FaceApp, la aplicación que ha generado controversia en redes sociales los últimos días, que usa Inteligencia Artificial para envejecer las fotos de los usuarios, podría enfrentar una investigación por parte del FBI, ya que el senador demócrata, Chuck Schumer, solicitó a esta agencia –mediante una carta publicada en Twitter—revisar el alcance que este editor de fotos tuvo en los ciudadanos americanos.

Después de volverse viral en 2017, y acumular más de 80 millones de usuarios activos, está explotando nuevamente gracias al llamado FaceApp Challenge, en el que las celebridades (y todos los demás) han estado agregando años a su imagen con el filtro de la aplicación . La aplicación utiliza inteligencia artificial para crear una representación de lo que podrías parecer en unas pocas décadas en tu iPhone o dispositivo Android.

La solicitud del senador llega en pleno apogeo de la aplicación –que ha sido usada por más de 150 millones de usuarios alrededor del mundo—ya que, se presume cuenta con información biométrica de las personas, y esto pone en riesgo la seguridad nacional de los Estados Unidos.

FaceApp es una aplicación masivamente popular para alterar el rostro para Android e iOS, pero existen preocupaciones sobre la privacidad de su tecnología de inteligencia artificial.

Schumer solicitó una investigación sobre posibles “patrones oscuros” de uso indebido de datos, incluidas “divulgaciones opacas y autorizaciones de usuario más amplias”. Esto debido a que, en los términos y condiciones de la aplicación, oriunda de San Petersburgo, se menciona que los desarrolladores de esta podrán tener acceso a los datos personales de quien la utilice, además de usar su micrófono, cámara e imágenes de su carrete.

También lee: Putin advierte deterioro de las relaciones entre EU y Rusia

La gente en las redes sociales abrió una nueva ventana, inundaron sus feeds con las imágenes transformando sus selfies en una versión más vieja de sí mismos, haciendo que la aplicación se volviera viral.

Además, los términos del servicio también establecen que a la compañía se le permite “una sublicencia transferible perpetua, irrevocable, no exclusiva, sin regalías, en todo el mundo, totalmente pagada” para usar las fotos cargadas en la aplicación por parte del usuario.

Wireless Lab, una empresa con sede en San Petersburgo dice que no almacena imágenes de forma permanente y que no recopila cantidades de datos, solo carga fotografías específicas seleccionadas por los usuarios para su edición.

Schumer terminó su carta vinculando la controversia de FaceApp a las preocupaciones sobre la vigilancia de reconocimiento facial no regulada. “Es esencial”, dijo, “que los usuarios tengan la información que necesitan para garantizar que sus datos personales y biométricos permanezcan seguros, incluso de naciones extranjeras hostiles”.

Foto FORBES

La compañía dice que tiene cerca de 80 millones de usuarios activos.

En 2017, FaceApp generó críticas entre la opinión pública por una característica que permitía a los usuarios modificar la etnicidad de las personas en selfies. La compañía más tarde se disculpó y retiró el filtro.

No te pierdas: ¿Has probado FaceApp, la aplicación que te hace viejo? Así has entregado tus datos

 

Siguientes artículos

Circle K se disculpa por publicidad sexista
Por

Aunque el mensaje de sus promocionales de condones, chocolate y vino era "Celebra con ellas como se debe", la empresa al...