Serenidad y bienestar absoluto. La filosofía holística de COMO Hotels and Resorts despliega sus encantos en la noctámbula playa de Miami.

 

 

Había una vez un niño que, en cada viaje familiar, curioseaba tras las puertas prohibidas de los hoteles para saber a dónde iba el camarero después de llevarse su plato medio vacío, o averiguar de dónde salían cada día nuevos y relucientes botes con gel y champú para el baño. Esta curiosidad le llevaría a ser director de hoteles en España, Alemania, Canadá y República Dominicana. Hoy, el niño inquieto ha encontrado un nuevo reto: renovar arquitectónicamente y dirigir un tranquilo oasis en la playa más nocturna de Miami, aunque suene contradictorio.

Javier Beneyto es el director general de Metropolitan by COMO, primer hotel de la cadena que abre en Estados Unidos y cuarto hotel urbano en el mundo. En su currículum figuran hoteles como Villa Magna (Madrid, España), un cinco estrellas gran lujo reconocido por los viajeros sibaritas. En 2012 la curiosidad le llevó a entrar en la familia COMO, grupo hotelero de Christina Ong –esposa de Ong Beng Seng, la quinceava persona más rica de Singapur con una fortuna de 1.8 billones de USD, según las estimaciones de esta revista– cuya filosofía de hospitalidad gira en torno al bienestar físico y espiritual. Todo empieza con los alimentos, sigue con cómo tratan al cuerpo, desde el Spa hasta los estímulos sensoriales que comunica la decoración, y termina por un trato humano genuino. Para ellos, el lujo es la salud y el bienestar. Y éstos siempre van a acompañados de una gran sonrisa. Auténtica.

La propiedad tiene historia. Fue diseñada en 1939 por el arquitecto americano Albert Anis y bautizada como Traymore Hotel. El estilo Art Déco es común a lo largo de Collins Avenue, pero la italiana Paola Navone ha dado un giro a la geometría del hotel vistiéndolo con una paleta neutra, concediendo al gris y verde menta el dominio de las 74 habitaciones. La terapia cromática hace efecto y las tensiones se disipan al franquear la puerta del hotel. Nada más acceder a nuestra suite el océano da la bienvenida y la calma se presenta como compañera de estadía. Nadie diría que dormimos frente a la arena de Miami Beach.

 

COMO Shambhala Urban Escape

Basa sus tratamientos en terapias asiáticas y utiliza ingredientes botánicos en sus productos cosméticos. Forbes probó la reflexología en Metropolitan by COMO Miami Beach. La técnica reconoce en el pie puntos conectados con órganos y funciones del cuerpo. A través de digitopresión –a veces un poco molesta, pero tolerable– se corrigen desequilibrios y se estimula la autoreparación del organismo.

Obligatorio: el Traymore Bar. Es el primer Gin Club de Miami Beach y las tónicas que mezclan con su carta de 30 ginebras –incluidas las marcas Genevieve, G’Vine y Bol Genever– no son fáciles de volver a degustar en otro lugar.

comohotels.com/metropolitanmiamibeach

@COMOHotels

 

Siguientes artículos

Luis Aduriz y Enrique Olvera se lanzan a la conquista de Cuba
Por

Los chefs Andoni Luis Aduriz y Enrique Olvera planean abrir un restaurante en La Habana, gracias a que la isla ha experi...