El costo para la industria alimenticia estadounidense será de unos 2,000 millones de dólares, mientras que los beneficios a los consumidores se estiman en entre 20,000 a 30,000 millones de dólares.

 

Reuters

 

PUBLICIDAD

Los alimentos envasados vendidos en Estados Unidos exhibirán las calorías que contienen de una manera más destacada y la cantidad de azúcar añadida, como parte de una propuesta para actualizar las etiquetas alimenticias por primera vez en 20 años en medio de la lucha contra la obesidad y la diabetes.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por su sigla en inglés) dijo el jueves que su propuesta también asegurará que la cantidad de calorías por porción refleje las porciones que las personas comen típicamente. Ese cambio podría resultar en una duplicación de las calorías por porción para algunos alimentos como helados.

La primera dama Michelle Obama, quien ha utilizado su posición en la Casa Blanca para lanzar la campaña “Vamos a movernos” para combatir la obesidad infantil, anunció la propuesta junto con la FDA.

El principio detrás de la actualización es “muy simple”, dijo en un comunicado. “Como padre y consumidor deberías poder entrar en tu tienda local de comestibles, elegir un artículo del estante y poder saber si es bueno para tu familia”, agregó.

Si bien la FDA ya exige a las compañías que exhiban la cantidad de azúcar en un producto, la propuesta pide que incluyan el azúcar agregado.

El azúcar natural está en las frutas. El azúcar añadido incluye jarabe de maíz y jugo concentrado, así como azúcar blanca y morena.

La FDA, que ha estado estudiando cambios a las etiquetas con la industria por casi una década, estimó que el costo para la industria de la actualización será de unos 2,000 millones de dólares, mientras que los beneficios a los consumidores se estiman en entre 20,000 a 30,000 millones de dólares.

La actualización tomará unos tres años en entrar en vigencia. Tras un período público de 90 días para recibir comentarios, la FDA redactará las normas definitivas. Una vez finalizado el proceso, las compañías tendrán dos años para cumplir con las regulaciones.

Los cambios propuestos podrían afectar a todos los alimentos envasados excepto algunos productos cárnicos, de aves de corral y huevos procesados, que son regulados por el Servicio de Seguridad Alimenticia e Inspección del Departamento de Agricultura de Estados Unidos.

 

Siguientes artículos

Draghi niega deflación en la Zona Euro
Por

El presidente del Banco Central Europeo aseguró que los hogares en el área del euro no están posponiendo las compras, lo...