“En adelante, Cartier no cesará de imaginar nuevas formas, con frecuencia audaces, a veces excéntricas, pero siempre refinadas”. Este bien podría haber sido el último deseo de Louis Cartier para el futuro de la alta relojería de su firma. Hoy, dos máquinas del tiempo consolidan su legado innovador: Drive e Hypnose.

La condesa de Hohenfelsen —esposa morganática del gran duque Pablo de Rusia y una de las clientas más importantes de Cartier— adquiere en 1908 un reloj de pulsera en oro amarillo, con 18 rubíes y correa de piel. Es el Tonneau, cuya esfera es una forma híbrida entre un rectángulo y una elipse. Aún se recuerdan los ecos de las conversaciones atraídas por el singular atrevimiento relojero.

A comienzos del siglo xx, Louis Cartier opinaba lo contrario que sus colegas. Para él la belleza de un reloj no dependía únicamente de la decoración joyera. El volumen, la silueta, las proporciones… Desde el principio se interesó por los ‘relojes con formas’, es decir, aquellos que rompían con la tradicional forma redonda. Tonneau en 1906, cuadrados a partir de 1908 y Tortue en 1912 son los primeros ejemplos de una relojería innovadora. ¿Los últimos? Dos ejemplos de savoir-faire completamente nuevos: los guardatiempos Drive e Hypnose.

PUBLICIDAD

La alta relojería de Cartier se caracteriza por su ambición. Han sido capaces de crear 43 movimientos en menos de diez años. Hoy, esta dinámica encuentra su expresión a través de la edición de relojes emblemáticos como el Astromystérieux, Esqueleto, Crash, Rotonde Tierra y Luna, etc. El denominador común es su historia y su habilidad para conjugar tiempo y estilo; presente, pasado y futuro; relojería y joyería; ciencia y emoción. “Desde hace más de 160 años, la alta relojería y la alta joyería escriben juntas la historia de Cartier”, afirman desde la maison.

El mejor ejemplo del encuentro entre estos dos universos son dos piezas únicas mostradas durante SIHH 2016: el reloj Dragon Mystérieux —un dragón que se retuerce sobre su eje vestido de oro blanco, un ópalo de fuego de forma cojín de 23.77 quilates, diamantes, coral, ónix, ojos de esmeraldas y calibre 9981 MC— y el reloj-colgante Tourbillon Misterioso —oro blanco, un zafiro de Ceilán de forma oval de 25.93 quilates, diamantes, zafiros, ónix y calibre 9463 MC—, un alarde de grandeza. Es la expresión máxima del intercambio creativo entre oficios. Los talleres de Cartier ven nacer año tras año objetos únicos que poseerán jeques, reyes, sultanes o millonarios anónimos.

Cartier es la firma que goza de mayor espacio dentro de SIHH. Sus numerosas creaciones relojeras se presentan año tras año en esta feria.

Cartier es la firma que goza de mayor espacio dentro de SIHH. Sus numerosas creaciones relojeras se presentan año tras año en esta feria.

Mientras paseamos por la feria de relojería más escandalosamente bella del mundo contemplamos la historia de la casa francesa contada a través de sus vitrinas: el Santos, un icono internacional que nace en 1904 cuando Louis Cartier concede al famoso aviador brasileño Alberto Santos Dumont el deseo de poder leer la hora durante el vuelo; o el Tank, una leyenda que ve la luz en 1917. Algunos años antes de su comercialización en 1919, el general Pershing recibió el primer prototipo como regalo.

Tank ha dado origen a múltiples variantes, sin que su fuerte identidad haya sido desnaturalizada. Al final de las vitrinas, el acceso al corazón de la firma en la feria: espacios enmoquetados donde el espíritu Cartier se palpa en cualquier rincón. El director de Style & Heritage de la maison, Pierre Rainero, se acomoda en un sofá entre presentación y presentación dedicada a los diferentes grupos de periodistas internacionales. Su mirada va directa a las fotografías de las dos estrellas. “Hypnose es diferente. Se basa en las reglas geométricas de pureza y simplicidad. Nuestro deseo fue jugar con la tradición. La forma oval está presente en la maison desde 1910.

Este reloj es una combinación de dos formas ovales. Es una pieza que descubres progresivamente, no es fácil de leer en un golpe de vista. Exuda misterio. En el caso de Drive no quisimos que tuviese referencias ni alusión alguna a otras formas anteriores. El punto de partida es un cuadrado. Esta es una manera de pensar ‘muy Cartier’. Algunos verán una forma de cojín, pero hay un pequeño ángulo en los bordes que no es redondo”, comenta con una sonrisa pícara mientras su mano señala el lugar preciso.

Rotonde de Cartier Astromystérieux Calibre 9462 MC. En la otra página dos de los cuatro modelos Drive lanzados en 2016.

Rotonde de Cartier Astromystérieux Calibre 9462 MC. En la otra página dos de los cuatro modelos Drive lanzados en 2016.

Carole Forestier, directora de Movimientos Cartier, no puede estar más de acuerdo. “Continuamos explorando nuevos terrenos. Es una nueva forma pero es un reloj Cartier 100%. Es la mezcla perfecta”. ¿En qué se inspira para crear nuevos movimientos? “En la historia de la maison. A veces mantenemos piezas históricas y creamos a partir de ellas modernizando las líneas. Lo difícil es saber si en cinco años eso en lo que estás trabajando creará una tendencia o no”. Carole lidera un equipo de 35 personas que consumen sus horas y segundos diarios en investigación y desarrollo. “Si incluyo cajas y brazaletes serían más de 100 personas que ahora mismo ya trabajan en los conceptos de 2019 y 2020. Estos relojes [señala las últimas novedades de SIHH 2016] para mí son el pasado”, y ríe. Paradójico. Periodistas y connoisseurs de todos los rincones del orbe asombrados ante máquinas portátiles futuristas y para ella son objetos del pasado.

Pero, ¿cómo se define la estrategia para un guardatiempo nuevo? Arnaud Carrez, director internacional de Marketing y Comunicación, afirma que trabajan en el target de clientes y el mix del marketing, como con cualquier otro objeto bajo el sello Cartier. “Para Drive pensamos en un hombre fuerte, con personalidad, elegante. Un reloj Cartier es un acto de independencia. Es una manera de mostrar el estilo que te diferencia. Y este reloj es exactamente eso”. Carrez, cuya carrera en la industria del lujo comenzó en México, afirma que el leitmotiv de 2016 fue la innovación. “Crear nuevas formas, nuevos diseños… una expresión libre, un estilo distintivo. Cartier es una casa libre, dinámica, audaz. Nos gusta encontrar nuevos desafíos. La colección de este año refleja este espíritu. Somos inventores de formas”.

Arnaud Carrez comenzó su trayectoria en el lujo en las oficinas de Cartier México. Vivió durante tres años y medio en nuestro país. Para él, Drive simboliza “el espíritu de la maison a niveles de estilo y elegancia. Es muy coherente con la gramática y lenguaje de Cartier”.

Arnaud Carrez comenzó su trayectoria en el lujo en las oficinas de Cartier México. Vivió durante tres años y medio en nuestro país. Para él, Drive simboliza “el espíritu de la maison a niveles de estilo y elegancia. Es muy coherente con la gramática y lenguaje de Cartier”.

Tanto Carole como él califican al comprador mexicano como ‘Cartier-lover’. “Evidentemente hay diferencias entre los países latinos y los no latinos: tamaños y formas, valoraciones de color, etc. Pero cuando creo una nueva pieza no pienso en el comprador. En Cartier creamos un objeto antes que nada. Cada año es distinto, este gira alrededor del savoir-faire de la alta relojería”. A pesar de los vaivenes con los que inició 2016, ambos son optimistas respecto al mercado del lujo. Sin embargo, Pierre es más preciso: “¿Estamos en un momento crucial para el lujo?

Creo que sí. Cada sector se rige por tendencias globales que le impactan. Cada acción implica una reacción. La tendencia que percibo más profunda es el individualismo, que no es un ‘yo no soy solidario’ sino la necesidad de expresar la propia personalidad. Si sólo tienes una vida y no la vives como quieres, la has perdido. No hay una segunda oportunidad. Esto se traduce en una tendencia. En lujo y creación esto va a favor de la originalidad, de alejarse de la ‘media’. Es muy estimulante en términos de creación. Y, creo, es la razón por la que el lujo es fuerte; tienes que ser original pero has de ser serio sobre ello. Ser creativo es un trabajo muy serio”.

37691

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

 

Siguientes artículos

El lugar con el que todos los amantes de la velocidad sueñan
Por

El Human Performance Center de Porsche en Atlanta es aquel sitio en el que los apasionados de los autos deportivos encue...