La presión constante en la rentabilidad que generan la intensa competencia, la mezcla de ingresos de menor margen, la incertidumbre en torno a cambios regulatorios en los mercados clave, y los riesgos asociados con estrategias de crecimiento que implican expansión hacia nuevos mercados, tales como Europa propiciaron que Moody’s asignara perspectiva negativa a las calificaciones de América Móvil y Teléfonos de México.

En un comunicado, la agencia calificadora afirmó las calificaciones de largo plazo A2/Aaa.mx y de corto plazo en Escala Nacional de México de MX-1 de América Móvil y Teléfonos de México (A3/Aaa.mx).

A su favor, las empresas de Slim reportan una generación estable de flujo de efectivo libre positivo y su base de ingresos multi-regional, aunadas a su extensa y moderna infraestructura para dar soporte a sus posiciones competitivas.

“Las calificaciones se benefician de las políticas financieras relativamente conservadoras de América Móvil”, señala.

PUBLICIDAD

Moody’s considera que el compromiso expresado por América Móvil con su nivel de calificación y su disposición para explorar distintas opciones para conservar su estructura de capital y apalancamiento están en línea con el objetivo dado a conocer públicamente de permanecer dentro del rango de deuda neta a apalancamiento EBITDA de 1.5 veces.

Aunque Moody’s espera que la compañía maneje prudentemente las distribuciones a sus accionistas para conservar sus indicadores crediticios de flujo de efectivo, especialmente si persisten las presiones adicionales de margen, puede sostener su apalancamiento neto por arriba de 1.5 veces por un período de tiempo más prolongado; actualmente está en 1.8 veces.

La firma explica que no es posible un alza de las calificaciones de América Móvil debido a que su nivel es el más alto comparado con calificaciones en Escala Nacional de México.

Por otro lado, la calificadora advierte que las notas podrían bajar si las operaciones o el desempeño financiero de la compañía experimentan una mayor presión debido a cambios competitivos o regulatorios a manera que los márgenes EBITDA caigan por debajo de 30% o el apalancamiento permanezca por arriba de 2.0 veces de manera sostenida, o si la compañía no muestra una tendencia de des apalancamiento durante los próximos doce meses.

“Si América Móvil realiza grandes adquisiciones financiadas con deuda, o continúa pagando importantes retornos de capital a sus accionistas a manera de ocasionar un flujo de efectivo libre negativo, las calificaciones también podrían bajar.  Un deterioro importante de la liquidez de la compañía también generaría presión en las calificaciones”, señala.

La afirmación de las calificaciones de Telmex está soportada por las ventajas competitivas y operativas que deriva de su posición de líder de mercado, su extensa red de línea fija, la creciente demanda de datos y los beneficios del apoyo implícito de América Móvil.

Sin embargo, la calificadora explica que hay poco margen de mejora pues hay factores específicos de la industria que limitan el crecimiento y la rentabilidad de las empresas, incluyendo una reducción de los ingresos de voz y las mayores presiones competitivas tanto en el sector residencial como en el de negocios.

“Las iniciativas regulatorias también han limitado el crecimiento con la restricción para participar en el mercado de televisión de paga y la eliminación de las tarifas de larga distancia”, señala.

Aunque la deuda bruta de Telmex ha bajado gradualmente a partir de 2012, el apalancamiento bruto de la compañía, con los ajustes de Moody’s, incrementó a 2.6 veces en los últimos doce meses a septiembre de 2015 (de 2.4 veces al cierre de 2014), lo que refleja principalmente la reducción en la generación EBITDA.

 

Siguientes artículos

Economía mexicana
Gobierno capitalino invierte 500 mdp en autobuses con tecnología Euro V
Por

El jefe de gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, comentó que se adquirirán entre 190 y 210 vehículos nuevos.