Bush, de 62 años, busca destacarse en el abarrotado terreno republicano para la nominación presidencial para las elecciones de noviembre del 2016.

 

El ex gobernador de Florida Jeb Bush prometió arreglar a un Washington disfuncional al comenzar su campaña el lunes por la nominación republicana  para las elecciones presidenciales del 2016, con un intento de despegarse de las sombras de los legados dejados en la Casa Blanca por su padre y su hermano.

PUBLICIDAD

Bush, de 62 años, busca destacarse en el abarrotado terreno republicano para la nominación presidencial para las elecciones de noviembre del 2016.

En un discurso en Miami en el que anunció su postulación, se presentó como una figura anti Washington con un espíritu dinámico.

“Sacaremos a Washington, la capital estática de este dinámico país, del negocio de causar problemas”, dijo Bush. “Sé que podemos arreglar esto. Porque lo he hecho”, agregó.

Bush realizó el anuncio en la Universidad Miami-Dade, una institución cuya población estudiantil multicultural fue elegida para enfatizar su compromiso con el intento de expandir el atractivo del Partido Republicano.

“No necesitamos otro presidente que solo tenga el cargo entre las élites consentidas de Washington. Necesitamos un presidente dispuesto a desafiar y desbaratar toda la cultura en nuestra capital”, agregó.

Al acto asistió su madre Barbara Bush, de 90 años. Los ex presidentes George H.W. Bush, su padre, y George W. Bush, su hermano, no concurrieron.

Ambos dejaron el cargo con bajos niveles de popularidad. El legado de su hermano es particularmente difícil por la invasión del 2003 a Irak y la crisis financiera que estalló hacia el final de su mandato.

Distanciarse de ambos, pero sin ser desleal a su familia, será difícil para Bush. Su logo de campaña “Jeb!” evita usar el apellido de la familia.

El discurso fue brevemente interrumpido por manifestantes a favor de la reforma inmigratoria y él respondió: “El próximo presidente aprobará una reforma inmigratoria significativa”.

Bush contaba con una ventaja temprana de votantes republicanos en los sondeos de opinión cuando comenzó a hablar de buscar el cargo en la Casa Blanca hace seis meses, pero eso ya se disipó.

Con su postulación, se suma así a los 10 republicanos que han anunciado su intención de competir.

Los demócratas se aseguraron ya de recordar a los votantes el legado de su hermano.

“Ya sabemos lo que esperar de un presidente Bush, porque ya lo hemos visto. Jeb Bush apoyó las desastrosas políticas económicas y externas de su hermano que nos hicieron más débiles en casa y en el extranjero”, dijo la representante Debbie Wasserman Schultz, líder del Comité Nacional Demócrata.

 

Siguientes artículos

BMV y Wall Street cierran a la baja; presionan Grecia y la Fed
Por

El índice IPC de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) cerró en los 44,395.76 puntos, una pérdida de 0.66%. El promedio ind...