Las débiles finanzas públicas, el limitado acceso al financiamiento externo, la deuda pública y la poca representación en la Asamblea Legislativa son los retos que reducirán el margen de acción de la administración del presidente salvadoreño Nayib Bukele, indicó la calificadora de riesgos Moody´s.

Nayib Bukele recibe un país en número rojos, de acuerdo con el informe de coyuntura económica presentado por la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades), la deuda del Sector Público No Financiero (SPNF) ascendió a 18,712 millones de dólares a marzo de 2019.

La deuda pública de El Salvador alcanzó un 70.7% del Producto Interno Bruto (PIB) en 2018. “Este umbral supera lo recomendable para países de similar desarrollo”, destacó José Andrés Oliva investigador miembro de la Fusades.

El Fondo Monetario Internacional recomendó revisar las cargas impositivas y entre ellas destaca un alza al Impuesto al Valor Agregado (IVA), medida impopular que podría significar un recurso para el nuevo gobierno, el cual también tendrá que buscar acuerdos políticos para lograr el otorgamiento de nuevos préstamos o reformas tributarias.

La calificadora otorgó una calificación de “B3” a El Salvador con una perspectiva estable para la deuda salvadoreña, no obstante, también señaló que la calificación podría bajar si surgen confrontaciones políticas que restrinjan el acceso del gobierno a crédito de largo plazo, comprometiendo a su vez el refinanciamiento de deudas próximas a vencer.

Puedes leer: FMLN pide a Nayib Bukele los pormenores de las medidas económicas de su gobierno

De acuerdo con el informe de Moody´s, la deuda pública se mantendrá alta en los próximos años, aunque gozará de una relativa estabilidad gracias a las medidas de consolidación que se han adoptado.

La economía salvadoreña creció 2.5% en 2018, tasa que es ligeramente más alta que el 2.3% de 2017; el endeudamiento actual es de 70.7% del PIB en 2018.

El déficit fiscal pasó de 2.5% del PIB en 2017 a 2.7% en 2018 debido al aumento en el pago de los intereses de la deuda.

Para Moody´s, el riesgo político del país se mantiene alto debido a la reciente polarización política que comprometió los pagos de la deuda.

La calificadora reconoció que el ambiente de tensión se tranquilizó con la aprobación de la reforma de pensiones y del presupuesto de 2019 y expresó que “el riesgo político se mantendrá elevado hasta que se consoliden aún más los acuerdos legislativos, así como el historial de mejores relaciones políticas entre los principales interesados”.

Retos para el presidente Nayib Bukele

Bukele enfrentará restricciones como la insuficiente representación en la Asamblea Legislativa, contando con el 13% de los votos del congreso salvadoreño.

Mantener una buena relación con los partidos políticos será clave en el mandato de Bukele, “La capacidad de Bukele de gobernar dependerá de su habilidad para formar lazos con otros partidos y negociar con la oposición, en particular con Arena, quien posee 37 curules en la Asamblea”, añadió.

El partido que acompañó al presidente en la contienda electoral, GANA, alcanzaría hasta 24 votos si se logra formar alianzas con otros partidos; esta cifra se queda muy debajo de los 43 votos que se requieren para una mayoría simple y de los 56 necesarios para la mayoría calificada, esta ultima necesaria para aprobar deuda pública y reformar la Constitución de la República, por ejemplo, indicó la agencia.

El Salvador enfrenta compromisos financieros importantes; el próximo vencimiento de títulos de valores en diciembre de 2019 por 800 millones de dólares y el eurobono por 286.5 millones de dólares, el cual presenta la opción a los inversionistas de redimirlo anticipadamente en septiembre de 2019.

Además, el Déficit de Cuenta Corriente (DCC) fue 4.8% del PIB en 2018 (1.9% en 2017), explicado por un mayor gasto de consumo e inversión del sector privado, elevando su déficit a 2.1%.

El DCC indicó un aumento en las importaciones impulsadas por el petróleo que ascendieron a 375 millones de dólares (23.2%); mayores pagos de interés (6.1%), los cuales no lograron ser compensados por el mayor flujo de remesas (8.1%).

 

Siguientes artículos

Presidente electo de Panamá presenta a integrantes de su gabinete
Por

El ex vicepresidente de la República, Samuel Lewis Navarro, es el ministro designado de Asuntos de Canal.