Un cuervo negro anuncia la desgracia, pero no sabemos quién será su víctima. Todos aquí guardan secretos. Sólo una cosa es absoluta verdad: Alguien tiene que morir. Madrid se convierte en territorio de traiciones, amores y prisiones; el oscuro hogar para la más reciente producción del director mexicano Manolo Caro, tras firmar un contrato de exclusividad con Netflix.

Manolo Caro
Foto: Fernando Marroquín.

En su primera travesía por el género del melodrama, toca aristas que no son desconocidos en su trabajo. Pero, esta vez, el clásico humor que ha caracterizado su trayectoria muta hacia un desgarrador suspenso. Con un elenco de ensueño, la miniserie de tres episodios nos transporta a la España de 1954, escenario del régimen franquista, para contar una trágica historia.

“Sabía que debía reinventar mi carrera para que no se volviera repetitiva, y porque después de un éxito vienen muchas comparaciones”, contó Caro. “Si presentaba una comedia, sentía que iba a vivir en la sombra de La casa de las flores”.

Aunque no será la primera ni la última vez que se embarca para contar una narrativa LGBTQ+ y explorar la sexualidad a través de sus personajes, en esta ocasión adopta un formato distinto. Cecilia Suárez y Alejandro Speitzer vuelven a colaborar con el director, para protagonizar una historia de represión en una época notoriamente violenta para la homosexualidad.

Manolo Caro
PASO AL MELODRAMA. Alguien tiene que morir es una miniserie de tres episodios que nos transporta a la España de 1954, para contar una historia que aborda temas de inclusión. Esta producción marca el debut como actor del bailarín mexicano Isaac Hernández. Foto: Concha de la Rosa / Netflix.

“Es una temática y asignatura que tengo en mi vida: contar lo que han provocado las sociedades, en este caso, con una generación que está muy vulnerable. Una edad en la que estás descubriendo, como es el caso de estos jóvenes,” explica Caro.

“Es importante visibilizar los prejuicios para eliminarlos poco a poco y, desde el entretenimiento, normalizar, para ampliar la visión de las personas”Manolo Caro

La visita de un misterioso bailarín mexicano acompañando a Gabino, interpretado por Speitzer, levanta sospechas en una sociedad cerrada en su tradición. Abordando temáticas como la discriminación hacia los mexicanos y la complejidad del extranjero, el director coloca a su país en el centro del proyecto con sutiles detalles, como la musicalización, y sumando a la producción al bailarín mexicano Isaac Hernández.

“Al principio, su personaje no era bailarín, y me di cuenta de que tenía que darle una cualidad para traer al frente la complejidad de la historia. Di con el ballet, pensando en todos esos prejuicios que, hasta el día de hoy, siguen existiendo en la danza. La cereza del pastel fue llamarle a un amigo tan querido y a quien admiro demasiado, como lo es Isaac”.

Un escenario diferente

El bailarín Isaac Hernández creció buscando sentir la emoción de brincar en el aire y girar. Hace dos años se convirtió en el primer mexicano galardonado con el Prix Benois de la Danse. Desde el inicio de su trayectoria ha roto paradigmas, y ahora hace su debut en el mundo de las series, de la mano de Manolo Caro.

Isaac Hernández
Foto: Gorka Postiga.

“Fue importantísimo para mí, y lo considero como un regalo, la oportunidad de hacer un personaje que lleve a cuestionar y debatir estos temas otra vez”Isaac Hernández

Dibujando paralelos con los estereotipos a los que se enfrentó en su propia trayectoria profesional, con el personaje de Lázaro, a quien da vida en Alguien tiene que morir, Hernández se aventura por un nuevo escenario, acompañado de grandes estrellas.

“Pude descubrir un lado de mi interpretación con el que nunca había estado en contacto; es muy diferente a lo que hago”, afirmó. “Me dio seguridad ver la claridad de Manolo como director, para llevarme al punto de rescatar lo que necesitaba para la historia”.

A través de explosivas coreografías, Isaac eleva al personaje creado por el director a un nivel artístico diferente, sumando a una narrativa por sí misma detonadora de esa pasión que lo ha colocado entre los mejores bailarines del mundo, pero esta vez, desde un nuevo escenario.

Artículo originalmente publicado en la edición print Octubre-Noviembre 2020 de Forbes México

También te puede interesar: 

Isaac Hernández baila desde un escenario diferente para su primera serie de Netflix

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

 

Siguientes artículos

elecciones EEUU
Esta es la serie de Netflix que te ayudará a entender el proceso electoral de Estados Unidos
Por

‘El poder del voto, en pocas palabras’, es una producción narrada por Leonardo DiCaprio, Selena Gomez y John Legend que...