Cuando hablamos de protección y seguridad, no sólo nos referimos a un enfoque de salud o de los bienes en sí; es importante visualizar que cualquier empresa es susceptible a correr riesgos derivados de una mala decisión del líder de la organización o de sus consejeros. El o los estrategas, en el desempeño de sus funciones, tienen un riesgo implícito que recae en los activos de la compañía e incluso su propio patrimonio personal.

Como representantes de una empresa, pese a tener un equipo de trabajo que los respalda, el principal peligro que los funcionarios enfrentan es que durante su cargo se tomen decisiones erróneas que a la larga afecten el futuro de la compañía. Incluso una mala interpretación de un análisis o una gestión financiera errónea puede ocasionar reclamos de inversionistas o demandas de terceros por decisiones mal planteadas; aproximadamente el 80% de los juicios corporativos son por temas financieros.

En México el 50% de las compañías mexicanas que cotizan en los mercados de valores no cuentan con protección para sus empresarios a través de una póliza de seguro, principalmente por el desconocimiento de sus áreas de riesgo. Afortunadamente, este segmento va en crecimiento pues las empresas mexicanas empiezan a darse cuenta de que pueden transferir riesgos a una póliza de protección para directivos y funcionarios (D&O Directors and Officers).

En su capacidad ejecutiva, directivos y funcionarios, corren los mismos riesgos, aunque el porcentaje depende de factores como el tamaño, el giro y el sector, incluso, si se tienen operaciones locales o internacionales; en otros países por el tipo de leyes, los peligros son diferentes. Por ello un seguro ofrece ventajas como errores u omisiones del Consejo de Administración en representación de su función y que afecte a un tercero, bienes de las empresas y personales, gastos de defensa o legales, indemnizaciones por demandas, por mencionar algunas.

PUBLICIDAD

Actualmente, el crecimiento acelerado de las startups y Pymes, las vuelve más complejas y para ellas es más difícil tomar decisiones ante situaciones como acciones comerciales con un proveedor o la falta de pago a algún acreedor, que en ocasiones se vuelven improvisadas; hasta 2015 de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía en México existían aproximadamente 4 millones 15 mil unidades empresariales, de las cuales 99.8% son Pymes que generan 52% del Producto Interno Bruto (PIB) y 72% del empleo. Por lo que todavía se vuelve más relevante que estas empresas estén protegidas contra esa improvisación natural en la evolución de su negocio.

En países como España este tipo de protección es un commodity, en México hasta hace 10 años no se sabía de este tipo de pólizas; hoy en medio de la proliferación de Pymes mexicanas, el panorama es muy optimista. La concientización de que en cualquier tipo de mercado siempre hay riesgos para la organización, desde la más pequeña a la más grande, tiene mucha importancia; al mismo tiempo se convierte en una oportunidad para las aseguradoras de trabajar para ese potencial nicho, crear productos adaptados a sus necesidades y explicarles los motivos por los cuales se deben transferir riesgos que puedan poner en peligro su patrimonio.

Liderar una empresa siempre es un reto, compañía grande, pequeña, pública o privada, lo primordial es la tranquilidad de saber que, como cabeza de una organización, se está cubierto por errores u omisiones a través de una póliza que asuma los costos de diversas situaciones en las que pueda verse implicado personal o profesionalmente.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Página web: zurich.com.mx

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

bitcoin
Estonia pretende crear su propia criptomoneda nacional
Por

El país perteneciente a la Unión Europea abrió una convocatoria para la creación de la primera criptomoneda nacional a n...