Las protestas sociales abundaron en México y Latinoamérica durante 2019, sin embargo fue el movimiento feminista el que marcó la región: las mujeres pusieron sobre la agenda pública la violencia de que las que son víctimas para exigir a la sociedad y a las autoridades acciones claras y efectivas para combatir el problema.

Aunque hubo avances significativos en América Latina y el Caribe en materia de igualdad de género, política, educación y empleo, entre otros, con el ritmo de estos cambios llevaría decenios para alcanzar la paridad esperada, por lo que aún falta camino por recorrer, de acuerdo con el informe anual de Amnistía Internacional (AI) de 2019.

Uno de los mayores logros del movimiento feminista es que ha organizado a las mujeres y ha hecho visible la violencia de género, pero también ha develado que los gobiernos de países como Chile, Bolivia y México no se han hecho cargo de atender ese problema, detalló la directora ejecutiva de Amnistía Internacional, Tania Reneaum Panszi, para Forbes México.

Te recomendamos: Violencia y desigualdad, los motores que hacen ‘parar’ a las mujeres el 9M

“Antes, la violencia en contra de las mujeres era visto como uno de los problemas más de seguridad, pero no como un problema de urgencia de los gobiernos. Con la dimensión que hoy tenemos como sociedades, ese es el segundo logro: la comprensión colectiva que las violencias contra las mujeres no tienen que ser normalizadas y no deben ser aceptadas”, detalló.

El informe anual de AI señaló las problemáticas que sufren las mujeres en la región americana, como en el caso de República Dominicana, donde era habitual que la policía agrediera sexualmente a las féminas, o en Colombia, donde las defensoras de derechos humanos son víctimas de amenazas y homicidios; incluso Estados Unidos, donde más de 500 mujeres indígenas fueron asesinadas o desaparecidas en 71 ciudades de dicho país, según reportes de la organización.

En el caso de México, Amnistía Internacional denunció que las autoridades competentes no investigan ni sancionan los delitos de violencia de género, ya que se iniciaron 1,006 indagaciones por feminicidio; además que no se disponen datos actualizados sobre este rubro.

De acuerdo con los datos oficiales de 2018, 3,752 muertes de mujeres fueron consideradas como víctimas de homicidio. En tanto, la estadística más reciente de las autoridades sobre la violencia de género data del 2016, cuando se estimaba que 66.1% de las mujeres de más de 15 años de edad habían sido víctimas de violencia de género por lo menos una vez en su vida; y el 43.5% lo había sido a manos de sus parejas, indicó el reporte.

Ante las diferentes movilizaciones feministas, algunas autoridades implementaron medidas para tratar de mitigar el problema, como la activación en 18 estados de la República de 20 protocolos conocidos como “Alertas de violencia de género contra las mujeres”, sin embargo estas acciones no han dado los resultados esperados, acusa la organización.

Lee también: Guanajuato ocupa el primer lugar nacional en asesinatos de mujeres

“Las acciones en México como las alertas de género han ayudado para entender que los esfuerzos coordinados no siempre son tan fáciles y que no vienen de respuestas tan simples. Es importante la evaluación de las políticas públicas que se implementan, hoy las alertas no pueden ver su eficacia en la disminución de los feminicidio porque las cifras no mienten”, sentenció Reneaum Panszi.

La representante de Amnistía internacional confía en que el movimiento de las mujeres no se quede sólo en acciones como la manifestación del 8 de marzo y el paro nacional del día siguiente, sino que vaya más allá y siga conquistando más logros.

Aseguró que la intención de la acción #UnDíaSinNosotras es hacer visible a la aportación que hacen las mujeres al cuidado del hogar, a la vida económica, en la dirección de las empresas y organizaciones, así como en todas y cada unas de las actividades que realizan en la cotidianidad.

“La esperanza es que este movimiento de mujeres no se detenga en el 9 y continúe desde la reflexión colectiva de cómo podemos transitar a una sociedad menos desigual y menos violenta”, afirmó.

Tras las declaraciones del presidente Andrés Manuel López Obrador sobre una injerencia y aprovechamiento de sus adversarios políticos al apoyar el movimiento feminista y el paro nacional, Reneaum Panszi aseguró que es un comentario desafortunado y sin sustento en ninguna base empírica, ya que esta manifestación parte de una indignación colectiva.

Recordó que López Obrador prometió el 6 de marzo de 2019 un programa emergente para prevenir las violencias en contra de las mujeres, sin embargo hasta la fecha no hay una publicación en el Diario Oficial de la Federación, por lo que hizo un llamado al titular del Ejecutivo.

“Hoy también tenemos que decirle al gobierno: no sólo tenemos miedo e indignación, estamos esperando las políticas públicas que se nos han prometido“, mencionó la activista.

No te pierdas: Mujeres de la Ibero plantean ‘decálogo’ de acciones contra feminicidios

 

Siguientes artículos

Mundial 2026
Mundial 2026: México quiere arrebatarle el partido inaugural a EU (y su poder económico)
Por

El presidente de la FMF, Yon de Luisa, aseguró que es difícil pelear el primer partido del Mundial 2026, debido a que EU...