El “Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular” convocado por la ONU garantiza el bienestar de los migrantes, es especial con 5 objetivos: medidas contra la trata y el tráfico de personas, evitar la separación de las familias, usar la detención de migrantes sólo como última opción, reconocimiento el derecho de los migrantes irregulares a recibir salud y educación en sus países de destino.

El documento fue expuesto en una conferencia realizada en Marrakech los días 10 y 11 de diciembre, debido a que  millones de personas de todo el mundo que se han visto forzadas a desplazarse en este año, como la crisis de refugiados en Europa y las caravanas de migrantes de van desde Centroamérica a la frontera sur de Estados Unidos.

“En América Latina el 60% de la migración se produce dentro de la región, en África es un 75%”, detalló Juan José Gómez Camacho, el embajador de México ante la ONU.

Camacho expuso que las remesas solo representan un 15% de los ingresos del migrante; el otro 85% se queda en el país de destino.

Según el embajador, “en el mundo existen 250 millones de migrantes, cifra que representan el 3.4% de la población mundial y éstos contribuyen con 9% del PIB mundial, con casi 7 trillones de dólares al año”.

El pacto que contiene 23 objetivos fue acordado por todos los Estados miembros de la ONU el pasado 13 de julio en la Asamblea General. Varios países rechazan el texto como Estados Unidos, Austria, Hungría, Polonia, Estonia, Bulgaria, República Checa, Israel, Australia y República Dominicana.

El acuerdo es un marco para cooperar y lograr los objetivos que los países acordaron dos años antes en la Declaración de Nueva York para los Refugiados y Migrantes y determina que cada Estado es soberano para determinar sus propias políticas en este ámbito.

“No incentiva la migración y no trata de impedirla. El documento no dicta, no impone y respecta totalmente la soberanía de los Estados, puede proporcionar una nueva plataforma de cooperación” y es un recurso para encontrar el equilibrio entre los derechos de las personas y la soberanía de los Estados”, expusó en julio Miroslav Lajčák, presidente de la Asamblea General.

Te puede interesar: Trump advierte: Ejército construirá el muro si el Congreso no da los fondos

Los Estados que si lo aprobaron se comprometen a mejorar su cooperación a la hora de salvar vidas de migrantes, con misiones de búsqueda y rescate, y garantizando que no se perseguirá legalmente a quien les dé apoyo de carácter exclusivamente humanitario.

Además, provee un retorno seguro y digno a los inmigrantes deportados y no expulsar a quienes se enfrentan a un riesgo real y previsible de muerte, tortura u otros tratos inhumanos.

Esta protección surge ya que según en los últimos datos de la Organización Internacional para las Migraciones estima que 3,341 personas han muerto o desaparecido en las rutas migratorias de todo el mundo en lo que va de año, la mayoría en el Mediterráneo, donde 2,133 personas se han ahogado intentando cruzar para alcanzar las costas europeas.

En los últimos años, el número de migrantes ha crecido y se prevé seguirá esta tendencia debido al cambio climático. “Hoy el 3,4% de la población es migrante. En el año 2000 era un 2,7%”. Es un fenómeno que hasta ahora ha aumentado. ¿Seguirá creciendo? Si miramos a la demografía y otros factores, como el cambio climático, sí, se espera que veamos a más gente en tránsito”, reconoció Louise Arbour, la representante especial para la migración internacional.

 

Siguientes artículos

Turistas estadounidenses regresan a Cuba a pesar del endurecimiento de políticas de Trump
Por

El número de estadounidenses que viajaron a Cuba hasta septiembre llegó a 460,646 visitantes, 8.8% menos que en el mismo...