En junio de 2006, Galia Moss se convirtió en la primera mexicana y latinoamericana en cruzar el océano Atlántico en solitario en un velero. Hoy es un ejemplo de cómo vencer el miedo y obstáculos para alcanzar un sueño.

 

 

Hola amigos lectores, me da mucho gusto que nos sigan leyendo cada semana. En esta ocasión les escribiré de Galia Moss, deportista, conferenciante y amiga de nuestra agencia desde hace casi cinco años.

PUBLICIDAD

Galia es de las personas que he tenido la fortuna disfrutar sus proyectos y travesías. Me declaro seguidor de sus blogs cuando está navegando y también verla en escena cuando narra el cómo “navegó su sueño”.

Es un placer el observar cómo el público la escucha atento mientras ella les contagia la motivación y forma en que alcanza su objetivo, hablando de sus retos, del diseño de su velero, de los climas durante sus travesías en alta mar, así como las tempestades y sus cambios de rumbo obligados; sus fallas técnicas, su entorno al navegar, el control del timón y la vela; de su sentido social como respuesta a sus metas logradas  y cómo para lograr estos proyectos obtiene el financiamiento necesario. Quien de ustedes después de leer esta historia, no podría decir si Galia puede: “¡Yo Puedo!”.

 

¿Quién es Galia?

Atleta desde los cinco años, comenzó su vida deportiva en la gimnasia olímpica; después de cumplir 10 años, representó al Distrito Federal en diversas competiciones y continuó su camino deportivo en el atletismo por dos años más.

Hizo natación, yoga y estudió cinco años composición musical, así como la carrera de piloto comercial de aviones mono-motor.

Fue cuando cumplió 24 años de edad que incursiona en el velerismo. A partir de entonces, su sueño fue el de cruzar el Atlántico a vela en solitario. Después de siete años tomando cursos teóricos y prácticos, compitiendo, transportando veleros, entrenando con los mejores veleristas de España y dos años tocando puertas para conseguir patrocinio, logró realizar su sueño.

Galia partió a Francia en busca de ser la primera latinoamericana en cruzar el Océano Atlántico en velero ella sola. Zarpó un mes de abril de España a Cancún en un trayecto que duró 41 días, con lo que se convirtió en la primera mexicana y latinoamericana en cruzar el océano Atlántico a vela en solitario.

Dicha cruzada tuvo además como propósito social el entregar una casa por cada cinco millas de travesía en alta mar, lo que al final representó un total de ochocientos hogares para familias de escasos recursos en Tamaulipas, Michoacán e Hidalgo.

El velero con el que se logró esta hazaña estaba equipado con una computadora que le permitía a Galia observar –vía satélite– los vientos durante su trayecto y tener comunicación con su equipo en tierra. También contaba con cámaras web, un desalinizador para poder tomar agua del mar, además de los alimentos suficientes para el viaje, durante el cual sólo tenía descansos de 20 minutos cada cuatro horas.

“Todas mis compañeras dicen que estoy loca, inclusive Paty Guerra y Nora Toledano, que cruzaron el Canal de la Mancha, dijeron que soy más valiente que ellas por hacer el recorrido sin nadie que me acompañara. El recorrido es similar al que en su tiempo llevó a cabo Cristóbal Colón, el cual realizó en tres meses, mientras que yo lo efectué en mes y medio, además, él llegó al Golfo de México y yo a la Rivera Maya”, comentó Galia.

Su velero fue bautizado como el “Más Mejor”, con 9.6 metros de largo, 3.2 de ancho y 13 metros de altura; es un velero “crucero regatero”, con una quilla de dos metros que permite la estabilidad de la embarcación.

En sus conferencias narra sobre su primera travesía en solitario transatlántica. Describe que en Francia tuvo que tramitar engorrosos permisos tanto para ella, como para su embarcación y sufrió todo tipo de contratiempos. El ánimo tuvo sus altibajos con tanto imponderable, pues el clima también estuvo en su contra para zarpar de puerto, pero gracias al apoyo de sus seres queridos, como el de su hermana, que siempre la apoyaba en los preparativos, le dieron la energía necesaria para seguir adelante con su proyecto.

Después de lágrimas, líos, retrasos y demás, llegó a España, donde el clima fue benigno y decidió iniciar su travesía en vez de Cádiz, desde Vigo, puerto al noroeste de ese país, en Galicia, a donde llegó el 12 de abril, teniendo en este viaje la oportunidad de probar el velero en mar, disfrutando de la compañía de delfines y de noches hermosas.

Ya en Vigo pudo hacer las compras para la travesía, contando con el apoyo de su hermana Alin, quien le hizo los menús y empacó los alimentos en bolsas para cada día. Logró partir un 22 de abril como estaba originalmente planeado.

En 2011, por segunda ocasión, cruzó el Atlántico, esta vez de Veracruz a Horta, Portugal. En este trayecto también se ofrecieron casas y se benefició a 708 niños con paquetes nutricionales durante dos años.

Su sueño logrado, dedicación y éxito, han sido inspiración para miles de personas que la siguieron, y en los últimos años para empresarios y ejecutivos por medio de sus conferencias motivacionales y el libro que escribió sobre su travesía, Navegando un Sueño.

Les dejamos esta entrevista que nuestro amigo Eddy Warman le hizo a Galia para que puedan conocerla más.

 

[youtube id=”-LYquugha6k” width=”620″ height=”360″]

 

 

 Galia y un servidor, compartimos este blog con el único interés de ¡ensanchar sus vidas!

 Luis Valls

 

 

Contacto:

www.speakersmexico.com

FB: speakers mexico

TW : @speakersmexico

Correo : [email protected]

 

 

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

China Mobile quiere vender iPhones
Por

La firma asiática busca lograr un acuerdo con Apple a fin de que su licencia 4G TD-LTE logre comercializar el teléfono i...