Se dice que el espumoso no nació en Champagne, que nació en el sur de Francia en la región de Limoux. A este tipo de vinos se les conoce como fermentados y siempre se han utilizado para celebrar las fechas importantes, en Forbes Life creamos de la mano del Sommelier Miguel Ángel Cooley una lista en la cual se encuentran los mejores fermentados para brindar en las fiestas decembrinas.  

En una cata en el restaurante Gloutonnerie tuvimos la oportunidad de probar 4 espumosos que sirven perfecto para brindar en estas fechas.

Bellavista Franciacorta

Bellavista   

PUBLICIDAD

Espumoso italiano de color amarillo paja con burbuja dispersa y adherencia media-alta, el olor envuelve a la nariz en el recuerdo a pan caliente y mantequilla mientras el sabor tiene muy buen cuerpo y un nivel de acidez perfecto, la burbuja explota en la boca. Es la máxima expresión de vinos espumosos de método tradicional.

Champagne Rose Ruinart

introduction-rose

Este francés proviene de la bodega más antigua de champagne y que, al mismo tiempo, presumen de ser los pioneros en producir vino rosado espumoso de la región.

Tiene un color salmón y un ribete rosado que marca su juventud, muy elegante gracias a su burbuja continua y es de densidad media. En nariz evoca a frutos rojos, durazno, flores como las rosas y la manzanilla, a minerales como tierra mojada y a especias dulces. En boca tiene buena acidez y la burbuja explota al tocar.

Cava Gramona III Lustros 2006

Cava Gramona III Lustros 2006

En España al espumoso se le conoce como el “Cava”, y al tener un clima mediterraneo la uva se consiente más.

Este elixir es de color amarillo canario y ribete grisáceo con una densidad media. En nariz se pueden percibir manzanas amarillas, flores, mantequilla, frutos secos, durazno, naranja intensificada, notas de pan y regaliz. En boca, la acidez es media alta y tiene un nivel de alcohol alto y burbuja que explota en boca.

Veuve Clicquot Demi Sec

1600_demi_sec2x

Este es un especial para postres, pues es mucho más dulce que un champagne regular.

Su color es amarillo/dorado, tiene un reflejo grisáceo que denota juventud, intensidad en las piernas y burbuja fina. En nariz se perciben flores, durazno, nueces, pan, lácteos, almendras y nardo. En boca es muy dulce, la burbuja está muy presente, tiene buen nivel de acidez, no cansa el paladar y presume notas de flores.

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

 

Siguientes artículos

La faceta invernal de la hotelería de lujo
Por

Robert Cheng, VP Marketing at The Peninsula Hotels, cuenta a Forbes Life cómo se transforma la industria hotelera de luj...