Ante el paro de actividades en varios planteles de la Universidad Nacional Autónoma México (UNAM) como medida de presión para atender la violencia de género, las autoridades universitarias realizaron una serie de cambios a su legislación, como lo pide el primer punto del pliego petitorio de la mayoría de los planteles, sin embargo alumnas paristas han externado que las reformas son ambiguas y no atienden por completo el problema.

En la sesión del miércoles 13 de febrero, el Consejo Universitario de la UNAM modificó los los artículos 95 y 99 del Estatuto General en una sesión extraordinaria, al igual que adicionó la fracción VII al artículo 95, el cual refiere: “La comisión de cualquier acto de violencia y en particular de violencia de género que vulnere o limite los derechos humanos y la integridad de las personas que forman parte de la comunidad universitaria”.

Sin embargo, las estudiantes paristas de la Facultad de Filosofía y Letras (FFyL) externaron que el órgano colegiado omitió su propuesta de también modificar el artículo 98, el cual refiere sobre las sanciones que pueden imponerse en los casos que no tengan expresamente señalada una pena. De igual manera en la propuesta del Consejo Técnico de la FFyL se sugieren la implementación del Protocolo de Atención a Casos de Violencia de Género y los Lineamientos Generales de Igualdad de Género de la UNAM.

En cuanto al artículo 99, referente a la integración del Tribunal Universitario, el consejo adicionó tres vocales permanentes: un investigador/a de mayor antigüedad del Consejo Interno del Instituto de Investigaciones Jurídicas; un docente de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Acatlán y uno de la FES Aragón, ambos designados por el Consejo Técnico correspondiente.

“Cuestionamos la propuesta de paridad de género del Consejo Universitario, pues si da pie a la participación de las mujeres en el Tribunal Universitario, deja de lado la propuesta del Consejo Técnico de la FFyL para la integración del Tribunal Especializado en violencia de género, que tendría total incidencia en el ordenamiento de sanciones toando en cuenta distintos puntos del caso o denuncia”, detallaron las alumnas en un comunicado.

UNAM-paro

Comunicado de las Mujeres Organizadas de la FFyL de la UNAM.

Respecto a la fracción VII del artículo 95, las Mujeres Organizadas de la FFyL expresaron que la clasificación “cualquier tipo de violencia” que se lee en el párrafo adicionado es un término ambiguo que abre la puerta a la criminalización de la protesta, al igual que opaca las especificidades estructurales y sistemáticas de la violencia de género.

Luego de que la semana pasada más de 15 planteles de la UNAM detuvieron sus de labores, en los últimos días varios de ellos han retomado a sus clases, pero no así en las preparatorias 3, 5 y 9; el CCH Sur y oriente; así como en las facultades de Filosofía y Letras; de Artes y Diseño; de Ciencias Políticas y Sociales; y de Psicología.

Colectivos vs violencia de género

Al menos 15 colectivos de alumnas, a nivel bachillerato y superior, se pronunciaron en favor de la modificación los artículos 95, 98 y 99 del Estatuto General de la UNAM, para así reconocer la violencia de género como una falta grave en la legislación universitaria, ya que el actual proceso de denuncia es inservible e insuficiente, de acuerdo a un comunicado firmado por dichos grupos.

Aunque cada plantel tiene un pliego petitorio diferente, con demandas específicas, la mayoría coincide exigir dicha modificación legislativa, darle seguimiento y acompañamiento a las investigaciones por acoso y violencia de género, impulsar planes de estudios, talleres y capacitaciones con perspectiva de género, la creación de un comité tripartita, así como no estigmatizar, criminalizar ni generar represalias contra el movimiento feminista.

En el caso del colectivo Mujeres Organizadas FFyL piden la destitución del secretario general de la UNAM Leonardo Lomelí Vanegas, así como de la titular de la Oficina de la Abogacía General, Mónica González Contró; la creación una unidad de atención a la violencia de género en la Facultad de Filosofía y Letras (FFyL), así como una disculpa pública a la familia de Mariela “D”, estudiante de la institución.

Entre las peticiones de las Mujeres Organizadas Facultad de Psicología está el reconocimiento institucional de un incremento a la violencia de género; la no reelección del actual director, Germán Palafox Palafox, así como botones de pánico y un protocolo de actuación en materia de violencia de género.

Lee también: Graue prioriza lucha contra el acoso sexual en la UNAM

En algunos de los puntos del pliego petitorio de la Facultad de Arte y Diseño se encuentra realizar un registro de sancionados por violencia de género en dicha institución, seguridad por parte de vigilancia UNAM a las afueras de las instalaciones, así como una disculpa del director Gerardo García Luna Martínez por haber invalidado la organización.

unam-paro-violencia

Alumnos del CCH Azcapotzalco se manifiestan en dirección a rectoría. / Foto: Arturo Ordaz.

No lograrán desestabilizarnos: Graue

Luego de que más de 10 planteles se unieran al paro de actividades, el rector de la UNAM, Enrique Graue, refirió el jueves 6 de febrero en conferencia sobre dos aspectos antagónicos de este movimiento: “la demanda por las soluciones prontas y universitarias, y la violencia que solo quiere generar más violencia”.

“En una cara de la moneda están los universitarios y las universitarias con sus comunidades que se expresaron y optaron por acciones y propuestas; en la otra cara, la de la provocación por intereses ajenos, que mostró la imposición por voluntades, sinrazones, insultos y destrucción”, afirmó, luego de que un grupo de encapuchados causó destrozos en la torre de rectoría dos días antes.

Expresó que en relación a las universitarias que buscan la vía institucional, las autoridades están en la construcción de una nueva universidad, pero en el caso de “aquellos que buscan desestabilizar, no lo conseguirán”.

Los cambios estructurales están en proceso, afirmó, como la ampliación del consejo universitario con perspectiva de género; la creación de un organismo autónomo de la rectoría que atienda los casos de violencia de género; el reglamento para ampliar la defensoría de los derechos universitarios; así como cursos y material para divulgar la educación de género; y la canalización correspondiente para crear asignaturas con perspectiva de género.

En su conferencia matutina del 5 de febrero, el presidente Andrés Manuel López Obrador les pidió a las autoridades universitarias y a los demandantes a retomar el diálogo y a no caer en provocaciones, sin embargo señaló que en el movimiento había injerencia de otros intereses.

“Hay mano negra, siempre hay quien mueve la cuna y hay que lamparearlos para que no anden en los sótanos”, aseveró el mandatario.

Autoridades encubren acusadores: López Betancourt

Cuando una escuela entra en paro de actividades y no se resuelve el problema es símbolo de ineptitud e incapacidad de quienes dirigen la misma, señaló  en un comunicado Eduardo López Betancourt, presidente del tribunal universitario.

“Ya varias instituciones educativas de la UNAM llevan muchos meses en paro y es el caso que tal fenómeno no debe prolongarse y de inmediato debe darse preferencia a la reanudación de actividades y someter a juicios justos a quienes son señalados como acosadores o provocadores de las diversas agresiones que se dan en el ámbito escolar”, señaló

Además de señalar un incremento en el caso hacia las mujeres, López Betancourt externó que los profesores de dicha casa de estudios “cotidianamente reciben la protección de directores de escuelas y facultades”, así como en el caso de sindicatos que velan por “malos docentes”.

unam-paro-acoso

La Facultad de Ciencias Políticas y Sociales en paro de labores indefinido. / Foto: Arturo Ordaz.

“Es el momento del cambio, de darle al Tribunal Universitario la respetabilidad que teóricamente tiene pero que en la práctica ha sido un órgano “ninguneado” por las propias autoridades de la UNAM”, señaló el funcionario universitario.

Te puede interesar: Las protestas en la UNAM y su horizonte incierto

El acoso en la UNAM está sin control y las autoridades no tiene voluntad para combatirlo, insistió en su comunicado del 5 de diciembre, donde reveló que en 2019 se han revisado 254 casos en el Tribunal Universitario, entre los que figuran denuncias por violación; además que el Consejo Universitario ha resuelto 243 casos y se han impuesto 189 sanciones, que van desde la suspensión temporal hasta la destitución.

Señaló que el Tribunal Universitario tiene protocolos para atender situaciones, pero carece de recursos materiales y humanos, además que pocos casos llegan a la instancia, ya que los directivos persuaden a los alumnos con tal de que las quejas no lleguen a las autoridades competentes.

Comunidad UNAM

El cese de actividades ha afectado a algunos alumnos, sobre todo a los que cursan los últimos semestres de la carrera y quienes realizan trámites, aunado a que en la FFyL no se pudo terminar el semestre completo, detallaron estudiantes de séptimo semestres de esta facultad a Forbes México.

“La suspensión de clases ha sido consecuencia de ineptitud de las autoridades para resolver las exigencias de las compañeras organizadas y que benefician a toda la comunidad”, refirió una alumna que prefiere mantenerse en el anonimato.

“Muchos alumnos no estamos de acuerdo con un paro indefinido, pues muchos solo lo agarran como excusa para más vacaciones”, indicó un alumno de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, pero aseguró que su plantel sufre de insuficiencia presupuestaria, inseguridad y acoso, lo cual no es atendido por las autoridades.

Para el caso de Rodrigo Martínez, alumno de la Facultad de Arte y Diseño, el paro de actividades es un método “caduco”, aunque está de acuerdo con su modalidad indefinida para provocar que las autoridades resuelvan las exigencias con mayor eficacia.

“Apoyo totalmente el paro y creo que a pesar de que las actividades se detienen y no favorecen a todos, se debe realizar y de allí enlazar otros métodos de exigencia con una calidad de respuestas”, indicó.

Ciudad Universitaria (UNAM) / Foto: Reuters

Aún con los intentos por deslegitimar el movimiento, afirmó una estudiante de prepa 3, todavía hay razones fuertes por las cuales seguir en pie con ello, ya que esta medida no es un fin sino un medio.

“Claro que me gustaría regresar a clases lo más pronto posible, pero me gustaría más sentirme segura en el lugar que considero como mi segunda casa”, explicó de manera anónima.

Iztel y Carmen, estudiantes de la Facultad de Psicología, aseguran que este movimiento no es propio de la UNAM, sino del país y Latinoamérica.

Lee también: Alumno de la UNAM, primer procesado por Ley Olimpia

Admitieron que en un inicio el movimiento pudo verse desorganizado, pero esto fue en la búsqueda de un método para que sean escuchadas y no ignoradas, debido a que las autoridades universitarias no les han resuelto de manera eficaz.

“El objetivo de este movimiento se puede ver un poco mermado por las acciones que han tomado las chicas feministas radicales, pero lo importante es que las que forman parte de este movimiento y las autoridades lleguen a una negociación”, detallaron.

La lucha podría realizarse desde las aulas, pero se ha demostrado que ni ahí las mujeres están seguras ahí, ya que están “obligadas a ser guiadas por un posible agresor”, delinearon.

 

Siguientes artículos

Coronavirus
Vuelven mexicanos tras cuarentena en Francia por Coronavirus
Por

El embajador de México en Francia indicó que los mexicanos cumplieron con los protocolos sanitarios establecidos por las...