Desafortunadamente, el no votar ayuda a un candidato sobre otro. De hecho, el abstencionismo es una estrategia electoral de partidos y algunos candidatos.

 

Comparto su decepción, estimados lectores, ante la oferta de candidatos, los mensajes de las campañas y el comportamiento de los partidos políticos, a pesar de, por lo menos, dos décadas de grandes esfuerzos de reformar el sistema electoral. Los recursos para las elecciones de este año podrían llegar a ascender a 37,000 millones de pesos (mdp), y en 2018 podríamos llegar a gastar en las elecciones alrededor de 50,000 mdp. ¡Increíble!

Pero a pesar de todos los recursos, todas las reformas, la transparencia, la tecnología y todas las expectativas, se eligen presidentes municipales como José Luis Abarca, de Iguala, investigados él y su esposa por participar en la desaparición forzada de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa. O, cómo explicar que fuera electo Fausto Vallejo para gobernar un estado en llamas como Michoacán, y aunque acabó renunciando por razones de “salud”, nos seguimos “deleitando” con videos de su hijo Rodrigo Vallejo “pisteando” con Servando Gómez La Tuta. Otra joya es Ángel Aguirre Rivero, quien también renunció al cargo de gobernador de Guerrero por presiones, más allá de la crítica que recibió por el pésimo manejo de la desaparición de los 43 estudiantes, pero parecería que todos olvidaron el manejo que le dieron él y su gobierno a cuando la tormenta Manuel pegaba en el estado de Guerrero. El gobernador Ángel Aguirre Rivero era el anfitrión de una cena mientras que Acapulco se inundaba.

PUBLICIDAD

¿Qué tal el caso de Hilario (Layín) Ramírez Villanueva?, de San Blas, Nayarit, quien le subió no una, sino dos veces la falda a una joven.

Es fácil culpar al sistema partidista que haya permitido que estos individuos fueran candidatos. Pero no podemos soslayar el hecho de que estos individuos llegaron al poder gracias al voto ciudadano.

Entonces, ante las opciones electorales, ¿qué debemos hacer?, ¿simple y llanamente no votar? Si no votamos, y sale electo un corrupto, un patán o un asesino, ¿entonces no cae en nosotros la responsabilidad? Desafortunadamente, el no votar ayuda a un candidato sobre otro. De hecho, el abstencionismo es una estrategia electoral de partidos y algunos candidatos.

Si uno de plano no está convencido por ninguno de los candidatos que aparece en la boleta, ¿qué hacer?

No salir a votar el 7 de junio no nos exime de nuestras responsabilidades. Activistas están promoviendo el voto en blanco o anular nuestro voto como una forma de cumplir con nuestras responsabilidades ciudadanas. Un voto en blanco es dejar una boleta electoral que podría aprovechar algún funcionario de casilla corrupto para favorecer a un candidato; por esta razón sería mejor anular el voto. Pero al igual que la estrategia de abstencionismo, con boletas en blanco o anulados, los partidos o candidatos que tengan la capacidad de movilizar el voto o su base también se benefician.

Para estas elecciones habría que tratar de votar por los candidatos menos malos, pero asegurar que el voto sea cruzado. También es importante identificar candidatos independientes que merezcan ganar, porque a corto plazo ellos jugarán un papel importante en todos los procesos electorales de aquí en adelante. Los candidatos independientes, por no tener un vínculo formal con un partido, podrán cuestionar mejor a la clase política, hacer ganar o perder a otro candidato, y ser la voz de conciencia y autoridad moral ante los que sustentan el poder.

Si México fuera un buque a punto de estrellarse contra un iceberg, ¿cuál líder político o social quisieras que fuera el capitán del barco?

Una de tus hijas te comunica: “Me voy a casar con el hijo de un candidato a un cargo de elección popular.” ¿Cuál de los candidatos preferirías que fuera tu consuegro?

Llegas al hospital porque te acaba de dar un infarto. Entre la neblina de tu inconciencia, ¿a cuál candidato o líder social quisieras tú como médico?

Si estuvieras a punto de morir y tuvieras que dejar a un hijo menor bajo la tutela de uno de los candidatos, ¿a cuál de ellos se lo dejarías?

Al responder algunas de estas interrogantes, ¿tu percepción se aclaró o se empañó? Este 7 de junio salgan a votar por lo menos peor. Es lo mejor para México.

 

Contacto:

Twitter: @Amsalazar

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Los 6 estudios cinematográficos más rentables de Hollywood
Por

El año pasado las casas productoras mostraron más creatividad a la hora de promover la rentabilidad que en las historias...