiracionales, inspiracionales o de estilo de vida, todas ellas reconocen le exclusividad de lo que ofrecen y no pretenden ser amadas por todos.

Si sabes que tu marca es para un perfil muy específico, no tengas miedo a decirlo. A los consumidores nos gusta saber que un producto es para nosotros o simplemente no lo es. Más allá, el ingrediente secreto está en que anhelamos lo que parece estar arriba de nuestro alcance. Tu objetivo es también robar las miradas de aquellos que pueden desearte y que con un esfuerzo lograrán conocerte de frente.

Llámalo como quieras, pero presenta tu marca como ese bien conocido, pero que no todo el mundo ha tenido en sus manos, actúa como si su posicionamiento y valor no estuvieran en juego.

No necesitas su deseo, ya te desean, eres una guía y modelo a seguir. Reconoce que ser un cliente tuyo es un lujo, no necesariamente por el valor monetario, sino por el servicio único o exclusivo que brindas, por la zona en la que estás, por las vistas de tu jardín, o por la calidad de las galletas que regalas en la entrada. Es decir, por haber descubierto tus diferencias y cualidades agregadas.

¿Algunas ideas? Expón tus ventajas, reconoce tus atributos, admira a tus consumidores como grandes conocedores, actúa como si cada persona capaz de tenerte ingresara a un club muy selecto. Y para ser consistente, permea tu trabajo y el de tu equipo con estas premisas.

El otro lado de estas tendencias es lograr inspirar a tus consumidores. No tienes más que prender la televisión para darte cuenta de que muchos comerciales no venden cosas, sino que comparten emociones.

Si te atreves, deja que tu producto sea la guarnición de un estado de ánimo para compartir. Recuerda que lo que ofreces realmente es una experiencia, una historia, no un objeto con precio. Si sabes cuál es tu pasión y logras transmitirla, atrévete a compartir eso con los clientes que te observan.

Por último, recuerda que nada está dicho, el marcado cambia gracias a la innovación y a la creatividad. Los productos que sobresalen son aquellos que han hecho lo inesperado y hecho caso omiso de las reglas y consejos. Se tú mismo.

 

 

Contacto:

Facebook: /carlos.fajer

Twitter: @carlosfajer

 

Siguientes artículos

Compras de bonos son para salvar euro, no a países: BCE
Por

El nuevo programa del banco central ha ayudado a calmar a los mercados en los últimos dos meses, pero provoca preocupaci...