Un grupo de innovadores alemanes ha soñado el primer jet eléctrico con despegue y aterrizaje vertical del mundo, superando a Elon Musk.

Por: Kristin Tablang

Traducción: Elena Fernández

Jet2

Crédito: Lilium Aviation

El llamado “Jet Lilium” es un avión de dos pasajeros –concevido por un grupo de ingenieros y diseñadores aeroespaciales de la Universidad Técnica de Munich– que, parece ser, volverá a las pistas privadas y aeropuertos obsoletos con su habilidad para elevarse de y posarse sobre cualquier extensión que mida, por lo menos, 15×15 metros (como un techo o jardín trasero).

Planeado para ser más silencioso y más ecológicamente consciente que cualquier jet personal ordinario, la nave será fácil de operar debido a su sistema de control asistido por computadora, con pilotos de licencia que solamente requerirán de 20 horas de entrenamiento antes de sentarse a volarlo.

Jet3

Crédito: Lilium Aviation

Lilium alcanzará una velocidad máxima de 402 km/h –casi el doble de la velocidad promedio de un helicóptero– y viajará hasta 483 kilómetros en una sola carga. Gracias a sus capacidades de despegue y aterrizaje automático y a su motor redundante, batería y sistemas electrónicos, este avión en forma de huevo es, según se informa, más seguro de volar que un helicóptero.

Parcialmente fundado por la Unión Europea y respaldado por la Agencia Espacial Europea, Lilium Aviation planea lanzar esta embarcación futurista en enero del 2018, dependiendo de los resultados de un prototipo de viaje experimental programado para el próximo año.

Jet1

Crédito: Agencia Espacial Europea

(Todavía no hay noticias en cuanto al precio de este avión, pero cualquier individuo interesado puede suscribirse al website de la compañía para estar entre los primeros en enterarse de su precio oficial y fecha de lanzamiento).

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

 

Siguientes artículos

Elyx, el vodka insignia de las grandes ciudades
Por

El vodka ultra premium de la marca Absolut, creó una guía de bares y cocteles en la Ciudad de México inspirados en el sí...