cintillo-2014

Un grupo de jóvenes mexicanos trabaja en una aplicación que permitirá establecer conversaciones en tiempo real sin la barrera del idioma, un proyecto que será lanzado comercialmente este año, y que ha despertado el interés de los inversionistas en Silicon Valley.

 

Hace un año, un grupo de jóvenes buscaban la forma de emprender tecnológicamente al estilo de Silicon Valley. Sin embargo, creían que la puesta en marcha de Facebook y Twitter limitaba su imaginación para crear una próxima startup. Pero alguien insinuó una idea que revelaría todo para ellos: “un amigo me dijo que aún no había podido ligar a una chica francesa, porque no conocía su idioma. Eso era lo que necesitábamos escuchar”, recuerda David Martín Ruiz, fundador de Biixa.

PUBLICIDAD

Así inició la historia de 5 universitarios que pusieron en marcha  una aplicación que derrumba la Torre de Babel, en dónde el idioma se vuelve el principal impedimento, en los tiempos modernos, para hacer negocios, y así establecer una conversación con personas de otros países, sin el impedimento de conocer otra lengua.

“Biixa es una plataforma de comunicación que través de mensajes escritos y de voz permite hacer una traducción de idiomas en tiempo real. Es como combinar el WhatsApp y  el radio de un teléfono a través de un algoritmo”, asegura Hiram Piña Valdés, programador y cofundador de Biixa.

En marzo de este año, la startup mexicana iniciará operaciones, y los inversionistas de Silicon Valley, en Estados Unidos, ya han mostrado su interés por sacar adelante este proyecto. Pero no es el único que les interesa a las empresas y fondos de inversión privados. Es tan sólo una de las empresas que nacieron durante 2013 en un municipio de Jalisco.

Actualmente, existen 110 proyectos de emprendedurismo seleccionados de entre 1,198 propuestas que se hicieron dentro del Reto Zapopan, un programa enfocado a impulsar y concretar ideas de negocio de jóvenes mexicanos.

“Nuestra apuesta es generar en Zapopan un distrito de la innovación a nivel nacional o, por qué no, a nivel internacional. Las bases de nuestro propio Silicon Valley”, asegura Paul Otero, director de Promoción Económica del municipio de Zapopan.

Conoce los planes de los jóvenes que encontraron su propio algoritmo para emprender y su paso por la justa de emprendedores que apuesta por convertirse en la cuna del emprendedurismo tecnológico en México.

 

Lenguaje de las ecuaciones

Para David Martín la idea de emprender se encontraba presente desde que tenía 19 años y arreglaba computadoras en las empresas de su localidad. Así que decidió encaminar su carrera profesional en el área de la ingeniería en Comunicaciones y Electrónica, carrera que estudió en la Universidad de Guanajuato. Espacio académico en donde nació Biixa hace más de un año.

Junto con su amigo Hiram Piña, egresado de la carrera de programación, empezaron con el desarrollo del prototipo que permite el intercambio de información sin la necesidad de conocer el idioma del interlocutor.

Pero los dos jóvenes se dieron cuenta que su trabajo no se constituiría como empresa sin el conocimiento de otros profesionales: “Nuestro lenguaje era sólo el de las ecuaciones y las integrales”, comenta David.

Así que se dieron a la tarea de constituir un equipo multidisciplinario que entendiera no sólo la programación y la electrónica, sino también la gestión empresarial y las artes digitales que le dieran una forma a su producto en el mercado.

Con su proyecto bajo el brazo, el grupo de jóvenes decidió concursar en un certamen de emprendedurismo para obtener financiamiento, el cual les enseñó el potencial de su aplicación, así como su primer fracaso como empresarios: “Los jueces no eligieron nuestro trabajo y nos regañaron por lo mal estructurado de nuestro plan de negocios, pero nos dijeron que había sido el más votado”, rememora Martín Ruiz.

 

Reto emprendedor

Los ánimos del equipo liderado por David no se vieron mermados por su primera prueba ante los potenciales inversionistas. Después de reestructurar su plan de negocios se dieron cuenta de que su proyecto valía la pena y debía buscar una segunda oportunidad.

El año pasado, David descubrió cuando navegaba por la red la convocatoria al Reto Zapopan que promueve el nacimiento de nuevas empresas en aquél municipio de Jalisco, a través del financiamiento, un espacio físico para desarrollar las ideas de los emprendedores, así como el acceso a una red de 100 consultores que ofrecen asesoría empresarial y la alianza con aceleradoras e incubadoras de negocio a nivel mundial.

“Zapopan, además, tiene presencia de 22 universidades y centros de desarrollo tecnológico, lo que nos permite ser unos jugadores importantes en temas de colaboración tripe élite con el sector académico y, desde finales de los años 90, nos ha permitido posicionarnos junto  a toda la zona metropolitana de Jalisco”, dice el director de promoción del municipio.

Sin embargo, los fundadores de Biixa no imaginaron que su proyecto tendría que enfrentar en el reto emprendedor a otras 1,198 ideas de negocio que fueron registradas en una primera etapa, y de los que posteriormente sólo quedaron 265 modelos de negocio de 20 estados de la República Mexicana y de otros países, como fueron Estados Unidos, España, Italia y Argentina.

Al final sólo 110 proyectos fueron beneficiados por el jurado para beneficiarse por los recursos que integran un fidecomiso de 50 millones de pesos de recursos municipales: Biixa se colocó en la lista de ganadores.

 

De Zapopan a Silicon Valley

 

Pero la aventura de Biixa no concluyó sólo con la mirada de los jueces mexicanos que pusieron a prueba su proyecto: el pasado jueves 12 de septiembre los integrantes de la empresa fueron elegidos junto con otras seis empresas del reto Zapopan para viajar  Slicon Valley.

En ese viaje, Biixa se convirtió en la compañía ganadora del Demo Day de Plug&Play, empresa de tecnología que invierte en startups.

Desde ese día los inversionistas estadounidenses no han dejado de llamar a los jóvenes mexicanos para saber los detalles de su nueva aplicación que se prevé sea lanzada este año para atender distintos idiomas, entre los que se encuentran inglés, chino español y portugués.

David de 26 años, sabe que los primeros clientes serán las empresas, pero también incorpora en sus planes la posibilidad de que esta aplicación se encuentre disponible para cualquier usuario pueda interactuar con otras personas en el mundo y cumplir el sueño de hacer amistad  con una chica, como fue la idea que dio origen a Biixa.

Hiram se emociona con lo que han logrado y cree que su aplicación puede ser una sorpresa este 2014: “Nosotros nos sorprendemos con lo que inventamos, así como lo hacen las personas que se interesan en nuestro proyecto. Creo que le estamos pegando a algo tan fuerte como un  WhatsApp o un Twitter que sea la plataforma internacional para hacer negocios”.

 

 

Siguientes artículos

10 preguntas que debes hacerle a tu jefe
Por

Conocer a quien reportamos directamente en el trabajo es clave para aumentar nuestro rendimiento y hacernos la vida más...