Al defender sus planes sobre retirar a Tesla de la bolsa, Elon Musk indicó que ha estado en contacto con un fondo soberano de Arabia Saudita para que la compañía sea privada nuevamente.

El CEO de la compañía de autos eléctricos sorprendió a los inversionistas el martes de la semana pasada con su anuncio en Twitter que estaba considerando sacar a Tesla de la bolsa en una operación que podría generar 72,000 millones de dólares y que el financiamiento estaba asegurado.

En una publicación en el blog oficial de la empresa, Musk reveló que el fondo saudí se le acercó a principios de 2017 para expresarle su interés en invertir en Tesla.

Luego de que el fondo adquirió 5% de las acciones de la firma vía mercados públicos, el 31 de julio pasado se reunió con el director y tras ésta, se convenció de que era factible cerrar un acuerdo y que se cuenta con el capital más que suficiente.

PUBLICIDAD

Tras el anuncio que hizo Musk en Twitter la semana pasada, la comunicación entre el presidente ejecutivo y el fondo ha seguido y se ha centrado en cómo proceder a la transacción.

“Continúo manteniendo conversaciones con el fondo saudí y también estoy manteniendo conversaciones con otros inversionistas, algo que siempre he planeado, ya que me gustaría que Tesla continúe teniendo una amplia base de inversionistas”, apuntó.

Asimismo, el CEO indicó que buscará que la mayor parte del capital requerido para sacar a la empresa de la bolsa no se obtenga con deuda y prevé que se requerirán más de 70,000 millones de dólares.

“El precio de compra de 420 dólares (anunciado en Twitter la semana pasada) sólo se usaría para los accionistas de Tesla que no permanezcan en nuestra compañía si se hace privada. Mi mejor estimación en este momento es que aproximadamente dos tercios de las acciones de todos los inversionistas actuales pasarían a ser un Tesla privado”, mencionó.

Por otro lado, luego de recibir críticas, demandas legales y hasta una pregunta formal de parte de la Comisión de Valores y Bolsa (SEC) de Estados Unidos por haber informado su deseo para la transacción por medio de Twitter, Musk aseguró que esa fue la mejor vía para que todos los accionistas se enteraran simultáneamente.

Lee también: Inversionistas demandan a Elon Musk por ‘retiro’ de Tesla de la bolsa

Relató que notificó el 2 de agosto su intención a la junta de Tesla y en una reunión posterior informó de sus contacto por el fondo saudí; tras ello, se acordó que, como siguiente paso, se pondría en contacto con algunos de los principales accionistas de la firma.

“La única forma en que podía mantener conversaciones significativas con nuestros principales accionistas era comunicarles por completo mi deseo de privatizar la compañía. Sin embargo, no sería correcto compartir información sobre la privatización sólo con nuestros mayores inversionistas sin compartir la misma información con todos los inversionistas al mismo tiempo”, justificó. 

Por último, dijo que ha contratado asesores para investigar una gama de posibles estructuras y opciones para la operación.

“Si se presenta una propuesta final, un comité especial del directorio de Tesla llevará a cabo un proceso de evaluación adecuado, que según entiendo, ya está en proceso de creación, junto con el asesor legal que ha seleccionado. Si el proceso de la junta da como resultado un plan aprobado, se deberán obtener las aprobaciones regulatorias requeridas y el plan se presentará a los accionistas de Tesla para su votación”, anotó.

 

Inquietudes sobre la dirección de Musk

La propuesta de Elon Musk generó preocupaciones sobre la gobernanza de la empresa e interrogantes sobre cómo las compañías usan las redes sociales.

Dejando de lado si Musk engañó a alguien, la forma poco ortodoxa en que anunció la noticia y el fracaso de Tesla en aclarar la situación con un comunicado al regulador es un error corporativo que plantea dudas sobre cómo las empresas usan las redes sociales para publicar noticias, según abogados.

“El manejo de las adquisiciones u otras transacciones privadas ya sufren una grave asimetría de información entre la gerencia y los accionistas públicos”, dijo Gabriel Rauterberg, profesor de derecho de la Universidad de Michigan.

Las reglas de la SEC generalmente requieren que las empresas presenten el llamado Formulario 8-K dentro de los cuatro días hábiles posteriores a un hecho corporativo importante.

Te recomendamos: ¿La jugada de Musk al Nasdaq tendría un final feliz para Tesla?

Si bien varios abogados especialistas en el mercado bursátil dijeron que lostuits de Musk no desencadenaban por sí solos esta obligación, tal comunicado sería prudente dadas las circunstancias inusuales, dijo David Axelrod, socio de la firma de abogados Ballard Spahr LLP.

“Un 8-K proporcionaría más detalles, diría en qué etapa están las negociaciones y proporcionará más información que 53 caracteres en un tuit”, agregó.

Los lineamientos de la SEC publicados en 2013 permiten a las empresas y sus ejecutivos utilizar las redes sociales para divulgar información relevante, siempre que los inversionistas hayan sido alertados de que esta es una posibilidad. Tesla hizo esto en un comunicado en 2013.

Pero una divulgación de estas características debe ser completa y justa, lo que significa que la información tiene que estar completamente detallada y accesible para todos los inversionistas, algo que los tuits de Musk podrían no haber cumplido.

“Twitter no está diseñado para proporcionar una divulgación completa y justa. Eso no significa que no puedas, pero en 20 o 30 caracteres no estoy seguro de que estés recibiendo la información completa”, dijo Zachary Fallon, un exabogado de la SEC y director de la firma jurídica Blakemore Fallon.

Con información de Reuters

 

Siguientes artículos

Dada Room sigue su misión de enlazar ‘roomies’ en México
Por

Dada Room fue comprada por una compañía de Silicon Valley gracias a su propuesta de negocios. Ahora busca convertirse en...