Por Lisette Voytko

En medio del intenso escrutinio de los filántropos que financian museos, uno de ellos, Warren Kanders, CEO de Safariland, que produce gases lacrimógenos, renunció el jueves a la junta directiva del Museo Whitney, después de las protestas que comenzaron el año pasado.

Kanders (Forbes estima que su patrimonio neto es de 700 millones de dólares [mdd]) es el propietario mayoritario y CEO de Safariland LLC, un fabricante de defensa global con sede en Jacksonville, Florida. Además de los gases lacrimógenos, la compañía vende equipos antidisturbios, trajes de bomba, armaduras corporales y gas pimienta, entre otros productos.

Las protestas para exigir la renuncia del Museo a Kanders comenzaron en noviembre de 2018 cuando surgieron informes de que se encontraron depósitos de gas lacrimógeno adornados con ‘Safariland’ en la frontera de EU-México. Se creía que el gas lacrimógeno había sido utilizado en los migrantes por los oficiales americanos.

Cuando Forbes hizo un perfil de Kanders por esa época, dijo: “Tengo la piel bastante gruesa. Hago lo que siento que es correcto. La gente necesita ser protegida y los oficiales de policía con familias viven hoy por lo que hago, lo que hace nuestra compañía “.

Ocho artistas que se opusieron al lugar de Kanders en la junta del museo solicitaron la semana pasada que su trabajo fuera retirado de la Bienal de Whitney (una prestigiosa exposición). Sus obras, sin embargo, todavía están en exhibición, según el New York Times.

Las protestas contra Kanders son parte de una tendencia que analiza la ética de los estadounidenses adinerados y filantrópicos. La semana pasada, el Louvre de Francia se convirtió en el primer museo en quitar el nombre de la familia Sackler de sus paredes, y se están revisando o devolviendo donaciones a diversas instituciones de hombres ricos como Harvey Weinstein y Jeffrey Epstein.

También lee: El arte ya no quiere mecenas sin escrúpulos

Kanders, quien sostiene que los productos de Safariland ayudan a salvar vidas de oficiales de la ley, escribió en su carta de renuncia: “La campaña dirigida a los ataques contra mí y mi compañía que se ha librado estos últimos meses, ha amenazado con socavar la importante labor del Whitney. Me uní a esta junta para ayudar al museo a prosperar. No deseo desempeñar un papel, aunque sea inadvertido, en su desaparición”.

El empresario comenzó su carrera en fusiones y adquisiciones para Morgan Stanley antes de irse a trabajar para el multimillonario canadiense Jim Pattison. Luego adquirió un grupo de tiendas y fabricantes de lentes, que vendió en 1996 por 226 mdd. Invirtió algunas de las ganancias en una compañía llamada American Body Armor, y después de que las ventas posteriores al 11 de septiembre de 2001 despegaron, continuó invirtiendo en compañías de defensa. Después de una serie de adquisiciones, ventas y reorganizaciones, Kanders se convirtió en el propietario mayoritario de Safariland con un acuerdo de 124 mdd en 2012.

Antecedentes

En noviembre de 2018, a la luz de los informes de los botes de gas lacrimógeno de Safariland en la frontera, una carta firmada por más de 100 empleados del Whitney expresó su incomodidad en el lugar de Kanders en la junta del museo. Entre diciembre de 2018 y abril de 2019, más artistas, académicos y críticos solicitaron la eliminación de Kanders. 

Luego, en mayo, 200 personas protestaron en la apertura de la Bienal del museo antes de marchar a la casa de Kanders en Manhattan. Este se unió a la junta del Whitney en 2006 y ha contribuido con más de 10 mdd al museo. Su esposa, Allison Kanders, también fue miembro de la junta y renunció simultáneamente con su esposo.

No te pierdas: En año nuevo, EU dispara gas a migrantes que tratan de cruzar la frontera