Reuters.- La ratificación de la condena por corrupción al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva la semana pasada aplacó temores de inversionistas respecto a que el político izquierdista pueda ganar la elección este año en Brasil y puso el foco en México, donde otro personaje calificado de populista lidera las encuestas.

La bolsa brasileña ha encabezado las fuertes ganancias entre las latinoamericanas durante los últimos años, gracias a que el presidente Michel Temer logró aprobar leyes afines al mercado. Pero la perspectiva de un triunfo de Lula en los comicios de octubre –para los cuales lidera las encuestas de intención de voto– amenazaba el optimismo de los inversores.

Aunque Lula ha prometido continuar con su campaña, la decisión del miércoles le impide al exlíder sindical de 72 años de edad presentarse en las elecciones, pues la ley brasileña prohíbe la candidatura de aquellos con condenas ratificadas por una corte de apelaciones.

Lee también: Populismo, la mayor amenaza para CEOs en América Latina: PwC

PUBLICIDAD

En México, en tanto, las encuestas muestran al izquierdista Andrés Manuel López Obrador (AMLO) consolidando su ventaja camino a la elección presidencial de julio. Un sondeo mostró que tiene 32% de intención de voto, contra el 26% del conservador Ricardo Anaya.

A los inversionistas en México –la segunda mayor economía de América latina, detrás de Brasil– también les preocupa la posibilidad de que Estados Unidos abandone el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Will Pruett, gerente de cartera de Fidelity Investments, dijo que espera que Brasil prolongue su buen desempeño pues la condena a Lula incrementa la perspectiva de la victoria de un candidato de centro que podría continuar con las políticas y revisar el estatus de compañías estatales como Petrobras.

Mientras que en Brasil las acciones de los sectores financiero y de consumo masivo muestran valores atractivos, destacó Pruett, en México es difícil encontrar títulos baratos. “Con los potenciales shocks por el TLCAN y AMLO, no creo que la recompensa por riesgo valga la pena en este momento”, agregó.

No te pierdas: AMLO pide renegociar TLCAN tras elección; ‘nos va a tocar’, dice

Entre otros factores que inquietan a los inversionistas en México, López Obrador ha prometido revisar los contratos petroleros firmados por extranjeros desde las reformas de 2013-2014 que desmantelaron un monopolio de décadas de la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex).

“Si cumple y reabre cada contrato firmado con Pemex o que involucre otras formas de infraestructura, eso frena las cosas”, dijo el analista Roger Horn de mercados emergentes de SMBC Nikko. “Se necesita inversión extranjera para crecer”, agregó.

 

Boom latinoamericano

Las acciones latinoamericanas se han disparado un 75% desde comienzos de 2016, mientras que los precios de la deuda soberana han subido 25% en ese periodo, de acuerdo con un índice elaborado por JPMorgan.

México quedó a la zaga de Brasil durante ese periodo y la gestora de fondos de T. Rowe Price Verena Wachnitz cree que la combinación de López Obrador y las dudas por el TLCAN presionarán a las acciones mexicanas. “Ambos son factores potencialmente negativos para México”, señaló.

Te recomendamos: Inversionistas temen más al fin del TLCAN que a victoria de AMLO

Ella y otros inversionistas dicen que incluso ante la improbable circunstancia de que Lula pueda participar de la elección, sus posibilidades de ganar parecen más débiles que las de López Obrador, dado el sistema de votación de dos vueltas que hay en Brasil que hace más difícil que un candidato con una desaprobación alta pueda ganar en un balotaje.

“Tanto AMLO como Lula son candidatos con un piso alto y techos relativamente bajos en términos de intención de voto”, dijo Alejo Czerwonko, presidente de inversiones en mercados emergentes en UBS. “Esos candidatos pueden tener buen desempeño en sistemas de vuelta única, pero pueden enfrentarse a un difícil desafío en aquellos a dos vueltas”, explicó.

Sin embargo, él dice que los inversionistas deberían tener en cuenta el historial de pragmatismo de López Obrador cuando fue alcalde de Ciudad de México, cuando estableció alianzas con dirigentes empresariales para impulsar la aprobación de leyes.

El candidato de 64 años de edad ha prometido gastar más en las personas de la tercera edad, jóvenes y población rural para combatir la desigualdad, pero se ha mantenido al margen de una agenda de izquierda dura.

En tanto, el presidente saliente Enrique Peña Nieto ha impulsado la aprobación de cambios estructurales en energía, banca, régimen impositivo y competencia que deberían perdurar sin importar qué partido gane en las elecciones.

“Las reformas no van a revertirse”, dijo Mauro Roca, analista de deuda soberana latinoamericana en la administradora de fondos de TCW. “Como mucho habrá algún cambio en el ritmo y en la dirección de su implementación”, vaticinó.

 

Siguientes artículos

Sener conectará a BC a la red eléctrica nacional con 1,100 mdd
Por

La Secretaría de Energía realizará la primera licitación eléctrica para el desarrollo de redes de transmisión que interc...