En sus primeros cuatro días, el FICM ya ha regalado algunos de sus momentos más memorables. Aquí los detalles.

 

 

En todo momento estamos hablando de tiempo: ¿Cuánto te tardas atorado en el tránsito? ¿Crees llegar? ¿Cuánto crees que dure la lluvia? En Morelia pareciera que hay una fiesta secreta dedicada a la subjetividad del tiempo, todo pasa a distintas velocidades para todos; cuando la vida apacible de la capital michoacana te aletarga deliciosamente las horas, llega una lluvia, una ráfaga de aire frío o una función de una película y todo cambia de ritmo.

PUBLICIDAD

Parece que el tiempo es el único verdugo que dicta que ya vayamos a la mitad de la décimo segunda emisión del Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM), y que ésta haya pasado de forma vertiginosa, entre un sinfín de películas increíbles, conferencias memorables y momentos mágicos que rompen el tiempo para que se impregne de forma natural en la memoria.

Dentro de esos momentos llenos de luz pero también de discreta elegancia, sin duda uno de los principales puntos fuertes ha sido la presencia de la actriz francesa Juliette Binoche, quien vino a presentar la nueva cinta de la que es protagonista, Clouds Siils of Maria, del director Olivier Assayas (Después de Mayo, Carlos, Demonlover), la cual no sólo la muestra como la gran actriz e icono cinematográfico que es, sino que además la reinventa en un papel que la evidencia como una de las más versátiles y arriesgadas de los últimos cinco años.

A sus 50 años, Binoche se ha consolidado como una actriz que basa su fuerza histriónica en la fragilidad y expresión discreta y jovial, que pese al paso del tiempo logra verse fresca, afable y siempre ubicada, ya sea en dramas sofisticados de altos vuelos como en la trilogía de los colores de Krzysztof Kieślowski (1993), Cumbres Borrascosas (1992) o El Paciente Inglés (1996). Aunque también en ficciones apocalípticas como Cosmópolis (2012) o incluso Godzilla (2014).

Juliette ha detenido el tiempo como una mujer de alto potencial sexual en Damage (1992) o en La Insoportable Levedad del Ser (1988). Su tino para elegir buenas películas y lograr actuaciones magistrales la han llevado a consagrarse como una de las más aclamadas del cine francés.

Durante su estancia en Morelia, Binoche no sólo mostró que es increíble dentro de la pantalla, sino también fuera de ella, con una personalidad afable con la prensa y el público, agradecida y contenta de verse querida.

Binoche habló de diversos aspectos de su carrera, como el proceso de encarnar un personaje: “Yo no sé si una pasa de un personaje a otro o es más bien entrar en contacto con una misma de otro modo. No es que los deje sino precisamente ver otra parte de una misma.”

Deteniendo el tiempo

Aún quedan seis días más de jornada cinematográfica en Morelia, y si bien hemos podido ver cintas memorables que estarán en lo mejor del próximo año en salas comerciales, como Birdman de Alejandro González Iñárritu, Whiplash de Damien Chazelle o la estupenda ucraniana The Tribe de  Myroslav Slaboshpytskiy, aún quedan conferencias encuentros, entrevistas, pero sobre todo mucho cine, el mejor. Estén pendientes a las claves de Forbes México sobre la décimo segunda edición del FICM.

Twitter: @Raika83

Correo: [email protected]

 

Siguientes artículos

verizon
Verizon reporta ganancias menores a las esperadas
Por

Sus ventas, en tanto, subieron un 4.3%, a 31,600 millones de dólares (mdd).   Reuters Verizon Communications Inc, l...