Este domingo más de 7.6 millones de capitalinos están llamados a participar en la jornada electoral y, cómo ha estado sucediendo desde hace casi 20 años, se espera que en estos comicios más capitalinos voten que en el 2015.

De acuerdo con datos históricos del Instituto Electoral de la Ciudad de México (IECM), los ciudadanos de la capital responden más a la elección de la Jefatura de Gobierno, que coincide con la elección presidencial, que a los comicios intermedios, en los que suele renovarse al legislativo y a los responsables de las delegaciones (ahora alcaldías).

En la elección del 2000 –cuando el panista Vicente Fox rompió la hegemonía del PRI en la Presidencia y Andrés Manuel López Obrador refrendó en la capital al PRD–, la lista nominal contaba con más de 6.2 millones de personas, de los cuales 4.3 millones votaron, es decir, la participación fue de 69.86%, la cifra más alta en las seis votaciones desde que inicio el milenio hasta las últimas en 2015.

Por el contrario, tres años después, en 2003, sólo el 43.66% de los capitalinos participó en las elecciones intermedias y el porcentaje de votos nulos fue de 1.54%, por encima del 1.24% registrado en la votación del 2000. No obstante, está diferencia es más marcada en los comicios posteriores.

Para 2006, con Felipe Calderón dando continuidad al PAN en Los Pinos y Marcelo Ebrard haciendo lo propio para el PRD en el aún Distrito Federal, de los 7.09 millones capitalinos de la lista nominal el 67.24% votó (unos 4.7 millones), y dejando al voto nulo en unos de sus cifras más bajas en las seis elecciones consideradas en este comparativo, con 0.96%.

Pero tres años más tarde, el porcentaje de los votos invalidados subió hasta el 3.93% y el abstencionismo creció 25.7%, ya que de los 7 millones 320,170 votantes registrados en la lista nominal, sólo 3 millones 38,861 sufragaron y 287,994 anularon su voto.

Por último, para las elecciones de 2012 y 2015, la participación fue de 65.98 y 44.15%, respectivamente, lo que representa una diferencia de 21.83%.

Además, en los comicios que regresaron al PRI al poder a través de Enrique Peña Nieto y que renovaron el gobierno capitalino del PRD con Miguel Ángel Mancera, los porcentajes de votos nulos fue de  1.2% y 2.7%, más del doble en 2015 de lo que se registró en 2012.

 

Siguientes artículos

Esto es lo que necesitas para que tu voto cuente el 1 de julio
Por

Forbes México te prepara una lista de los pasos indispensables para que el próximo domingo tengas voz sobre quién te rep...