Hace 50 años, Lourdes llegó a Anáhuac, una colonia de la Ciudad de México que se encuentra cerca de Polanco. En ese entonces era una zona sin tantos departamentos, restaurantes, puestos de alimentos, bancos y tráfico vehicular, y con algunas fábricas como la llantera Euzkadi y la compañía de muebles PM Steele. Ahora, la Anáhuac pertenece al llamado Nuevo Polanco, junto con las colonias Granada, Ampliación Granada, Irrigación y Anzures.

“Ya somos una zona residencial, en la que se han incrementado los pagos de servicios como la luz, agua y el predial (valor catastral del inmueble). Ha disminuido la cantidad de agua que llega a la casa por tantos departamentos que hay, tenemos tránsito pesado, ruido de las construcciones de departamentos y problemas con el estacionamiento en las calles”, dice Lourdes.

Así como en Nuevo Polanco, hay otras zonas de la Ciudad de México que se han visto afectadas por el crecimiento de la población y el cambio en el uso de suelo, que ha ocasionado problemas con los servicios públicos y movilidad en algunas colonias.

“A ciertas colonias les ocurre esto conforme van cambiando de uso de suelo y se van densificando. Hay algunas zonas que tienen mejores vías de acceso y de salida, pero en otras se complica más”, comentó Héctor Klerian, director internacional de JLL en México, una firma global de servicios inmobiliarios.

PUBLICIDAD

El especialista explicó que el crecimiento de la población en un área específica ocurre por el uso de suelo que se permite.

“Por ejemplo, zonas que antes eran de una sola vivienda, si se permite que se hagan varios terrenos en un solo predio, entonces se va densificando”, explicó.

Te recomendamos: ¿Cómo distribuir subsidios de vivienda?

Entre las colonias a las que les ocurre esto está Ampliación Granada, que también es parte de Nuevo Polanco, pues ésta era una zona industrial y hoy hay edificios verticales de vivienda.

“Nuevo Polanco es una de las zonas emblemáticas del poniente y de las más dinámicas. Hay un plan de actuación llamado Nueva Granada, donde el problema de servicios públicos como provisión de agua, suministro de energía eléctrica y habilitación de las calles (como reparación de baches) está considerado, sin embargo, esta zona tiene un problema de movilidad”, dijo por su parte Leonardo González, analista de Real Estate del portal inmobiliario Propiedades.com.

De igual manera, la colonia Florida, en la delegación Álvaro Obregón, se ha transformado, pues antes solo había una casa en predios grandes y ahora hay condominios.

A este fenómeno se suman Santa Fe, al poniente de la Ciudad de México, e Interlomas, “una zona en la que el uso no está denso, pero que no tienen las vialidades de entrada o salida para aguantar ese tipo de tráfico”, dijo Klerian.

Con 8.9 millones de habitantes, la Ciudad de México es la urbe con más tráfico vehicular en el mundo, de acuerdo con un estudio de la firma TomTom.

Al cierre de 2015, el antes llamado Distrito Federal tuvo un nivel de congestión vehicular de aproximadamente 59%, lo cual es 4 puntos porcentuales más que el año previo, ello de acuerdo con el tiempo extra en viajes, en comparación con un día con tránsito ligero. En 2010, el indicador se encontraba en 57%, de acuerdo con el Índice de Tráfico.

Es decir, una persona hacía en promedio 59% más de tiempo en un viaje con tráfico, frente a uno sin congestión vehicular.

 

Siguientes artículos

¿Qué es ser PWND en Internet?
Por

Durante el fin de semana varios escuchamos sobre el ciberataque que se aprovechó de una vulnerabilidad, poco conocida, e...