Por Joann Muller

Ford Motor anunció el miércoles pasados que recortará su alineación de sedanes tradicionales en Estados Unidos, excepto al venerable Mustang, despidiéndose de los Fusion, Focus, Fiesta y Taurus para enfocarse en duplicar su producción de camionetas y SUVs. (El Focus se mantendrá pero en forma de una crossover en el futuro).

“Ford se dio cuenta de que no puede ser todo para todos, y en el mercado actual eso podría estar bien”, dijo Jessica Caldwell, directora ejecutiva de análisis de la industria para Edmunds. “La clave del éxito se encuentra en dónde están sus clientes y dónde se encuentran sus puntos fuertes, y para Ford duplicar la apuesta en camionetas y SUVs podría ser justo lo que la marca necesita”.

Ford no está solo. Fiat Chrysler Automobiles ya mató el Dodge Dart y el Chrysler 200 para enfocarse en las camionetas Jeep y Ram, un segmento mucho más rentable. General Motors también ha estado reduciendo la producción de sedanes, eliminando un cambio en su fábrica en Lordstown, Ohio, que fabrica el Cruze. Los reportes dicen que el Chevrolet Sonic y el Impala también podrían ser eliminados, mientras que Cadillac está reorganizando su línea de lujo para enfocarse más en SUVs.

PUBLICIDAD

Lee también: Ford dejará de producir autos sedan Taurus, Fiesta y Fusion en EU

Los tres gigantes de Detroit dicen que simplemente están siguiendo las preferencias de los consumidores, que se han inclinado a favor de las SUVs y los crossovers. Y también están jugando con sus puntos fuertes: ninguno de los fabricantes de automóviles nacionales tenía una posición de liderazgo en el mercado de automóviles de pasajeros, por lo que podrían concentrarse allí donde tienen el mayor número de seguidores y mayores márgenes de ganancia.

La retirada de Detroit del mercado del sedán es una gran noticia para los jugadores extranjeros: Toyota, Honda, Nissan y Hyundai, el último de los cuales ha tenido problemas en Estados Unidos debido a su lentitud en responder al giro del mercado hacia los SUV. Con menos competencia, deberían poder subir los precios y sacar un poco más de ganancias a sus automóviles tradicionales.

Pero Caldwell no espera que sea fácil para los sobrevivientes. “Esto prepara el terreno para una batalla entre los jugadores restantes en el espacio del automóvil, dado que los pequeños SUV competitivos continuarán ingresando al mercado y proporcionarán una mayor competencia a los automóviles medianos y pequeños”.

Claro, el mercado del sedán se está reduciendo, pero sigue siendo un gran segmento de la industria en general y ninguno de esos fabricantes de automóviles asiáticos está renunciando a los automóviles. De hecho, Toyota está construyendo una nueva planta en Alabama para producir el sedán compacto Corolla.

Los sedanes de marcas japonesas se han mantenido bastante bien en los distribuidores de Estados Unidos. Hasta el momento, incluso cuando el mercado de automóviles de pasajeros cayó un 10.9% el año pasado. Toyota, por ejemplo, vendió 387,081 Camrys, solo 0.4% más que el año anterior. Las ventas de Honda Accord cayeron 6.5%, a 322,655, desde un año antes, pero eso se debe en parte a que Honda estaba cambiando a un modelo rediseñado para el año modelo 2018. Las ventas de Honda Civic en realidad aumentaron 2.8%, a 377,286 unidades.

Lee también: General Motors dejará de reportar sus ventas mensuales en EU

“Ya hemos visto que Toyota y Honda se han mantenido relativamente fuertes en ventas de automóviles mientras el mercado se ha mudado a vehículos utilitarios”, dijo Michelle Krebs, analista senior de Cox Automotive, la empresa matriz de AutoTrader y Kelley Blue Book. “Parecen ser las principales marcas de referencia, ya que las personas, un número menor de ellas, aún prefieren sedanes. Espero que esa tendencia continúe”.

Mientras tanto, GM, que registró una caída de 59% en los ingresos netos del primer trimestre, dice que no está cediendo completamente su participación en el mercado de automóviles a los competidores. La presidenta ejecutiva Mary Barra dijo a los analistas que las plataformas que GM diseñó en 2015 y 2016 para Chevrolet Cruze y Malibu no requerirán mucha inversión adicional, aparte de agregar características o actualizar el diseño. “Nos verán jugar muy eficientemente en ese segmento que todavía tiene oportunidad”, dijo.

Fuera de Estados Unidos, GM definitivamente no se da por vencido con los autos. A finales de 2019, GM lanzará la primera de una ola de 2 millones de autos pequeños nuevos para mercados globales como China y Sudamérica, y dice que serán rentables.

 

Siguientes artículos

Agenda Forbes | El fin de la renegociación del TLCAN podría estar a la puerta
Por

Esta semana se cumplirá el plazo para alcanzar un acuerdo sobre la modernización del pacto comercial y concluyen negocia...