Las expectativas de crecimiento en México son bastante buenas, aun comparadas con nuestros mejores años.

 

 

Finalmente se empieza a sentir que la economía mexicana comienza a tener un mejor comportamiento. El crecimiento en el primer semestre fue decepcionante, pues la economía sólo avanzó a tasa anualizada del 1.7%; sin embargo, al hacer un análisis más cuidadoso se observa que el segundo trimestre creció 1.05% de abril a junio, lo que equivale a un  4.2% a tasa anual. Los últimos dos trimestres se estima podrán estar arriba del 3.5% a tasa anual, por lo que según la Dirección de Análisis Económico del Grupo CI, el PIB en este año se incrementará 2.6%, ligeramente inferior a la estimación oficial del 2.7%.

PUBLICIDAD

 

Variables

Los datos que dio a conocer el gobierno federal para sustentar el presupuesto de egresos del año entrante, resaltan que la economía crecerá al 3.7%, y en esta ocasión la mayoría de los analistas coinciden en que es una cifra bastante realista; es más, muchos –como nosotros en CIEstrategias por Somoza Musi– pensamos que el resultado del 2015 estará ligeramente arriba del 4%. El resto de las variables citadas en el documento también hacen sentido: inflación convergiendo al 3%, contra la esperada este año de 3.9%; el rendimiento de los Cetes a 28 días con un ligero incremento, al pasar del 2.8% hoy al 3.5% el año entrante, lo cual es lógico ya que todo el mundo espera que en la segunda parte del 2015 las tasas de interés en los EE.UU. empiecen a subir.

 

Perspectivas

Las perspectivas son bastante buenas, aun comparadas con nuestros mejores años. Baste recordar que en una de las mejores épocas de nuestra historia económica, durante el “DESARROLLO ESTABILIZADOR” en los sesenta, México crecía al 6%, con una inflación menor al 3%, pero con un crecimiento de la población también al 3%, con lo cual éste se veía disminuido. Ahora, si logramos el 4% sostenido con inflación controlada, los efectos serían enormes, ya que la población únicamente crece al 1%.

 

Reformas

En el 2015 los resultados de las reformas aún no estarán presentes plenamente; esto sucederá hasta mediados del 2016, y eso es lo que debe dar continuidad al crecimiento. En el plan del gobierno destaca que podríamos alcanzar crecimientos permanentes del 5.2%, del 2017 en adelante, y por un periodo amplio. Esa condición será difícil de alcanzar, pero aún el 4% sostenido sería magnífico. Por lo pronto, las perspectivas en el corto y mediano plazo son halagüeñas.

 

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @CISomozaMusi

Página web: CIEstrategias por Somoza Musi

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

OMG, I ♥ texting
Por

Lo divertido del texting es usarlo, pero no hay que olvidar que no podemos inventar símbolos que otros no entiendan, pue...