La energética IEnova y Comisión Federal de Electricidad firmaron un acuerdo de suspensión de plazos que permitirá a las partes continuar negociando la situación del gasoducto de 331 kilómetros Guaymas-El Oro.

Con ello, IEnova, una subsidiaria de la empresa energética estadounidense Sempra, ganó cuatro meses de respiro ante el cumplimiento de dos años de inactividad del gasoducto, cuyo tendido fue blanco de protestas por parte de comunidades indígenas de Sonora.

TAMBIÉN LEE: Juez niega amparo a tribu yaqui en contra de gasoducto leonino

En un comunicado enviado a la Bolsa mexicana de Valores, IEnova informó que “para evitar la terminación” del contrato, junto con la CFE acordó llevar “todas las acciones necesarias” para reiniciar la operación del gasoducto.

El gasoducto en conflicto cruza los estados de Sonora y Sinaloa y tras una inversión de 429 millones de dólares entró en operación en mayo de 2017, pero luego fue saboteado por la comunidad yaqui de Loma de Bácum, y dejó de operar en agosto de ese año

En febrero de 2019, el presidente Andrés Manuel López Obrador y el director general de CFE, Manuel Bartlett, calificaron al contrato de esta obra como “leonino”, por los cargos fijos pagados a la empresa privada. El gobierno solicitó un arbitraje y reclama un reembolso por 842 millones de dólares.

El mes pasado un juez negó a la tribu yaqui un amparo en contra del gasoducto tas considerar que IEnova sí había informado y realizado consultas al respecto.

El gasoducto cumple dos años sin operar este mes bajo la premisa de “causa mayor”, una de las cláusulas que ha criticado la actual administración y por la cual pidió el arbitraje.

TAMBIÉN LEE:

¿Qué pelea la CFE con las constructoras de los gasoductos ‘leoninos’?

 

Siguientes artículos

autos
John DeLorean reinventó el coche de los sueños, y luego lo destrozó
Por

DeLorean vendió a EU una visión de velocidad y lujo, pero mientras su creación alzó vuelo en ‘Volver al futuro’, en la v...