Este jueves inició en Bruselas la reunión de dos días del Consejo Europeo, en donde los dirigentes de la región sostendrán conversaciones sobre las medidas que tomarán luego de la ocupación de Crimea, así como de la seguridad energética.

 

Reuters

BRUSELAS  – Líderes europeos mantendrán conversaciones críticas en una cumbre sobre cómo endurecer su postura frente a Rusia luego de la ocupación de Crimea, cómo apoyar la economía ucraniana y cómo reducir la dependencia del petróleo y gas ruso en los próximos años.

PUBLICIDAD

Los funcionarios europeos podrían sumar una docena de nombres a los 21 rusos y crimeos que figuran en una lista de personas afectadas por un congelamiento de activos y prohibiciones de viaje, en momentos en que el presidente Vladimir Putin celebra la anexión de Crimea a la Federación Rusia.

Pero según analistas y diplomáticos estas medidas no lograrán llamar la atención de Moscú, como sí lo harían sanciones financieras y comerciales.

En declaraciones realizadas antes de la cumbre, la canciller alemana, Angela Merkel, dijo que una discusión sobre sanciones financieras -a las que la UE se refiere como la fase tres de su respuesta- se dará en la reunión, pero que no se espera un acuerdo sobre el tema.

“La (cumbre) dejará claro que estamos listos en cualquier momento para introducir medidas de fase tres si hubiera un empeoramiento de la situación”, dijo Merkel en un discurso al Parlamento.

Fuerzas rusas tomaron el control de la península del Mar Negro a fines de febrero luego de protestas que destituyeron al presidente ucraniano Viktor Yanukovich, tras su decisión de desechar un acuerdo comercial con la UE en noviembre pasado y buscar vínculos más cercanos con Rusia.

Aun no habrá ‘fase tres’

Cuando los líderes de los 28 países miembros de la UE se reunieron por última vez el 6 de marzo, emitieron un comunicado diciendo que considerarían restricciones financieras -como el congelamiento de acuerdos comerciales y con compañías específicas- si hubiera “mayores medidas de la Federación Rusia para desestabilizar la situación en Ucrania”.

En ese momento, no estaba claro si las fuerzas en Crimea habían sido enviadas por Putin y si planeaba tomar la península.

Desde entonces, Moscú no sólo ocupó la región, sino que se celebró un referendo en el cual el 97 por ciento de los crimeos votaron a favor de separarse de Ucrania y Putin incorporó a Crimea y sus 2 millones de habitantes a Rusia.

En lugar de ver esos eventos como una justificación para avanzar a la siguiente fase de sanciones, la mayoría de los países miembros de la UE están inclinados a demorarla, dejando la fase tres para cualquier otro movimiento de fuerzas rusas en zonas del este de Ucrania.

“No hay apetito, no hay consenso para avanzar a la fase tres en este momento”, dijo un funcionario europeo que preparaba la cumbre.

El problema que Europa enfrenta es mantener su unidad. Mientras Rusia o Estados Unidos pueden actuar independientemente, la UE sólo puede tomar acciones con el acuerdo unánime de los 28 presidentes y primeros ministros.

Alemania, Gran Bretaña, Francia, Polonia y uno o dos países más están de acuerdo en la necesidad de responder vigorosamente a Rusia, potencialmente incluyendo sanciones financieras, pero la mayor parte del resto tiene sus reservas.

 

 

Siguientes artículos

Venta de casas usadas en EU cae al nivel más bajo desde 2012
Por

En febrero, las ventas de casas usadas bajaron un 0.4%, a una tasa anualizada de 4.60 millones de unidades, el nivel más...