Reuters.- Las monedas de la región cotizarían nuevamente esta semana bajo la influencia de las noticias sobre la guerra comercial entre Estados Unidos y China, que escaló la semana pasada y que mantiene nerviosos a los inversionistas.

Beijing usó el viernes un tono más agresivo en la pugna comercial y sugirió que reanudar las conversaciones entre las dos mayores economías del mundo no tendrá sentido a menos que Washington cambie el rumbo.

Las duras palabras coronan una semana en la que China anunció represalias arancelarias, luego de que funcionarios estadounidenses acusaron al país asiático de dar marcha atrás en las promesas hechas durante meses de conversaciones y de que el gobierno de Donald Trump asestó un golpe devastador contra una de las compañías más grandes y exitosas del gigante asiático.

Estados Unidos provocó el jueves la ira de Beijing al colocar al gigante de telecomunicaciones Huawei Technologies Co Ltd, una de las compañías chinas más exitosas, en una lista negra que podría complicar severamente la capacidad de la empresa de hacer negocios con firmas estadounidenses.

Con ese telón de fondo, el real brasileño se depreció el viernes un 1.62%, a 4,1019 unidades por dólar la venta, su menor nivel desde el 19 de septiembre. En la semana, la moneda se desvalorizó un 4% ante el billete verde.

El estancamiento en las negociaciones comerciales entre las dos mayores economías del mundo y los problemas en la articulación del Gobierno sobre la reforma a las pensiones, podrían seguir presionando a la moneda de la economía más grande de América Latina.

Mientras, el peso mexicano se desvalorizó el viernes ante el aumento de las tensiones comerciales y esta semana podría cotizar entre 19.00 pesos por dólar y 19.30 pesos por dólar, según un operador de una casa de cambios en la ciudad de Guadalajara.

El peso “va a seguir igual, con la misma tónica, a la expectativa de cualquier comentario sobre las negociaciones comerciales entre Estados Unidos y China”, afirmó el operador, agregando que a nivel local el mercado pondrá atención esta semana al informe de inflación de la primera quincena de mayo y a cifras sobre crecimiento económico.

El peso argentino, en tanto, oscilaría en torno a las 45 unidades por dólar en base a la regulación de liquidez impuesta desde el banco central (BCRA) con altas tasas de interés y operaciones cambiarias a futuro, dijeron operadores.

Gustavo Ber economista de la consultora Estudio Ber estimó que “durante junio se podría reanudar una mayor volatilidad (cambiaria) al ritmo de definiciones políticas (ante las elecciones presidenciales) que podrían acelerar la dolarización de extenderse a la vez el continuo retroceso en las reservas (del banco central)”.

 

Siguientes artículos

Wall Street cae por difícil negociación comercial entre EU y China
Por

Si bien los tres índices principales de Estados Unidos oscilaron entre ganancias y pérdidas durante gran parte de la ses...