La tecnología, tu mejor aliado o tu peor enemigo

Foto: Reuters

Las empresas deben destinar recursos para capacitar a sus ejecutivos para entender cuáles son los cambios exponenciales que podrían cambiar su industria y, de esta forma, volverse aliados de los cambios tecnológicos en vez de ser víctimas de ellos.

 

 

¿Cómo fue posible que Apple technology controle hoy gran parte de la industria musical? Algo inimaginable hace unos años para las poderosas disqueras. La industria de las películas en casa está siendo controlada cada día más por Netflix, algo que el poderoso Blockbuster nunca imaginó. Kodak quedó en quiebra en el 2012 principalmente por la cámara digital, invento que curiosamente ellos mismos inventaron, sin embargo no decidieron darle importancia. Sucesos tan radicales como esos suceden cuando se ignora el crecimiento exponencial de la tecnología.

Hay una tendencia que cada día es más relevante y que muchos hombres de negocios ignoran: esta es la “Ley de Moore”, que expresa que aproximadamente cada dos años se duplica el número de transistores en un circuito integrado. ¿Esto qué significa y porqué debería de importarle a un ejecutivo de negocios?

Básicamente esto significa que cada dos años las computadoras duplican su capacidad, lo que significan cambios exponenciales que pueden afectar drásticamente cualquier industria.

Por ejemplo, Michio Kaku, considerado el Albert Einstein de nuestros tiempos, comenta que la computadora de un iPhone es mucho más poderosa que las computadoras usadas en los 60 para hacer viajes a la Luna.

Peter Diamandis, fundador de los XPrizes, comenta que hoy una persona en África con un smartphone tiene acceso a mejor comunicación que Ronald Reagan cuando era presidente de EU, y si esta misma persona en África cuenta con acceso a Google, tiene acceso a más información que Bill Clinton cuando era presidente. Así de exponencial es la tecnología.

En las últimas décadas hemos pasado a una era de la digitalización de las industrias, por ejemplo:

  • Se digitalizó la música, pasamos de la música en vivo a los acetatos, CD, luego a iTunes y finalmente a Spotify.
  • Se digitalizó la industria del video y fotografía, pasamos de tomar fotos con una cámara Kodak que se revelaban, a fotos digitales que se guardan en Instagram y Facebook con prácticamente costo marginal de 0 de tomar una foto extra.
  • Se digitalizó la forma en la que los niños juegan, cada día es más común que los niños jueguen videojuegos, en vez de jugar en la calle.
  • Se ha digitalizado la forma de hacer negocios, pasamos de tener reuniones físicas a tener reuniones por Skype, de mandar cartas a mandar un email.
  • Entre muchos otros ejemplos

 

Por eso, es interesante y vital para los negocios pensar en: ¿Cuáles serán las próximas industrias que se digitalicen?

Expertos, como Ray Kurzwell, (considerado por Bill Gates el mejor futurólogo del mundo), y Peter Diamandis hablan de la digitalización de la medicina y el retail.

Tal vez esto suena muy alocado y futurista, pero hay que considerar que las impresoras 3D ya hoy en día están logrando imprimir cosas tan complejas como corazones y riñones de humano. Además, Nike hoy en día ya vende tenis deportivos impresos en 3D, por lo que no es tan alocado pensar en unos años en imprimir desde nuestra casa una camisa, unos pantalones o cualquier producto que hoy encontraríamos en una tienda departamental.

La industria del retail tendrá una revolución, pasaremos de la era de producción en masa, logística y almacenamiento a la era de la personalización, donde los consumidores tendremos la ropa que queramos en el color que queramos y la talla que queramos. Haciendo por lo tanto que el e-Commerce sea más y más relevante.

Por todos estos cambios es sumamente importante que las empresas destinen recursos para capacitar a sus ejecutivos para entender cuáles son los cambios exponenciales que podrían cambiar su industria y, de esta forma, volverse aliados de los cambios tecnológicos en vez de ser víctima de ellos.

 

 

Contacto:

Contacto: [email protected]

Página: www.video-garage.com

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.