El Pew Research Internet Project sondeó a 1,896 tecnólogos, futuristas y otros expertos acerca de su visión de cómo afectará a la humanidad para 2025 la llegada de los robots y la inteligencia artificial. Y los resultados no son alentadores.

 

Por Jeff Bercovici

 

PUBLICIDAD

¿Quieres que tus hijos tengan trabajo cuando crezcan? Enséñales a construir y programar robots.

Como parte de un importante proyecto en curso para echar un vistazo al futuro de Internet, el Pew Research Internet Project sondeó a 1,896 tecnólogos, futuristas y otros expertos acerca de su visión de cómo afectarán para 2025 los avances de la robótica y la inteligencia artificial (AI, por sus siglas en inglés) a la fuerza de trabajo humana.

Los resultados no fueron especialmente alentadores. Casi la mitad de los encuestados (48%) predijo que los robots y la AI desplazarán más empleos de los que crearán en la próxima década. Aunque esa cifra deja a una pequeña mayoría de optimistas que opina que el impacto de la tecnología sobre el empleo sea neutro o positivo, eso no es necesariamente motivo de confort: muchos expertos dijeron al Pew que esperan que los puestos de trabajo creados por el auge de las máquinas tendrán sueldos más bajos y menos seguros que los desplazados, ampliando la brecha entre ricos y pobres, mientras que otros dijeron que simplemente no creen que habrá evidencia de efectos del paso de los robots y la AI, para bien o para mal, para 2025.

Un punto de consenso: habrá abundantes puestos de trabajo para los ingenieros que trabajan con robots y dispositivos inteligentes. Para los menos inclinados tecnológicamente, es probable que las ocupaciones más seguras estén en los campos que requieren un toque humano —la supercomputadora Watson puede leer tus radiografías, pero no sustituir a tu psicoterapeuta— o en la producción artesanal de pequeños bienes, cuyo valor seguirá aumentando a medida que la tecnología se filtre en cada vez más ámbitos de nuestra vida.

Como Judith Donath, miembro del Centro Berkman de la Universidad de Harvard para Internet y Sociedad, dice:

“Las personas vivas, los vendedores, enfermeras, médicos, actores serán símbolos de lujo, la seda de la interacción humana en comparación con el poliéster de contacto humano simulado.”

Unas cuantas citas selectas extraídas del reporte:

Jamais Cascio, escritor y futurista especializado en posibles escenarios futuros:

“En 2025, los robots/AI (aunque probablemente no inteligencias autónomas autoconstruidas ‘auténticas’) comenzarán a convertirse en el ruido de fondo en la vida del día a día de las personas en el mundo postindustrial. Desde los taxis y recolectores de basura autónomos hasta los sistemas de servicios autónomos, las máquinas empezarán a existir en nuestro espacio social del mismo modo que los trabajadores humanos de bajos salarios (a menudo inmigrantes) hacen ahora: visibles pero fáciles de ignorar.”

Amy Webb, CEO de la firma de estrategia Webbmedia Group:

“Hay una preocupación general de que los robots se están empoderando. No estoy de acuerdo con que nuestras tecnologías emergentes desplazarán de forma permanente a la mayoría de la fuerza de trabajo, aunque yo diría que los trabajos se desplazarán a otros sectores. Ahora más que nunca se necesita un ejército de programadores con talento para ayudar a nuestro avance tecnológico, pero todavía necesitamos gente para empacar, montar, vender y hacer divulgación.”

Stowe Boyd, de GigaOM Research:

“Las parejas sexuales robóticas serán un lugar común, aunque también fuente del desprecio y división al igual que las selfies son hoy criticadas como un indicador de todo lo que está mal en el mundo.”

Justin Reich, del Berkman Center de Harvard:

“Habrá un mercado de trabajo en el sector de servicios para tareas no rutinarias que podrán realizarse indistintamente por casi todo el mundo —y que no pagarán un salario digno—, y habrá algunas nuevas oportunidades creadas para trabajo rutinario no complejo, pero las ganancias en este mercado de trabajo no serán compensadas ​​por las pérdidas en los puestos de trabajo de escalas media y baja. No estoy seguro de que los trabajos vayan a desaparecer por completo, a pesar de que luce como una posibilidad, sino que los puestos de trabajo que quedan tendrán un menor salario y serán menos seguros que los que existen ahora. El promedio se está moviendo hacia abajo.”

 

Siguientes artículos

EU congela pagos de deuda restructurada de Argentina
Por

El gobierno argentino advirtió el miércoles al Bank of New York Mellon que lo responsabilizaría por cualquier perjuicio...