Un recorrido de autos clásicos, de los años 20 y 30, por Campeche, Quintana Roo y Yucatán conforma el Rally Maya México, el cual fue patrocinado por segunda ocasión por Chopard.

Un trayecto de 1,400 kilómetros en 5 días por el sureste del país conjuntó más de 90 aficionados de los autos clásicos que no sólo se encuentran en México, sino que volaron desde ocho países distintos para disfrutar de la segunda edición de este evento. Los autos tienen por lo menos 40 años y deben tener el 90% de sus partes originales para unirse a esta travesía.

El culto por el automovilismo histórico distingue a la casa Chopard, pues la pasión por los autos antiguos del Sr. Karl-Friedrich Scheufele, co-presidente de la marca, se ha reflejado no sólo en su vasta colección de coches, sino también en la creación de piezas de relojería que los representen. De igual forma, la firma se ha conocido por ser la marca patrocinadora y cronometrador oficial de carreras icónicas como lo son la Mille Miglia en Italia y el Gran Prix de Mónaco.

 

Happy Diamond Rally Maya de Chopard

Happy Diamond Rally Maya de Chopard

 

Con motivo de este evento en particular, el lazo con el mundo automovilista se plasmó en dos creaciones exclusivas. En tema de Alta Relojería se presentó una edición limitada de su icónico modelo Mille Miglia y, para enamorar al público femenino, la casa joyera diseñó un pendiente con el símbolo de la carrera, mismo que pertenecerá a la colección Happy Diamonds.

Una meta sutil

El Happy Rally Pendant de edición limitada con el cual se celebra este tributo al automovilismo representa el estandarte de la carrera, el cual está inspirado en la velocidad y la cultura maya. Se trata del símbolo que los mayas utilizaban para honrar al Dios de los vientos y que ahora Chopard lo recrea con oro rosa y un detalle luminoso a través de un diamante móvil.

 

Mille Miglia Rally Maya de Chopard

Mille Miglia Rally Maya de Chopard

 

Un accesorio que evoca caballos de fuerza

Para esta edición del cronógrafo Mille Miglia Rally Maya se incluyó una escala taquimétrica en sus detalles. De igual forma la los números arábicos plasmados en la carátula negra se acompañaron por su correspondiente número maya.

Por otro lado, para rescatar la esencia del recorrido en el que se encuentran coches de carreras antiguos, la correa de caucho está grabado con la marca de un neumático de los años 60. De esta forma, la tecnología, la fuerza y la herencia mecánica se envuelven en la riqueza de esta ancestral cultura creando una sinergia inesperada.

Más información:

@Chopard

 

 

Siguientes artículos

Livorno, un sofisticado refugio para paladares exigentes
Por

Ya sea por la gastronomía italiana o el creativo diseño interior, la ubicación estratégica o los brillantes atardeceres...