Los ejes de la iniciativa para reformar al sistema financiero quedaron claros en la 76 Convención Bancaria, sin embargo, aún hay  algunos puntos que pondrán a prueba el diseño de la iniciativa.

 

El sector bancario espera que esta semana el presidente Enrique Peña anuncie por fin la reforma para el sistema financiero. Los principales representantes del gremio señalaron en la 76 convención de la Asociación de Bancos de México (ABM) que la banca está lista para implementar los cambios y abrir con eso la llave del crédito.

Mantener la estabilidad macroeconómica, crecimiento acelerado, tener una normatividad sólida, generar mejores condiciones para el otorgamiento de créditos y dotar de mayores facultades a la banca de desarrollo son los pilares que sostienen los 14 decretos que modificarán 28 leyes, según lo que se ha adelantado de la iniciativa.

PUBLICIDAD

Sin embargo, el proyecto aún debe responder a cuestiones retadoras. Forbes México conversó con especialistas acerca de los factores que deben ser abordados con mayor cuidado para evitar que se generen distorsiones en el sector. Así, conoce los tres desafíos principales de la reforma financiera:

 

1.La calidad de la demanda crediticia:

Desde hace algunos años, los bancos mexicanos han unificado sus discursos en un punto central: existe un nivel adecuado de capitalización y liquidez y hay las condiciones macroeconómicas para que los bancos otorguen mayores niveles de crédito.

El problema, según los propios bancos, surge en la calidad de la demanda. Javier Arrigunaga, nuevo presidente de la ABM explica que hay factores estructurales a corregirse para que el otorgamiento se genere de manera saludable, entre ellos, el crecimiento económico promedio y los niveles de informalidad.

Al respecto, Rony García, director de Auditoría del sistema  de Deloitte México, explica que es fundamental que la educación financiera se incluya como parte de la iniciativa de ley, para que los créditos sean usados de manera responsable y evitar un problema de sobreendeudamiento.

“Educar a la población para la explotación sana de un producto es crucial, si tú no tienes del otro lado a un usuario calificado , el producto que quieras distribuir no se podrá explotar a un nivel masificado que el banco pueda hacer negocio y se puede propiciar un sobreendeudamiento. El sobreendeudamiento dice que la oferta está ahí, pero que hay que enseñarle al usuario cómo funciona, si logras que lo entienda, tendrás a un cliente que puede tomar otros instrumentos, sólo así se generan círculos virtuosos”, explica.

Según cifras de la ABM, en México 8 de cada 10 líneas de crédito Pyme asignadas se quedan sin utilizar, lo cual indica que un mayor financiamiento empresarial deberá venir acompañado de esfuerzos en materia de cultura financiera, de lo contrario, existe el riesgo de generar distorsiones en el sector.

 

2. Informalidad:

En México, 59% de la población económicamente activa encuentra su principal fuente de ingresos en la economía informal, esto dificulta la expansión del sector financiero pues los trabajadores informales son descartados de manera inmediata para ser sujetos de crédito o de cuentas de depósito.

“El tema de la informalidad está relacionado con la baja bancarización, en la medida que haya más negocios formales habrá una mayor penetración crediticia, se puede generar un círculo virtuoso”, explica Óscar Ortiz, socio líder de la industria de Servicios Financieros de Deloitte.

Para Eduardo Coello, director general de Visa México, una mayor oferta de servicios financieros diseñados especialmente según las necesidades de los distintos segmentos puede apoyar no sólo la bancarización, sino también el combate a la informalidad.

“Los dispositivos que permiten convertir teléfonos celulares en terminales punto de venta son un ejemplo del potencial que existe para generar una oferta que promueva el uso de pagos electrónicos y con ello, mayores índices de formalidad”, expone.

 

3.Heterogeneidad:

La reforma financiera no sólo implicará cambios para bancos, también contempla modificaciones aplicables para las sociedades de inversión y Sofomes. A diferencia de la adopción de esquemas regulatorios como Basilea III, donde la pregunta principal era si todos los bancos podían afrontar el ratio de requerimientos, la reforma financiera deberá tener principios acordes a cada uno de los rubros del sistema financiero sin que este pierda solidez.

“Si lo que quieres fomentar es la sana competencia con una expectativa de baja de tasas, penetración de mercado y desarrollo de nuevas tecnologías se debe poner a todos los jugadores en cancha bajo las misas condiciones, porque ese desnivel puede afectar al sistema en conjunto. Es importante que se estudien todos los tipos de instituciones, que cada instuitución tenga sus reglas de juego, por ejemplo, una institución de banca de nicho puede tener un índice de capitalización distinto al de las instituciones de banca múltiple”, añade Rony García,  de Deloitte.

 

Siguientes artículos

¿Más ‘me gusta’ significan mayor sobrepeso?
Por

Un nuevo estudio, realizado en Estados Unidos, se apoya en los ‘me gusta’ en Facebook para averiguar la incidencia de so...