¿Te imaginas observar el amanecer en lo alto de unas de las obras arquitectónicas más emblemáticas de la Ciudad de México? En la actualidad es posible disfrutar esta experiencia, gracias a una faceta inédita del Monumento a la Revolución Mexicana (MRM).

Al alba, bajo una luz distinta, podrás admirar la fascinante obra de Carlos Obregón Santacilia, pionero de la arquitectura moderna. Después, acceder a la Linternilla, el punto más alto del monumento. Desde ese mirador, ubicado a más 65.7 metros de altura, cobrarán protagonismo ante tus ojos sugerentes panorámicas de la capital mexicana mientras sale el sol.

Tras el espectáculo natural que muestra el esplendor la Plaza de la República, cuando la mañana despunta, tendrás la oportunidad de recorrer el inmueble en su totalidad y conocer las memorias que alberga en su estructura.

Amanecer

 

 

También podrás observar las manifestaciones de artes plurales ahí hospedados, como “La Revolución en el Cine” y la muestra “Bajo la mira; La Revolución de la NO violencia”, que invitan a la reflexión y desarrollo del pensamiento.

Esta experiencia denominada “Amanecer Monumental” comienza a las seis en punto de la mañana e incluye una reconfortante bebida caliente y un delicioso pan dulce para degustar mientras se recibe al nuevo día.

Una vivencia íntegra

Es, además, la ocasión perfecta para embarcarte en un viaje que fusiona el pasado con el presente. Los antecedentes de la valiosa edificación se remontan a los tiempos de Porfirio Díaz, quien encargó al arquitecto francés Émile Bénard el proyecto de lo que sería un suntuoso Palacio Legislativo.

La estructura original del llamado Salón de los Pasos Perdidos, cuya construcción comenzó en 1905, estuvo abandonada durante décadas hasta que en los años treinta Obregón Santacilia lo retomó para concebir el Monumento a la Revolución que fue decretado como mausoleo.

Amanecer

 

El carácter estético del MRM se define a través de rasgos que retoman el estilo Art Déco y se fusionan con elementos de la tradición escultórica y arquitectónica de las culturas antiguas de México. La colaboración del escultor Oliverio Martínez se aprecia en los conjuntos que coronan las cuatro columnas de la edificación, las cuales son una alegoría a la Independencia y las leyes de Reforma, Agraria y Obrera.

Imponente, desde cualquier perspectiva de la cual se le observe, la obra dedicada a la “Revolución de ayer, de hoy, de mañana, de siempre” vive otros tiempos. En un entorno renovado en el que se fusionan la expresiones contemporáneas del arte, la cultura y la vitalidad urbana.

Sé parte de esta experiencia integral. “Amanecer Monumental” se realiza únicamente dos domingos al mes en un horario de 5:50 a 8:00 am. El 4 y 28 de julio son fechas confirmadas al igual que 11 y 25 de agosto.

Te puede interesar: Hacienda Peña Pobre, hotel boutique donde convergen la historia y el lujo

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

 

Siguientes artículos

Gary Williams
Gary Williams, custodio de los secretos de la realeza y celebridades británicas
Por

Atender los requerimientos de la realeza, de primeros ministros, jefes de Estado y estrellas de cine es más complejo de...