Donald Trump prefiere tener una buena relación con México; sin embargo, no le importaría no tenerla con tal de “lograr un tratado comercial justo”.

En una sesión en La Casa Blanca con alrededor de 24 ejecutivos manufactureros de Estados Unidos, el mandatario también habló sobre la visita del secretario de Estado, Rex Tillerson y el secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, a México.

“Ahora mismo, Rex está en México. Le dije, ‘va a ser un viaje muy difícil’, porque tenemos que conseguir que México nos trate de manera justa. Va ser un viaje muy duro”, declaró el magnate durante ese encuentro.

Durante la reunión, mientras hablaba de su plan para deportar a México a inmigrantes ilegales, el jefe de la Casa Blanca también consideró que su secretario de Seguridad Nacional “está haciendo un gran trabajo en la frontera”, ya que Estados Unidos “está sacando a sujetos realmente malos a una velocidad que nadie había visto antes”

PUBLICIDAD

“Es una operación militar, porque si ves todo lo que ha permitido que entre este país, cuando ves la violencia de las pandillas, cuando lees sobre todas esas cosas, muchas de esas personas están aquí de manera ilegal”, agregó.

Los comentarios de Trump se dan en el marco de la visita que realizan Tillerson y Kelly a México para reunirse con diferentes secretarios del gobierno federal y para dar seguimiento a las conversaciones, luego de que las relaciones se tensarán cuando Trump asumió el poder en enero pasado.

Lee: Trump quiere deportar inmigrantes a México, aunque no sean mexicanos

Se prevé que los funcionarios estadounidenses se reúnan este jueves con los secretarios de Relaciones Exteriores, Luis videgaray; de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos; y de Marina, Vidal Francisco Soberón Sanz. Así como con personal de la Embajada de Estados Unidos en el país.

Se tiene previsto que hacia las 13 horas sostengan un breve encuentro con el presidente Enrique Peña Nieto.

Durante su visita, se discutirá la seguridad fronteriza, la cooperación policial y el comercio, entre otros temas. Y de acuerdo con el canciller mexicano “inevitablemente” se abordarán las nuevas disposiciones migratorias de Estados Unidos.

El martes pasado, el gobierno estadounidense dijo que planea considerar a casi todos los inmigrantes ilegales como sujetos a deportación, aunque dejará las protecciones vigentes para los inmigrantes conocidos como “dreamers” quienes llegaron al país cuando eran niños.

Lee también: México no aceptará nuevas medidas migratorias de EU: Videgaray

Las nuevas directrices migratorias del gobierno de Trump además de constituir un acto de “crueldad” contra las comunidades de inmigrantes, como las calificó el diario The Washington Post, representaría un problema más para México, ya que el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos pretende deportar a territorio azteca a los migrantes detenidos por la Patrulla Fronteriza, aunque no sean mexicanos.

Además, se dio a conocer que el departamento encabezado por Kelly ordenó a sus agencias fronterizas que los migrantes detenidos, aunque no sean mexicanos, sean devueltos a México, en lugar de retenerlos en EU.

Por otra parte, el mandatario norteamericano se reunió con cerca de dos decenas de presidentes ejecutivos de grandes empresas estadounidenses -entre ellas Dell, Ford, GE, Emerson Electric y Johnson & Johnson- y les comentó sobre su proyecto para que retornen a Estados Unidos varios millones de empleos.

 

Siguientes artículos

dolar-peso
Peso y bolsa ganan impulsados por minutas de la Fed
Por

El peso se apreciaba en sus primeras operaciones de este jueves a su mejor nivel en más de tres meses, luego de que las...