Juan Manuel Márquez es el amo y señor del ring, y lo corroboró al ser el mejor boxeador pagado del 2102.  Frente esa circunstancia, algunos boxeadores trazan una estrategia: doblar la ambición de promotores y ahorrar para el futuro.

 

Por Osvaldo Anaya Oliver

 

PUBLICIDAD

Con gorra y lentes oscuros, Juan Manuel Márquez llega al Gimnasio Romanza. Ya lo esperan colaboradores y fanáticos. Se reporta en la vetusta oficina de Nacho Beristáin, su mánager desde hace 19 años, aunque quien le calzó los guantes por primera vez, hace 26, es don Rafael Rojas.

Cuando se le dice que el enviado de Forbes desea sostener una conversación con él, entre risas, el boxeador mexicano mejor pagado de 2012 bromea: “¡Uy, yo no entro en esa revista, ahí nada más sale pura gente de billete!”

Pide que la charla se realice después de la sesión: “Primero lo que deja, después lo que apendeja”. Y a darle.

El valiente que hace de sparring para Juan Manuel Márquez se llama Ramsés Agatón, “El Faraón”. Al bajar del ring, resopla, se quita el protector de la cabeza y dice: “Pega bien duro. No sólo un golpe, ¡la combinación completa!”. Un hilillo de sangre que sale de su nariz confirma sus palabras.

Márquez se tomó muy en serio el entrenamiento para lo que fue su cuarto combate con Manny Pacquiao (a quien derrotó de contundente knockout en el sexto asalto durante su pelea del 8 de diciembre de 2012). Al margen del resultado, (inesperado para muchos), Márquez ganó por los cuatro combates con Pacquiao, 18 millones de dólares (mdd): 5 mdd por la tercera, 2 mdd por la segunda y 1 mdd por la primera. En la cuarta, su paga, de acuerdo con lo publicado por la prensa deportiva, fue de 10 millones. Todas, bolsas garantizadas sin contar su porcentaje del Pago por Evento.

Pacquiao, en tanto, ha engordado más su bolsillo. En la tercera pelea cobró 20 mdd y se esperaba que recibiera una suma parecida en la cuarta.

Este 2012 las ganancias de Márquez, sin contar porcentajes de Pago Por Evento y contratos de publicidad, ascenderán aproximadamente a 12 mdd, ya que en abril combatió con Fedchenko en la Arena Ciudad de México y recibió 2 millones. Es el mexicano que más dinero se ha llevado gracias a su buen oficio para mover los puños.

 

Inversiones…

 

Tras salir de la ducha, Márquez habla de dinero con cautela, tal y como es su estilo en el ring. Espera la palabra adecuada para el momento idóneo. A sus 39 años tiene experiencia acumulada arriba y abajo del ring.

 

–Me gustaría saber si es cierto eso que dicen: que justo al final de su carrera los boxeadores es cuando reciben las mejores pagas…

Depende del tipo de peleas y rivales. Cuando llegas a la etapa final de tu carrera, eso pasa. Depende de los promotores, de cómo te manejes en el medio. Conforme a las peleas, las bolsas. Depende de cómo te trate el promotor.

 

–La carrera de un boxeador no es muy larga. ¿Ya estás haciendo planes para invertir en tu patrimonio?

Es lo que uno busca como peleador. El box no dura toda la vida. De alguna manera buscas la forma de invertir tu dinero. En negocios que sean importantes. Que no se vayan a estancar. Que recuperes tu inversión, tu capital y que sigas produciendo. Eso es lo importante de saber hacer negocios.

 

– ¿En qué inviertes?

En bienes raíces. Me imagino formando una constructora. Eso nunca se deprecia. Como que en mi otra vida fui arquitecto, porque me gusta mucho. También podría poner una cadena de hoteles. Estoy en eso.

Fernando Beltrán Rendón estuvo detrás de las peleas Márquez-Pacquiao (8 de diciembre) y Arce-Donaire (15 de diciembre), con su empresa, Zanfer, asociada con Top Rank, de Bob Arum, y Televisión Azteca.En promedio, Zanfer promueve al año 70 funciones de box en México y Estados Unidos. Más de una por semanaFrancisco.

Fernando Beltrán explica cómo organizar una función que genera 80 mdd, entre la taquilla y los Pagos Por Evento: “Lo primero que tienes que hacer es concertar el encuentro. El matchmaker es muy importante, pues es con quien empieza tu planeación. Haces un business plan y, partiendo de esa base, se busca el mejor escenario. Si va a ser Pago Por Evento en Estados Unidos o por televisión abierta. La fortuna que tiene ese país, a diferencia de otros, es que se pueden ver las mejores funciones por televisión abierta”.

 

–¿Cómo es la relación contractual con el boxeador? ¿Le adelantas alguna cantidad?

Es muy variable. Cada peleador es muy particular. Actualmente los boxeadores son personas ya preparadas, que ya participan contigo como socios, cuando son Pagos Por Evento. Y tú como organizador eres el socio minoritario. Es una cosa curiosa, que poca gente conoce.

“Tienes al boxeador ‘A’, que es el atractivo, y al ‘B’, que es el oponente, al que contratas por una cantidad. El ‘A’ se convierte en tu socio. Después de gastos, ellos se llevan el mayor porcentaje de un Pago por Evento”.

 

–¿Eso es separado de la bolsa que se reporta en la Comisión de Nevada?

Muchas veces se reporta la garantía. Es una cifra importante y, regularmente, en la negociación, el boxeador siempre trata de irse con la cifra más alta. Si después hay más, pues qué bueno, pero ellos ya llevan una garantía. Eso los hace hombres de negocios.

Ahí no para la ruta del dinero. “La taquilla también juega, ya que cuando armas una función en Las Vegas siempre va involucrado un casino, que te garantiza entre 70 y 80% de lo que representa la taquilla. Y lógicamente los patrocinadores”.

 

Una peligrosa travesura

 

A pesar de que Jorge “El Travieso” Arce fue derrotado por el  filipino Nonito Donaire, la suma que se embolsó Arce fue de 1.5 mdd, la mejor paga en su vida.

“En la época actual los boxeadores somos más modernos. Tenemos inversiones. Yo tengo propiedades, rentas en Estados Unidos. Me podría retirar ahorita mismo sin ningún problema económico”. Dice Arce.

 

–Pero tienes muchos gastos de preparación…

Hay boxeadores que tienen equipos grandes. Yo traigo cinco personas. Preparador físico, doctor, manoplero, entrenador, nutriólogo. Pagas un equipo, les pagas a todos, pero es redituable porque tienes un mejor desempeño. En este nivel de boxeo no puedes escatimar.

 

–Me comentaban que los boxeadores son sus propios manejadores y quienes se llevan la mejor parte de las ganancias…

Claro. Antes no estaban preparados y era más fácil robarles. Ahora estamos mejor asesorados y hacemos mejores inversiones. Somos grandes empresarios.

Las leyendas urbanas en torno a la desenfrenada buena vida de los boxeadores mexicanos habrán quedado atrás y, con éstas, una en especial: la de Julio César Chávez, el boxeador que ganó varios millones: Según José Sulaimán, dirigente del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), entre 60 y 80 mdd.

El hecho es que sólo el Gran Campeón Mexicano sabe dónde quedó el efectivo. Se comenta que alguna vez le prestó 75,000 dólares a un cantante argentino de pelo rizado que tuvo mucha fama en México en los años ochenta. Nunca recuperó esa suma. Así se movía el boxeador sonorense.

“Muy pocos (ahorran), porque no tienen la educación y no tenían dinero cuando empezaron. Conforme progresaban en su vida profesional, se autoeducaron. Pero también les vinieron muchos amigos, como las abejas al panal. Les vinieron negocios donde los hicieron tontos. A uno de ellos le vendieron el Popocatépetl ¡y lo compró! (Víctor Rabanales). Pobrecito”, dice Sulaimán en sus oficinas de la Zona Rosa, en la zona centro de la Ciudad de México.

 

–Pero, ¿por qué no hay asesoría financiera a los boxeadores que están ganando mucho dinero?

Se han hecho muchos intentos, hasta de retirarles 20% de sus ingresos y depositarlos en un fideicomiso. No lo han aceptado. El peleador, como nunca tuvo dinero, ahora que lo tiene, lo tira en lo que él quiere. Hemos hecho cursos por escrito y se los mandamos. Desgraciadamente ni los managers hacen nada, porque no quieren meterse en problemas con el boxeador.

Sulaimán tiene su propia teoría de cómo circula el dinero en el boxeo: “En este momento no hay boxeo, si no hay TV. Es el apoyo financiero más grande que hay en el boxeo profesional. Las taquillas no significan ya nada. Son normalmente para los gastos menores de una promoción. Yo diría que 50% del ingreso de una pelea viene de la TV. Después, 40% viene de patrocinios y 10% de las entradas.

Como sea, los boxeadores afirman que en esta industria abundan los vivales. Juan Manuel Márquez acusa que, en su afán de invertir, alguien le birló 15 millones de pesos. Fue un mal negocio. Pero contraatacó, fiel a su esencia. Nada más que con abogados. El cazafortunas está tras las rejas.

 

Siguientes artículos

Mucho noise y pocas nueces
Por

“Siempre nos dicen que El Nicho Aural es algo importante, impresionante, increíble, único, y que algo genera en México....