Las empresas que dominan la faz de la Tierra presentan sus “sombras” de mil formas. Algunas disfrazadas de tiernas, otras buenas en verdad, nos dejan mensajes de su lado oscuro. Mientras observas, abraza la incongruencia humana (la sombra) y deja la hipocresía a un lado…

 

 

Un monstruo, mitad robot, que usa una máscara tosca mediante la cual respira artificialmente. Viste un atuendo negro de pies a cabeza. Voz profunda y ligeramente robótica. La fuerza (oscura) lo acompaña. Puede ahorcar y mover cosas a distancia con facilidad. Es la sombra que negamos, que reprimida vive dentro de nosotros y que cuando la vemos expresada en un antihéroe, despierta nuestra admiración. El adorable monstruo.

PUBLICIDAD

Es el lado oscuro, la llamada “sombra” de Carl Jung, el arquetipo que complementa al verdaderamente notable emprendedor, ejecutivo, artista. Sin Darth Vader no hay Star Wars, no hay explosión, no hay emoción, no hay láseres rojos. Podría faltar Luke Skywalker y ser Chewbacca o Han Solo el protagonista… pero Darth Vader, Darth Vader es insustituible. Como lo son El Padrino, Aníbal y otros contados villanos que secretamente deseamos que nunca mueran y que ganen al medroso bueno. Veamos cómo ser un verdadero Darth Vader digno de salir en Forbes:

1. Ponte el casco grande, la capa negra y no uses espada verde, usa la roja. Se llama peacocking (ponerse plumas de pavorreal). Richard Branson, el forajido, el antihéroe billonario. Observa su melena sansónica. Sus plumas (ideas y acciones) son brillantes y exageradas. Si bien recientemente su Opus Maius aeroespacial tuvo un triste accidente, eso no quita la brutal carrera que ha tenido con su bandera, que ya en sí misma implica un reto al que nos acostumbramos: Virgin (¿Virgen? ¿Así le pondrías a tu empresa?). Siempre reprobaba y abandonó la escuela a los 16, puso una empresa que no pagaba impuestos y pirateaba, su mamá casi pierde la casa al hipotecarla para pagar multas. Se le conoce por salir en fotografías completamente ajenas al hombre de negocios típico, peinadito y de traje, ya sea vestido de mujer sobrecargo, pintando con aerosol la pared o con una modelo de veintitantos montada en él mientras esquía (vigilado por su esposa).

2. Ve por todo, ambiciona un imperio interestelar. Jeff Bezos, el fundador de Amazon, fue un niño adoptado, como Steve Jobs (un comienzo especial per se). Empezando tempranamente con el comercio electrónico, arrasó con las grandes y estorbosas librerías que lloriqueaban hasta que murieron. Ahora va contra las editoriales tradicionales –gracias a Bezos me libré de ellas y ahora El libro negro de la persuasión es un best seller en Amazon–. Al igual que Vader, Jeff “ahorca” a la gente que no tiene su nivel al trabajar, reportándose frases que bien podrían ser diálogos de Star Wars: “¿Por qué estás desperdiciando mi vida?”, y “¿Eres perezoso o simplemente incompetente?” Fue el primero en usar información de compra sin permiso para aumentar las ventas; también le reclaman que permita comentarios negativos a los artículos que se venden. Él contesta: “Si tienen razón las críticas, cambia lo que haces; si crees que no, sé necio y sigue… los inventores tienen que permanecer con sus ideas aunque la gente las critique.” Dicen que es, quizás, el hombre más ambicioso del mundo. Su madre aún guarda un discurso escolar en que declara que quiere establecer estaciones espaciales. Su idea prevalece: Jeff tiene planes reales para su propia “Estrella de la Muerte” y flotilla espacial (Blue Origin).

3. Para poder decir “Luke, yo soy tu padre”, tendrás que chin…te a alguien. Steve Jobs y Bill Gates se robaron ideas uno a otro y de todos lados. Bill atrapó a IBM con un “inocuo” contrato millonario de un software que ni tenía y que compró después por unos pocos miles a un incauto, no sin antes robarle la idea de interfaz amigable (iconitos) a Jobs. Steve, a su vez, le robó esta idea a Xerox con todo y su primer mouse. Voraces ejemplos de Supervillanos hegemónicos, dignos de que Austin Powers luche contra ellos mientras lucubran cómo dominar al mundo desde una silla giratoria y con el meñique en su boca. Tú ambiciona ser mejor que ellos dos y no busques robar; mejor busca “inspirarte”, que es lo mismo pero diferente. Dirán: “¡Noooouuuu!”, pero ni modo.

Nota cómo las empresas que dominan la faz de la Tierra presentan sus “sombras” de mil formas. Algunas disfrazadas de tiernas, otras buenas en verdad, nos dejan mensajes de su oscuridad. Mientras observas, abraza la incongruencia humana (la sombra) y deja la hipocresía a un lado:

Coca-Cola… Sí, sí, sí… sé feliz, pero toma un refresco de aguas literalmente negras, lleno de azúcar, que dice coca, que viene de cocaína, y cola, que viene de cola. A mí me encanta.

Procter & Gamble… Usando un logo brujeril por 200 años y contaminando con envases de PET todo el mundo. Desde mi shampoo anticaída y anticaspa hasta mi pasta de dientes son P&G, y aunque los envases los ponga en la basura inorgánica, contaminan mucho desde su fabricación hasta su disposición final.

McDonald’s… “¡Mamá, mamá, cómprame una cajita feliz hecha de carne de vísceras y partes varias de res! Pero no me lleves con ese payaso, me da miedo.” Mi novia me enseñó a comer las pequeñas hamburguesas de 15 pesos porque tienen más sabor, me gustan mucho.

Telcel… Siendo los hombres más ricos del mundo, apoyamos a millones de mexicanos pobres vendiéndoles servicios de telefonía móvil más caros que los que tienen Estados Unidos y Alemania. Yo uso Telcel desde siempre.

Starbucks… Un commodity ultracaro con otro logo brujeril. Café de calidad regular, que pocas veces es del país y que pagan a precio bajo a agricultores para venderlo 1000% más caro. Estoy sentado en un casi cómodo sillón de ellos escribiendo esto.

Monsanto… que de santo no tiene nada por sus verduras y granos genéticamente modificados que no se sabe que lo son ni se saben sus efectos. ¿A poco crees que esa manzana perfecta o las naranjas de tu Jumex son orgánicas? ¿Y el tomate de tu sopa y el alimento del pollo que comiste hoy?

Google… Cualquier cosa, y me refiero a CUALQUIER COSA que hayas buscado sobre Google, permanece en la memoria de este dios de Internet. Él sabe quién eres, qué te gusta, qué compras, sabe más de ti que tú mismo. No tienes intimidad y dentro de poco tampoco voluntad. Me encanta todo lo que hace Google… su Gmail, en su Drive guardo toooodas mis fotos, ¡que las vean!, ¡total!

La verdad es dolorosa, pero pocos, muy pocos, poquísimos, son los emprendedores y empresas que son 100% buenos, limpios y puros. Hablo por mí, yo quisiera serlo, me esfuerzo, pero no lo soy, ¿tú lo eres? ¿[email protected]?

[youtube id=”9p-IKj_Jd4I” width=”620″ height=”360″]

No hagamos de la fuerza oscura nuestra enemiga. Mejor aprendamos a usar esa “sombra” de la que hablaba Carl Jung que todos tenemos y es inherente al ser humano:

“La sombra es un arquetipo que se compone de los instintos de sexo y vida. La sombra es parte de la mente inconsciente y se compone de las ideas reprimidas, deficiencias, debilidades, deseos e instintos.”
1. Se [email protected] ¿Acaso no es el principio de la ética según Kant? ¿Qué te encantaría hacer y crees que es “malo”? Piénsalo, tal vez no lo sea tanto. ¿Una sex shop? ¿Un libro de persuasión? ¿Un software adictivo? ¿Un blog de las 50 sombras de grey sobre vampiros promiscuos? Trata de no dañar (aunque el sólo hecho de existir daña el entorno), porque al final se te puede revertir, como el agua embotellada que compras que daña nuestro medio ambiente. Al menos ten una intención final buena; la pequeña intención puede hacer la gran diferencia.

“Este arquetipo es a menudo descrito como el lado oscuro de la psique; representa lo atroz, lo desconocido y el caos.”
2. Reconoce que sin caos no hay creación. ¿Crees que sin revoluciones y guerras atroces estaríamos aquí tan tranquilos sentados enfrente de nuestra computadora? ¿Por qué crees que la gente creativa parece desordenada? Lo nuevo y la innovación nacen del caos. No lo olvides: grandes empresas nacen de la necesidad, las ideas surgen en situaciones incómodas, la destrucción es necesaria. El economista Schumpeter le llamaba “destrucción creativa” (busca el concepto tú mismo en Wikipedia).

“La sombra puede aparecer en sueños o visiones y puede tomar una variedad de formas. Podría parecer como un monstruo, un dragón, un demonio, o alguna otra figura oscura o tabú.”
3. Ponle un logo, color o nombre dracónico.
Tu idea, tu empresa, tu vida debe tener un sello distintivo. Ya sabes las tres reglas de marketing: diferenciar, diferenciar y diferenciar. No seas aburrido y del montón. Qué mejor que pensar en un símbolo, nombre o color que sea casi-malo. Una manzana de Eva, una bebida negra, una película de magos y brujas, publicidad subliminal: “Por la compra de 4 neumáticos, sea cual sea tu SEXO, llévate GRATIS el cambio de aceite.” (Esfuérzate más que este ejemplo.)

“Estas situaciones latentes están presentes en todos nosotros, aunque la gente a veces niega este elemento de su propia mente y, en su lugar, lo proyecta en los demás.”
4. Usa tu sombra en vez de negarla.
Si criticas algo como malo, es porque tú tienes algo de eso que críticas. Es la parte oscura de lo oscuro. Creemos ser mejores que los demás. Reconoce eso que tienes atorado, ese Breaking Bad que permanece reprimido, y utilízalo creativamente. Libera a la bestia para domarla o te comerá por dentro. Es mejor crear algo con esa energía, sublímala en vez de esconderla (los abusos más graves a la humanidad nacen de negarla). Después piensa que eso que aparentemente es oscuro, al final puede traer un bien al que lo usa y a los demás. Piensa cómo lograrlo y déjate llevar, porque de todos modos, al final, Darth Vader salva a su hijo, mata al Emperador y se vuelve un espíritu bueno al lado de Obi-Wan… ¿Ves cómo la sombra no es tan mala?

May the force be with you, Lord Vader.

[youtube id=”R55e-uHQna0″ width=”620″ height=”360″]

“Hay sombras oscuras en la Tierra, pero las luces son más fuertes en el contraste”: Charles Dickens.

 

Epílogo

Justo al terminar este artículo descubrí que había perdido a mi perrito. Lo dejé salir al llegar enojado del trabajo y no me di cuenta. Toby tiene, o tenía, 16 años, mestizo, de pelo negro, pequeño en tamaño pero grande en decisión y personalidad. Era el líder de un grupo de perros pastor alemán; temerario, siempre enfrentaba rivales mucho más grandes que él, aun en el ocaso de su vida conmigo. Dudé en publicar este artículo porque pensé que inclusive estaba relacionado y que no debía hacerlo. Después me percaté que él es un Darth Vader digno de recordarse, porque a pesar de su personalidad dominante, era bueno, leal y mi mejor amigo. En este momento de dolor, trato de encontrarle a mi pérdida algún significado. Lo que encontré es que el llegar enojado a mi casa, me hizo no fijarme en él, y eso causó mi sufrimiento. En mi vida eso sucede a menudo y debo cambiarlo. En la parte II explicaré si encuentro alguna opción con más luz.

Este artículo es en honor a Toby, mi Darth Vader favorito. Espero encontrarte.

 alex

“El miedo es el camino hacia el lado oscuro. El miedo lleva a la ira, la ira lleva al odio, el odio lleva al sufrimiento. Percibo mucho miedo en ti”: Yoda.

 

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @Alex_Llantada

LinkedIn: Alejandro Llantada Toscano

Facebook: Alex Llantada

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

6 consejos para convertir la fiesta anual en oportunidad
Por

Una fiesta de negocios puede ser una estupenda oportunidad para sobresalir o un evento fatal en el que se puede tropezar...