Para el exsecretario de Relaciones Exteriores y actual presidente del consejo de Altán Redes, Bernardo Sepúlveda Amor, el siguiente gobierno debe reposicionar la política exterior que décadas atrás identificó a México como un país mediador en los grandes conflictos regionales y globales.

“No se trata de una noción de liderazgo de México, me parece que esa no es la idea y ciertamente los demás países no aceptan que hayan liderazgos de ningún género. Más bien se trata de grandes temas en los que el país puede colaborar para hacer frente a los actuales desafíos”, comenta el excanciller.

Uno de los temas que para Bernardo Sepúlveda deben estar en la agenda de la siguiente administración es el cambio climático, al que el gobierno de Donald Trump no ha querido hacer frente y, por el contrario, se ha negado a colaborar, a pasar de que Estados Unidos genera 27% de las emisiones de CO2 en el mundo, según datos del Centro de Análisis de Información sobre Dióxido de Carbono.

“Se trata de un tema de agenda global —dice Bernardo Sepúlveda— y México debe hacer alianzas con otros Estados afines que estén dispuestos a luchar por esta importante causa”.

PUBLICIDAD

Un segundo tema a “abrazar”, como dice el especialista internacional, es el de la seguridad, que está vinculado al crimen organizado, la impunidad y la corrupción. “En este tema tenemos que identificar países que han padecido fenómenos semejantes al de México, pero que han logrado derrotar al crimen organizado. Pienso en países como Italia, que con una gran responsabilidad del sistema legal, y estrategia, logró derrotar la violencia extrema que las mafias generaban principalmente en el sur del país”.

También puedes leer: México requiere ayuda internacional para combatir corrupción: reporte

Bernardo Sepúlveda considera otro ejemplo en esta materia a España, donde recientemente el grupo terrorista ETA (Euskadi Ta Askatasuna) dio por terminada su lucha armada y pidió perdón a las víctimas de sus actos violentos.

El tema de seguridad internacional es de suma importancia, dice el exsecretario, porque hoy, por ejemplo, Centroamérica no pasa por un periodo de guerrillas como en los 70 u 80, pero sí por una ola de violencia generada por el crimen organizado, el narcotráfico, que se extiende hasta México.

“Hablamos de un crimen organizado transnacional que tiene lugar en Guatemala, Nicaragua, El Salvador y México, pero que como crimen organizado y poderoso es motivo de gran preocupación”.

Otro tema que a consideración del diplomático debe estar presente en la agenda exterior de México es el migratorio, pues así como preocupa al país lo que sucede con sus connacionales en Estados Unidos, es igualmente preocupante, menciona, las garantías que ofrecemos a los centroamericanos que atraviesan por el país en búsqueda de su propio ‘sueño americano’.

“No podemos victimizar a los que ya son víctimas en su propio país de la violencia. Hay que recordar que entre 1981 y 1982, cerca de 50,000 indígenas guatemaltecos se trasladaron a territorio nacional huyendo de la violencia. En ese entonces los acogimos con sentido humanitario. Ese mismo sentido debe ser recogido por las autoridades mexicanas para otorgar todo género de protección a los migrantes centroamericanos”, comenta el reconocido jurista.

Se estima que cada año más de 450,000 personas de Centroamérica cruzan México hacia Estados Unidos, según datos de la Organización Internacional para las Migraciones.

También puedes leer: Migrantes centroamericanos sopesan quedarse en México o arriesgarse en EU

 

Siguientes artículos

Las 4 aristas de la renuncia de Margarita Zavala
Por

El análisis numérico. El voto de las masas y la cultura machista. El beneficio de su salida para los demás y para ella....