Por Jorge Estrada

Durante su participación en el foro 30 Promesas de los Negocios Forbes, celebrado en Santa Fe, Jaime Calderón, director de Grupo MIA, reconoce que algunos sectores de la población, como la Base de la Pirámide han sido rezagados, pero resalta el papel del emprendimiento social como generador de cambio.

“Yo creo que hay un punto medio en donde los empresarios sociales puede servir como una tubería de conexión y llevar modelos pool y modelos push a la base de la pirámide siempre y cuando lo haga con responsabilidad. Es diferente ser un empresario social, a un empresario que ataca la base de la pirámide”, dijo durante el evento.

PUBLICIDAD

Según datos de el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), en México viven 53.3 millones de pobres que pertenecen al segmento conocido como la Base de la Pirámide.

Destacó cómo los emprendedores sociales pueden participar en la estructura social, y desde ahí impulsar el desarrollo de comunidades rurales.

“Cuando tú llevas un producto a la base de la pirámide es un modelo push  y cuando extraes valor de la base es un modelo pool; y dependiendo de tu producto o tu servicio ambos activan la economía de la base de la pirámide. En uno, le mejoras la calidad de vida, en otro, activas la economía y vuelves un verdadero capitalismo social”, detalló el director.

Por su parte, la directora de Ashoka México detalló que es posible hacer un cambio social desde las trincheras,  incluso desde el sector privado.

En  una mesa de análisis moderada por Leticia Jáuregui, presidenta y fundadora de Crea, los ponentes destacaron los cambios que pueden generar aquellos que buscan “salvar a la humanidad”. Para ellos, la idea de resolver necesidades a nivel global genera nuevos proyectos, y en consecuencia, cambios en comunidades que carecen de recursos económicos.

Puedes leer: Atraer inversiones, el desafío para los emprendedores sociales

El director de Grupo MIA resaltó que el emprendedor social debe de pensar como empresario. Para él, cambiar la mentalidad es la clave para alcanzar los objetivos de un proyecto. “Hay que dejar de pensar como emprendedor, y comenzar a pensar como empresario”, apuntó Guillermo Jaime Calderón, director de Grupo MIA.

Grupo MIA fue fundado con el objetivo de solucionar la problemática de la población rural y semiurbana en el país. Desde su fundación en el año 2009, han llevado a cabo la construcción de 23,000 viviendas en la República Mexicana.

Puedes leer: El mexicano que construyó 23,000 casas dignas para familias rurales

 

Iniciativas mexicanas de emprendimiento social

En entrevista con Forbes México, la directora de Ashoka México destacó la participación de una de las 30 promesas de los negocios en nuestro país; tal es el caso de Iluméxico, empresa encargada de desarrollar energía solar para comunidades rurales en nuestro país

Al igual que Clinica del Azúcar, fundada por Javier Lozano, es una iniciativa en la cual se ofrece servicios médicos para pacientes con diabetes; y concluyó con ¡Échale a tu Casa!, proyecto fundado por Francesco Piazzesi, el cual va dirigido las comunidades rurales y se encarga de capacitar en materia de construcción de casas a las personas con la finalidad de mejorar la situación de vivienda.

Por su parte Venture and Fellowship (V&F), es una iniciativa de Ashoka, y ha logrado vincular a 240 emprendedores sociales en México y Centroamérica. La organización cumple con el objetivo de buscar y seleccionar a nuevos líderes emprendedores a nivel global para mejorar el estilo de vida las personas que carecen de recursos. Cuenta con presencia en 89 países y con más de 3,200 emprendedores.

 

Siguientes artículos

Pemex y Chevron firman contrato para explotar aguas profundas
Por

La licencia de explotación entre Pemex y Chevron corresponde al bloque 3 norte del cinturón plegado perdido en el Golfo...