Gerardo Esquivel, economista que se asume de izquierda, será el segundo nombramiento para la Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) realizado por el nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Si bien es graduado de la licenciatura en Economía por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y cuenta con doctorado en la misma área por la Universidad de Harvard, es más identificado con El Colegio de México, donde realizó su maestría y desde 1998 ha sido profesor investigador, aunque actualmente cuenta con licencia.

De esta forma, cumple con el “requisito” que buscaba el equipo económico del gobierno electo para la nominación, pues el presidente electo no quería a un egresado del ITAM para tener más “equilibrio” en Banxico.

Esquivel fue un vocero para asuntos económicos en la campaña de López Obrador. Está casado con la futura secretaria de Economía, Graciela Márquez, y estaba hasta ayer perfilado para para ocupar el cargo de subsecretario de Egresos de la Secretaría de Hacienda, posición en la cual ha estado encargado de la elaboración del Presupuesto 2019.

En su perfil en Twitter, indica: “No se confundan, mi corazón late a la izquierda”. En 2015, fue coautor de un estudio de la organización no gubernamental Oxfam titulado “Desigualdad extrema en México”, que exploró la creciente riqueza del pequeño grupo de multimillonarios de México.

En un artículo de opinión publicado en el diario El Universal en 2016, Esquivel defendió con firmeza la independencia de Banxico, pero planteó la cuestión de si debería adoptar un doble mandato para fomentar el crecimiento además de mantener una inflación baja; asimismo, abogó por puntos de vista más diversos en la institución.

“Quizá lo que deberíamos empezar a preguntarnos es si no es tiempo de pasar a que el banco central tenga un objetivo dual (crecimiento e inflación) en lugar de un objetivo único (inflación), tal como ocurre en otros países como Estados Unidos”, escribió.

Esquivel citó también un artículo del economista Jonathan Heath abogando por “pluralidad de visiones y perspectivas sobre la economía” en la Junta de cinco miembros del banco central.

Heath fue anunciado en septiembre por el gobierno entrante como su carta para reemplazar a Manuel Ramos Francia en Banxico. Esquivel reemplazará a otro miembro, Roberto del Cueto, quien presentó su renuncia recientemente por motivos de salud con fecha efectiva para el 30 de noviembre.

Carlos Urzúa, próximo secretario de Hacienda, dijo a Reuters a principios de este año que el banco central debe preservar su objetivo único.

Heath es un economista con trayectoria en el sector privado reconocido que anteriormente era economista jefe del banco HSBC en México.

En septiembre, afirmó a Reuters que tenía una opinión “equilibrada” sobre la política monetaria. Ha criticado al gobierno saliente así como algunas de las políticas de López Obrador.

Lee también: Próximo gobierno tendría inicio sumamente difícil: Jonathan Heath

Ambas nominaciones deben ser aprobadas por el Senado, donde el partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena), de López Obrador, y sus aliados tienen mayoría.

Urzúa anunció el nombramiento de Esquivel en una conferencia de prensa que tenía como objetivo calmar a los inversionistas, luego de que el índice accionario de México S&P/BMV IPC cayó el lunes a su nivel más bajo en más de cuatro años y el peso se debilitó.

Urzúa dijo más tarde a Reuters que nombrará a Victoria Rodríguez Ceja, otra colaboradora cercana que trabajó con él anteriormente en el gobierno de la Ciudad de México, para sustituir a Esquivel.

 

Confían en independencia

Valeria Moy, directora de la organización México, ¿cómo vamos?, dijo que en términos generales la nominación de Esquivel no le parece mala noticia.

“Es un economista muy capaz, con todas las credenciales, aunque debo de decirlo: no creo que sea experto en política monetaria”, indicó.

Sobre si le preocupa que un hombre tan cercano a López Obrador esté en Banxico, dijo: “Creo que dentro de Banxico, la ideología juega un papel menos relevante que en la Secretaría de Hacienda. Además que por estar acotado por la función y autonomía de la institución, podría hacer un buen papel”.

“Lo que sí es curioso es el tema de por qué deja la subsecretaría de Egresos”, añadió.

Por otro lado, el anuncio sobre Esquivel fue bien recibido por los mercados, en los cuales bajó el nerviosismo ante la entrada del nuevo gobierno.

“La nominación de Esquivel es otro de los factores que ha apoyado la disminución en el nerviosismo por las políticas de la nueva administración, pues el mercado considera que su integración a la Junta de Gobierno no representa un riesgo para la política monetaria”, apuntó Gabriela Siller, directora de Análisis Económico Financiero de Banco BASE, en su reporte de esta mañana.

Con información de Reuters

Queremos un programa económico distinto pero exitoso: Esquivel

 

Siguientes artículos

brexit
Economía británica disminuirá 5.5% por Brexit, prevén expertos
Por

El informe del think tank 'The UK in a Changing Europe' apunta que, derivado de la salida de la Unión Europea, el PIB br...