El boxeador mexicano Saúl “Canelo” Álvarez compró el modelo Urus de Lamborghini, considerado el SUV (vehículo deportivo utilitario, por su sigla en inglés) más veloz del mundo y valuado en 5 millones de pesos, aproximadamente, con lo cual está camioneta se convierte en el ‘nuevo juguete’ que ingresa a la colección de artículos de lujo del deportista.

La noticia de la compra se dio a conocer a través de las redes sociales de la empresa vendedora del auto, que subió a su cuenta de Instagram la fotografía del deportista posando a un lado de esta SUV de Lamborghini y sosteniendo en sus manos un letrero con la palabra “vendido”.

View this post on Instagram

PUBLICIDAD

Para un cliente muy especial👊🏼👊🏼🔥🔥@canelo fotografía por @caneloteam

A post shared by Ramírez Auto Sales 🚘 (@ramirezautosale) on

Las especificaciones técnicas de este vehículo demuestran que el Urus de Lamborghini puede alcanzar los 100 kilómetros en tan sólo 3.5 segundos, alcanzando una velocidad máxima de 305 kilómetros por hora; todo un monstruo de la velocidad que sólo pocos afortunados pueden tener en su cochera.

Los millonarios ingresos por sus peleas han dado al boxeador la oportunidad de estar rodeado de lujo a través de sus adquisiciones de artículos firmados por marcas millonarias, entre ellas, las de vehículos, de los cuales se ha hecho acreedor a diferentes modelos para su colección privada, como el súperdeportivo Aventador LP700-4 Roadster o la joya de su colección, un Brabus del cual sólo existen 200 modelos en el mundo y que alcanza un precio de 8.5 mdd.

Aquí un vistazo a la colección de automóviles de lujo del boxeador:

¿Sorprendido? Observa el video del Urus Lamborghini, un homenaje a la velocidad y el lujo hecho SUV.

Te puede interesar: BMW X7, la maquina de lujo se renueva

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

 

Siguientes artículos

Vertical taxi aéreo
Vertical Aerospace ofrecerá servicio de taxi aéreo antes de lo que imaginas
Por

El modelo ha superado la etapa de pruebas y está muy cerca de cambiar la forma en que nos transportamos.