Las calificadoras Fitch Ratings  y Moody’s advirtieron que la llegada de un gobierno liderado por Donald Trump aumenta la incertidumbre económica en México ante su cercanía económica con Estados Unidos.

En un comunicado, Fitch Ratings recordó que durante su campaña, Donald Trump hizo declaraciones en apoyo de un mayor proteccionismo comercial (incluyendo la posible renegociación o terminación del TLCAN), el bloqueo de las remesas de los trabajadores y la construcción de un muro a lo largo del frontera.

“La probabilidad y viabilidad de seguir estas políticas no está clara. Pero el llegada de Trump aumenta la incertidumbre económica en México”, dice el comunicado de Fitch.

También puedes leer: Economía mexicana crecerá menos en 2016 y 2017: Fitch

PUBLICIDAD

México envía más de 80% de sus exportaciones a Estados Unidos. También es el principal proveedor de las entradas de inversión extranjera directa a México. Recibe alrededor de 2% del PIB en remesas anuales de trabajadores, principalmente de los Estados Unidos. Cualquier golpe a las exportaciones y remesas probablemente incremente el déficit de cuenta corriente moderado (2.8% del PIB en 2015) de México.

En octubre, la calificadora Fitch estimó que el Producto Interno Bruto (PIB) de la nación que gobierna Enrique Peña Nieto será de 2% para este año y 2.6% para el próximo, una caída ante su última proyección de 2.4% para 2016 y 2.8% para 2017.

Por su parte el analista soberano senior de Moody’s, Jaime Reusche, también ve como algo negativo la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca.

“Aunque la dirección política de la administración de Trump no está aún clara, cualquier cambio que interrumpa materialmente el comercio o los flujos financieros sería negativo para México. Las exportaciones a los Estados Unidos representan más del 20% del PIB de México. El país también sería vulnerable a una desaceleración de la inversión extranjera directa de los Estados Unidos. Los esfuerzos del gobierno para consolidar su presupuesto podrían verse comprometidos si estos riesgos se materializan”, dijo Reusche.

El 9 de septiembre, el gobierno de Enrique Peña Nieto entregó el proyecto de Presupuesto 2017 al Congreso mexicano para su aprobación. Éste busca un superávit presupuestario primario del 0.4% del Producto Interno Bruto (PIB)  para el 2017, el primer0 desde 2008.

Para la calificadora Moody’s, las proyecciones del gobierno son conservadoras, sin embargo, los ingresos potencialmente menores de lo previsto, flotabilidad y desafíos de implementar una limitación en el gasto en medio de un crecimiento más lento, plantean riesgos fiscales durante la implementación del gasto.

 

Siguientes artículos

En una semana la TV de EU transmitió dos finales de fotografía
Por

La noche del ocho de noviembre también estuvo llena de emoción, de zozobra y de tensión, no estaba en juego el título de...