Por Bettina Baumann

DW.- “El apoyo alemán a organizaciones no gubernamentales que se inmiscuyen en las cuestiones internas de Israel o que fomentan actividades antiisraelíes es inédito”, dice una carta sin remitente ni firma que recibió el periódico alemán taz y que probablemente tenga origen israelí. “Nos gustaría que el gobierno federal condicionara su apoyo financiero al cese completo de tales actividades”. El autor pide que el ejecutivo federal “revise sus directrices de financiación”.

En concreto, la misiva cuestiona un total de doce ONG con sus socios en Israel y Palestina. Esto incluye organizaciones como Brot für die Welt (‘Pan para el mundo’) o Misereor, así como varias fundaciones políticas como la Fundación Heinrich Böll –cercana a Los Verdes–, el Museo Judío de Berlín o el renombrado festival de cine Berlinale.

“La libertad artística y de opinión son derechos fundamentales”

PUBLICIDAD

Dieter Kosslick, director de la Berlinale, respondió en el Tagesspiegel a estos reproches argumentando que la idea fundacional del festival de cine berlinés era contribuir al entendimiento internacional. Esto, añadió, incluye presentar diferentes perspectivas del mundo: “La libertad artística y la libertad de opinión son derechos fundamentales”.

La Autoridad Cultural Federal que la ministra de gobierno para la Cultura, Monika Grütters, había tomado nota de las preocupaciones del Gobierno israelí. Sin embargo, Grütters aclaró que la autonomía de la Berlinale en cuestiones artísticas está protegida. Se da por sentado que “la Berlinale no debería proveer un escenario a los enemigos declarados de Israel u otros movimientos fundamentalistas o antidemocráticos”.

Críticas a una exposición del Museo Judío

La carta critica la exposición ‘Welcome to Jerusalem‘ porque refleja una “visión palestino-musulmana de Jerusalén”. La exposición, que ya lleva un año abierta al público, presenta la Ciudad Santa desde diferentes perspectivas como un lugar anhelado y por el que han luchado las tres grandes religiones monoteístas.

Una de las salas de la exposición “Welcome to Jerusalem”.

El museo dijo estar convencido de que “un debate abierto con puntos de vista diversos, a veces controvertidos, es necesario para permitir a nuestros visitantes formarse su propio juicio diferenciado”. Eso, sí, agregó que “huelga decir que los activistas de cualquier orientación política no deberían encontrar aquí un foro, lo cual se aplica en particular a los simpatizantes o activistas de la campaña de boicot, sanciones y desinversiones. (…) Observamos con preocupación cómo se extiende cada vez más una cultura de la sospecha”.

Merkel en Israel: “Alemania nunca debe olvidar el Holocausto”

El hecho que Israel esté incrementando la presión sobre la sociedad civil crítica e independiente no es nada nuevo. La Fundación Heinrich Böll lleva tiempo observando esto y ha descrito esta deriva a DW como “alarmante”. Según su portavoz Michael Álvarez, Israel es la única democracia estable en la región y el gobierno actual “debería preservar estos logros”. A su juicio, las acusaciones de la carta son “absurdas” y decribir una revista como +972, que recibe apoyo financiero de su fundación, como “antiisraelí”, es difamatorio y un ataque contra los periodistas y la libertad de prensa en Israel.

El gobierno alemán es reacio a comentar el asunto. Hasta ahora ni ha confirmado ni ha desmentido que el documento venga directamente del ejecutivo israelí.

 

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, y la canciller de Alemania, Angela Merkel, en Jerusalén/ REUTERS

En su rueda de prensa semanal del pasado viernes (21.12.2018), la portavoz gubernamental Ulrike Demmer rehusó valorar el asunto, al ser preguntada si había intercambiado pareceres con Israel respecto de la carta. Demmer señaló que existe un intercambio de opiniones cercano y regular sobre numerosas cuestiones con las autoridades israelíes. Y añadió que Alemania solo apoya proyectos en Israel llevados a cabo por instituciones que están “registradas en Israel de acuerdo con la ley israelí”, y no ONG en su conjunto.

De acuerdo con el taz, la carta también fue enviada al Ministerio Federal para la Cooperación Económica y el Desarrollo (BMZ, por sus siglas en alemán), algo que el BMZ ha negado.

Este contenido se publicó originalmente en DW.COM y puedes ver esa nota haciendo click en el logo:

 

Siguientes artículos

Navidad
¿Por qué comemos tanto en la época navideña?
Por

¿Ha celebrado siempre la temporada navideña con abundante comida? El etnólogo cultural Gunther Hirschfelder habla en ent...